El papel de los padres y la tecnología PEGI

La semana pasada, sentado con unos amigos tomando algo salió un tema a modo de reflexión sobre el terror que se estableciera en la sociedad hace alrededor de 12-13 años. No sé si todos os acordaréis o seréis conscientes de a lo que me refiero, pero recuerdo esa época en la que el mundo de los videojuegos empezaba posicionarse como una de las actividades protagonistas en el tiempo libre de los jóvenes. Fué en medio de esa ''revolución'' en el ocio juvenil cuando se empezaron a ver en los telediários noticias como esta: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/01/13/espana/1200238424.html

En este caso, y en muchos similares se resaltaba la interacción del joven o jovenes protagonistas con losj videojuegos.Acostumbrados a ver este tipo de noticias en países lejanos como Japón o Estados Unidos, la llegada  a España fue como un jarro de agua fría para la sociedad en general y para los padres concretamente. Muchos padres los cuales regalaran videoconsolas a sus hijos, se empezaron a preguntar : '' ¿ Podría ser mi hijo el siguiente?'' .

Todo esto derivó en una pequeña campaña silenciosa y desproporcionada en contra de los videojuegos, un pánico por parte de los tutores o padres derivado de la desinformación que ofrecían los periódicos y televisiones y que dejaban a los videojuegos como un arma relacionada con el ''lavado de cerebro'', sin informar siquiera de los beneficios que estos tenían. A menudo se daban situaciones en las que los padres retenían las videoconsolas a sus hijos por miedo a la ''perversión mental'' que podría suponer en sus inocentes retoños.

Fue aquí cuando las compañías relacionadas con los videojuegos comenzaron a hacer un ''lavado de imagen'' en relación a los videojuegos y sus beneficios, una campaña que incluía a los padres como papel fundamental en la decisión de qué juegos son adecuados para sus hijos, de cómo se deben informar y de qué tipo de videojuegos están comprando para sus hijos, y ya no solo esto, sino que el marketing de los videojuegos se destinó muchas veces a los padres más que a los chicos/as, hablando de videojuegos educativos, o que fomentan la creatividad, o   aptos para el entrenamiento cerebral ( Brain Training).

Fue en este punto cuando se habló mucho del PEGI (Pan European Game Information), una asociación dedicada a la clasificación de los juegos para la información de los padres o tutores, para que el mundo de los videojuegos pasara a ser algo claro y tangible para los padres. En la propia página del PEGI (www.PEGI.info) se  expone esta información:  Información sobre PEGI

¿Qué entendemos por clasificación?
La clasificación por edad es un sistema destinado a garantizar que el contenido de los productos de entretenimiento, como son las películas, los vídeos, los DVD y los juegos de ordenador, sea etiquetado por edades en función de su contenido. Las clasificaciones por edades orientan a los consumidores (especialmente a los padres) y les ayudan a tomar la decisión sobre si deben comprar o no un producto concreto.

En Europa hay millones de jugadores que disfrutan de juegos de ordenador y videojuegos. En el Reino Unido, un 37% de la población comprendida entre los 16 y los 49 años se describen como “jugadores activos” (es decir, que actualmente juegan con una consola, un dispositivo portátil o un PC). En comparación, en España y Finlandia, el 28% de la población comprendida entre los 16 y los 49 años se definen con “jugadores activos”. . Si bien la mayoría de los juegos (el 49%) es adecuada para jugadores de todas las edades, existen muchos que sólo lo son para niños algo mayores y jóvenes adolescentes. También existen juegos (un 4%) destinados sólo a adultos (mayores de 18 años). 

La clasificación de un juego confirma que es adecuado para jugadores que han cumplido una determinada edad. Así pues, un juego PEGI 7 sólo será adecuado para quienes tengan 7 o más años de edad y un juego PEGI 18 sólo será apto para adultos mayores de 18 años. La clasificación PEGI tiene en cuenta la idoneidad de la edad de un juego, no su nivel de dificultad.

El sistema PEGI se utiliza y está reconocido en toda Europa y cuenta con el respaldo entusiasta de la Comisión Europea. Se considera un modelo de armonización europea en materia de protección de la infancia.

Esta página se postula cómo el manual básico de los padres a la hora de comprar cualquier videojuego para sus hijos, este tipo de páginas ofrece una visión crítica para los padres tan necesaria hoy en día, ya no solo por el bien de sus hijos sino por el objeto de tener una información certera acerca de lo que los padres quieren para sus hijos, sin intermediarios que peudan sesgar la información. Con una simple etiqueta los padres pueden saber qué están comprando para sus hijos, una adaptación en la tecnología que la hace más cotidiana y humana.
 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
Webgrafía:
-www.pegi.info
-www.elmundo.es