Más PLE

 

Estos días hemos estado hablando del PLE y hemos probado también a dibujar el nuestro. Todo aquello que nos permite aprender de forma autónoma, telemática y reflexiva. Siendo sincero, yo todavía no tengo el mío definido y mucho me temo que lo pueda llegar a cerrar algún día. Y la culpa la tiene internet, ese mundo paralelo en continua expansión.

Cada vez son más las aplicaciones, plataformas, programas y páginas web que nos aportan estímulos varios que podemos relacionar con nuestro plan de aprendizaje. Y para muestra, un post:

Hoy os vengo a hablar de esas aplicaciones que descubrí la pasada noche tratando de apaciguar mi desvelo y que hoy mismo, ya descansado y con las ideas ordenadas, he incluído en mi PLE.

Se trata de la aplicación WMS[1] que la dirección general del catastro ofrece como servicio gratuíto e indexable a Google Earth. Bajándonos esta aplicación del siguiente link http://ovc.catastro.meh.es/cartografia/wms/CATASTRO_WMS.aspx y una vez instalada, podremos acceder al registro catastral mediante Google Earth.

Os explico a qué viene todo esto.

Mi efervescente adolescencia se diluía en la ciudad de Vigo entre mucha cerveza, marihuana, guitarras eléctricas, bares oscuros y baterías destrozadas. Muy destructivo todo. También tenía un grupo de música, claro que sí (faltaría más). Aquí lo podéis escuchar si queréis http://www.myspace.com/thejonysvigo. Punk, por supuesto.

En medio de todo ese ambiente destructivo y nocivo para cualquier mente y cerebro, todavía quedaba hueco para un acto más de “rebeldía”. La okupación.

Todos nuestros amigos confluímos entre los lindes de los barrios de las Traviesas y el barrio de La Hispanidad. En sus zonas verdes quemábamos las tardes comiendo “grandes bocadillos de nocilla” hasta que un día, entre tanta niebla de todo tipo, vimos algo. No era lo habitual. Y entonces pensamos. Catarsis.

Una majestuosa casa abandonada de principio de los sesenta nos llevaba acompañando toda nuestra corta vida. Mano a mano. Imagináos el resto, o vedlo si queréis http://www.youtube.com/watch?NR=1&feature=endscreen&v=IrKEGjRGLOY

Auténticos “antisistemas”.

Podría continuar detallando experiencias pero creo que es suficiente (mis amigos no me dejan).

Después de este período de castillos en el aire y de idiotez extrema llegó la universidad. ¿Nos cambió? Evidentemente que no. Mis primeros dos años fueron una continuación  aletargada de lo anterior. Pero al tercero bastó. Un cambio de rumbo era necesario.

Mi conciencia empezaba a estar demasiado cabreada y me urgía a cada segundo una vuelta de tuerca, un acto de corresponsabilidad. La vida real era otra cosa y mi carrera, en la que caí por arte de birlibirloque, podía acercarme a ella. Aproveché la oportunidad.

Ya centrado, me acabó enganchando. Vi la posibilidad de poder acceder a conocimientos y experiencias con las que cambiar mi entorno más cercano: la familia, el barrio y los amigos.

Varias asignaturas pasaron a formar parte de mi PLE (sin yo aún conocer el término) y descubrí nuevos horizontes. La niebla se iba disipando y el sol iba saliendo.

Pero lo que os conté antes no lo hice por puro acto de generosidad. Nada de lo que os voy a contar ahora tendría sentido sin todo aquello.

Volvamos a la aplicación que hoy os muestro y que es el nexo común de este antes y después. El hilo conductor.

El WMS me permitió ayer acceder al catastro de mi antigua casa Okupa y conocer todo detalle de la misma.

Puede que lo que os cuente a continuación sea demasiado pretencioso o lo que vulgarmente se llama, una paja mental. Pero es mi idea y mi paja, qué le vamos a hacer. Una entre muchas, os la cuento:

He invertido tiempo y dinero – este último de mis padres - en realizar una carrera universitaria. Cuando consiga la ansiada meta de finalizar mis estudios, procuraré invertir todo aquello que he podido “comprar”[2] en esta. Y lo gastaré, por fin, en lo que a mí me interese. Ya no tendré que aprobar exámenes, solamente aquellos que yo me marque y que serán como a mí me de la gana de que sean. Se adaptarán a mí y yo a ellos.

Así, el primer examen será esta paja mental de la que os hablo. Puede que la empresa sea difícil pero no por ello desistiré. Mi PLE aquí, al fin, pasará la acción. Todo lo aprendido y absorbido se echará sobre la mesa.

El plan será presentar un proyecto a las concejalías de Urbanismo, Cascos Históricos, Grandes Proyectos y Patrimonio y a la de Educación. Un proyecto de rehabilitación de nuestra casa Okupa.

“Si quieres salir del sistema, primero tienes que entrar en él” que nos decían siempre cuando alardeábamos de tal premisa.

Una rehabilitación no sólo a nivel material sino también social. Cualidades estrictamente ligadas mal que nos pese, o mal que les pese a los tecnócratas que ahora nos gobiernan. La gente necesita un lugar.

El mundo de hoy, en donde las ciudades abocan a la pérdida del grupo de referencia, a la soledad y al desahucio, ha de ser transformado. Sé que estas líneas no lo harán pero el refrán “Cuando alguien señala al cielo el tonto mira al dedo” me ampara y justifica. Soñar también es necesario y para soñar escribo, y viceversa.

Ese proyecto pretenderá aunar sinergias: a la abuela que nadie la escucha en el parque, al niño con el que nadie quiere jugar por no tener las Nike o al cincuentón en paro asfixiado en su tarea de pagar el “coste de la vida”.

Ese proyecto será bomitado con todo lo que me ha influído para hacer de él algo tangible, al fin algo que se vea. Una casa, con gente haciendo mermelada de naranja o yo que sé qué infinidad de cosas.

Creo que hasta aquí he querido llegar, el resto son más castillos en el aire. Mientras, seguiré avistando al aire, al horizonte. No miréis al dedo. Utilizad vuestro PLE, no almacenéis en vano.

 


[1] Web map Service. Servicio que produce mapas de datos referenciados a partir de información geográfica.

[2] Aunque no me guste este concepto de estudiante como cliente, me sirve en este caso para construír mi mensaje.