• Blogs
  • Ana
  • El Defensor del profesor recibe más de 4000 denuncias en España

El Defensor del profesor recibe más de 4000 denuncias en España

Por Ana

EL TELÉFONO DEL DEFENSOR DEL PROFESOR RECIBE MÁS DE 4000 DENUNCIAS EN ESPAÑA 

En esta ocasión voy a comentar una noticia que me ha parecido cuanto menos alarmante desde que la vi. La frase que lo encabeza dice lo siguiente “El teléfono del defensor del profesor recibe más de 4000 denuncias en España” y el cuerpo es casi más alarmante que el propio titular.

A pesar de la antigüedad de la noticia, consideré importante incluirla en mi portafolio desde un primer momento, puesto que de esta manera podemos darnos cuenta de la gravedad del asunto que en ella se trata ya que, este titular tiene como fecha el veintinueve de noviembre del dos mil siete, y, como podremos comprobar posteriormente en una de mis siguientes entradas, este problema sigue presente en nuestras escuelas. Por lo tanto, los docentes llevan un mínimo de seis años sufriendo situaciones de conflictividad como las explicadas a continuación.

La memoria 2007 del Defensor del Profesor (DF), órgano creado tan solo dos años antes como impulsado por el Sindicato ANPE, deja patente el deterioro de nuestro Sistema Educativa en lo que a la autoridad docente se refiere, registrando hasta 4603 llamadas de docentes que padecen en mayor o menor medida una situación de conflicto originada tanto por sus propios alumnos/as como por los padres y madres de los mismos.

El Defensor del Profesor es, como ya mencioné en el párrafo anterior, un órgano de ámbito naciones que brinda apoyo social, psicológico, jurídico o de intermediación entre los docentes y cualquier persona con la que puedan tener problemas en el terreno laboral. Entre todas las denuncias recibidas, el mayor porcentaje – un 70% - viene dado por la dificultad ante la que se encuentran por no poder impartir clase debido a un grupo de alumnos/as alborotadores.

Para Inmaculada Suárez, la coordinadora del Defensor del Profesor a nivel estatal, la situación es muy grave y lo peor de todo es el motivo principal de las denuncias de los docentes. No se puede permitir que un grupo reducido de alumnos/as no solo sean capaces de prohibir al docente impartir su clase con normalidad sino además que lo insulten y/o amenacen. Ante esta situación límite la mayoría del equipo docente con el que contamos en las escuelas públicas de nuestro país opinan con resignación que esta coyuntura no cambiará.

Por este motivo, Suárez no solo reclama más protección por parte de la Administración sino también más apoyo de los padres, ya que el contexto en el que estaban viviendo en estos momentos muchos docentes de nuestro país puede provocar depresión, ansiedad y constantes bajas laboral por lo tanto, y teniendo siempre en cuenta que, a pesar de que la gran mayoría de las denuncias se refieren a centro educativos de secundario también existe un reducido porcentaje de primaria, habría que empezar de cero y darles más autoridad a los profesores/as desde un principio para no dar pie a ningún tipo de comportamiento inadecuado por parte de los alumnos.

Aunque por supuesto la situación de los padres ante este conflicto tiene dos facetas bien deferencias. Por un lado, están aquellos padres que apoyan a los docentes y marcan a sus hijos unos límites y, por otro lado, tenemos a aquellos progenitores para los que sus hijos dicen la verdad más absoluta y no puede existir otra versión, incluso llegan a ponerse violentos con el docente delante de los menores dando así un pésimo ejemplo de comportamiento. Otro tanto e lo mismo ocurre con los directivos de los centro que bien pueden posicionarse a favor de los padres como de los docentes.

Todo esto me lleva a una reflexión muy crítica sobre dicho asunto. En mi opinión el respeto a las personas es lo primero, ya sea un alumno/a, un docente, un padre o un directivo, lo primordial en cualquier tipo de relación es, repito, el respeto. Si esto se cumpliera, tendríamos la mayor parte del problema ante el que nos encontramos, resuelto. No considero que haya que enseñar los valores en los centro públicos porque bajo mi opinión estos ya están incluidos en el currículum oculto de cualquier etapa educativa, sería suficiente con llevar a cabo dinámicas entre los niños/as que favorezcan y fortalezcan el respeto entre las personas.

Por supuesto no podemos obviar el hecho de que esta no es la única solución a tener en cuenta, sin duda, la Administración debería poner más de su parte y ofrecer a los docentes todo el apoyo que sea necesario para conseguir acatar esta difícil situación con la mayor brevedad posible. Los padres tampoco son ajenos a este tipo de medidas, a pesar de que nadie les niega la creencia en sus hijos deben entender que los profesores/as usan toda su profesionalidad para tratar con esta situación.

En resumen, esta funesta situación podría resolverse si todas las partes pusieran de su parte, sobre todo docentes, padres y Administración, teniendo en cuenta que ellos son los adultos y por tanto los que deben tomar las riendas de la situación e imponerse.

 

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ PÉREZ

FUENTE: http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2007/11/29/00031196359930595176738.htm?utm_source=buscavoz&utm_medium=buscavoz