Reflexión

El gran avance de la tecnología ha afectado a mi vida diaria, cambiando mi forma de jugar, aprender, conocer y mantener el contacto con la gente, investigar y un largo etcétera. Por poner un ejemplo fácil de entender, a la hora de seguir una serie, que antes solo emitían en televisión, hoy es posible descargársela de internet y poder verla cuando uno tenga tiempo; es decir, hoy por hoy el ocio se ajusta a nuestro ritmo de vida, y no como antes, que estabas condicionado a un horario que uno mismo no podía cambiar. 

Wikipedia 

Centrándome más en el ámbito educativo, en la actualidad podemos tener a mucha más información que nuestros padres, de una manera más rápida, ligera y fácil de transportar. El lado negativo de esta característica es que no toda la información que tenemos es de fiar o no es la mejor para un proyecto determinado, lo que nos lleva a la cuestión del aprendizaje, esta vez centrado en la búsqueda de información, así como de tener una actitud abierta y crítica con respecto a las diferentes alternativas ante una misma respuesta que nos podeamos encontrar. También tenemos acceso a muchos cursos y aprendizajes on-line o semipresencial, lo que nos lleva a una mejor labor de los profesionales de la educación para que, aunque no estén presentes fisicamente con los/as alumnos/as, estos/as puedan tener la mejor formación.

En resumen, los últimos avances en la tecnología (TIC, materiales didácticos específicos, adaptación del contexto a necesidades educativas especiales...) están haciendo que cambie nuestra forma de vivir, y por supuesto de enseñar, estudiar y aprender, pero dicha tecnología ha de usarse correctamente para que funcione lo mejor posible.

Comentarios

  • Irene Álvarez

    Miguel este blog complementa el de Ígor: Biografía en relaición a la tecnología. ¿A qué se hace raro ver para atrás y descubrir todos los cambios por los que hemos pasado sin apenas darnos cuenta? Y si vemos hacia el futuro, cuanto nos falta por descubrir.