Órgano de defensa del profesor

Por Ana

EL DEFENSOR DEL PROFESOR 

El defensor del profesor es un órgano de atención inmediata y gratuita que se puso en marcha en el año 2005 con la clara intención de ofrecer apoyo, ayuda y orientación a todos aquellos docentes que se encuentren en situaciones conflictivas y violentas en su puesto de trabajo, las aulas. Su instauración ha abierto un debate social de gran importancia en el terreno educativo de nuestro país: la conflictividad en las aulas, por lo que las Administraciones educativas se han puesto a buscar soluciones a este problema.

Es un servicio a nivel nacional, pero, aún así, las diferentes comunidades autónomas han abierto sus propios órganos de Defensor del Profesor a nivel autonómico como son, por ejemplo, Cantabria, Extremadura, Andalucía, Castilla La Mancha o Asturias.

Son muchos los profesores y profesoras que se han adscrito a este servicio de apoyo al docente. Provienen de todos los niveles educativos – Educación Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional, Enseñanzas de Régimen Especial, Enseñanza de Adultos y Universidad – tanto de enseñanza pública, como concertada o privada.

Desde el comienzo de su andadura ha ido subiendo el número de denuncias, hasta contar en el curso 2001-2012 con un total de 3352 llamadas de docentes en situaciones difíciles y conflictivas. De este número, la mayoría proceden de la Enseñanza Secundaria, contando con un porcentaje menor la Enseñanza Primaria, Infantil, ciclos formativos, educación de adultos y el resto de niveles.

La tipología de los casos es muy variada y diversa incluyendo situaciones de conflicto con los alumnos, como problemas para dar clase, conductas agresivas e insultos de los alumnos, faltas de respeto, amenazas, grabaciones, falsas acusaciones, etc; con los padres, en los que incluiríamos agresiones, acoso y denuncias; y con la propia administración, dificultades con los compañeros, con la administración, falta de respeto, etc.

El servicio atiende, como he dicho anteriormente, a todo tipo de docentes, de manera personalizada a través de consultas con psicólogos especialistas que asesoran y guían en función de cada situación. Si es necesario, pueden tomar cartas en el asunto las asesorías jurídicas de la Asociación Nacional de Profesores de la Enseñanza (ANPE) y el sindicato de profesores/as realizando una labor administrativa.

A través de las llamadas, el Defensor del Profesor recogerá todos aquellos datos, sobre el propio docente y sobre la situación, relevantes para el proceso, como edad, sexo, problema en sí, tiempo que hacen que lo padecen, etc.

El proceso de ayuda que este órgano de apoyo lleva a cabo la realiza mediante asistencia psicológica, jurídica, frente al centro afectado y ante la Administración, de la siguiente manera:

  • Escuchar al profesor respetando en todo momento el anonimato

  • Evaluar la situación de conflictividad

  • Intentar resolver esa situación, asesorando y poniendo en marcha los mecanismos necesarios para solucionar el problema.

  • Llevar a cabo estadísticas sobre los datos generales obtenidos.

  • Demandar a las administraciones educativas que lleven a cabo una campaña institucional de concienciación, dirigida a la sociedad, a las familias y a los jóvenes.

Bajo mi punto de vista, considero que es inmensamente importante la existencia de este órgano, puesto que es el único que ofrece ayuda y apoyo incondicionales a todos aquellos docentes que se encuentran envueltos en situaciones complicadas y difíciles.

Lo ideal, por supuesto, sería que no tuviera que existir ningún órgano de este tipo, puesto que eso significaría que las situaciones ante las que actúa no se producirían, pero, tenemos un Sistema Educativo donde el respeto hacía los profesores/as cada vez es más relativo, tanto por parte de los alumnos y alumnas como por parte de sus propios padres. Por lo tanto, la existencia de esta organización es de vital importancia.

Retomo las palabras que dije en mi última entrada, explicando que el respeto debería ser el valor que primara en cualquier relación entre dos o más personas y, de esta manera, las situaciones conflictivas que dificultan la convivencia de los docentes en los centros educativos, no surgirían nunca.

 

 

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ

FUENTE:

- http://www.eldefensordelprofesor.es

- http://defensordelprofesoradoandaluz.es/servicio.html