• Blogs
  • Ana
  • El respeto a la autoridad del profesor

El respeto a la autoridad del profesor

Por Ana

 EL RESPETO A LA AUTORIDAD DEL PROFESOR

Como ya he comentado en una de mis estradas anteriores, los docentes se enfrentan día a día a situaciones conflictivas provocadas tanto por sus propios alumnos, como por los padres y madres de estos. Seis años, como mínimo, son los que nuestros profesores llevan luchando contra esta realidad cada vez más difícil de subsanar.

En esta noticia, extraída de la página web "El día.es" , se nos vuelve a mencionar, al ya conocido Defensor del Profesor, el cual mientras en el año 2007 recibía un total de 4000 denuncias por parte de docentes por casos de conflictividad, durante el curso 2011-2012, recibía un total de 3352, elevando la cifra desde el año 2005 hasta la actualidad a un total de 21564 denuncias. Esto es, sin duda, alarmante y muy grave.

Los profesores y profesoras de nuestras escuelas se sienten enormemente desprotegidos y débilmente apoyados desde la Adminitración hasta la propia dirección del centro. Su descontento se afianza a causa de los alumnos conflictivos que estudian en los diferentes centros educativos y que hacen casi imposible que los trabajadores de la educación lleven a cabo su labor. Esto se traduce inevitablemente y, tal y como dice la noticia en un "constante desafío entre los profesores que sufren los maltratos y los alumnos que se sienten demasiado protegidos o respaldados por sus padres y algunos compañeros".

Para lograr que los docentes sean capaces de preservar su autoridad y de terminar con estas situaciones, el autor de esta noticia, José M. Clar Fernández, propone una solución tajante. La implantación de una ley que apoyara al tiempo que respaldara la autoridad que los docentes están perdiendo poco a poco y que, por derecho, es pertenece.

Una ley que agrupara los diferentes tipos de agresiones que se pueden dar a docentes, tanto por parte de los alumnos como por parte de los progenitores de estos y que las penara como un atentado a la autoridad considerando como castigos desde multas hasta, incluso, penas de cárcel.

Como yo misma apunté en mi entrada anterior, Clar Fernández asume que el respeto es la base fundamental y prioritaria que se debe afianzar para que este tipo de situaciones no ocurran, puesto que un alumno/a que no tenga una casa donde se le haya inculcado como principal valor el respeto por los demás, sean estes quien sean, estará perdido y será un, en palabras del autor, "delincuente de la ciudadanía".

Ante esto, debo decir que estoy plenamente de acuerdo con este artículo, tal vez el establecimiento de una ley que proteja a nuestros docentes sea la solución más eficaz y efectiva para asegurar la desaparación de este tipo de situaciones conflictivas puesto que, por lo que estamos viento, la enseñanza del respeto desde el hogar esta fallando estrepitosamente.

Lo más importante es, sin duda, que los docentes recuperen esa autoridad perdida y que se sientan tan apoyados como valorados en su puesto de trabajo y eso solo hay una manera de conseguirlo. Por supuesto, no podemos olvidar que, a pesar de recurrir a leyes para paliar estas problemáticas, siempre existirán los alumnos/as rebeldes y sin respeto alguno para con los demás que desafiarán toda autoridad que les venga por delante pero, si en ese momento hay un buen sistema de poder que respalde a los profesores/as que se encuentran cara a cara con este alumno/a, y se castigue y penalice al estudiante seremos capaces de acabar con las miles de denuncias que recibe el Defensor del Profesor.

Obviamente, no podemos olvidar el papel tan importante que asumen con respecto a este tema las familias de los niños/as, por lo tanto, propongo fomentar la transmisión de valores como este mediante dinámicas o charlas que sirvan para concienciar a todos los implicados.

 

FIRMADO: ANA MARTÍNEZ 

FUENTE: 

http://eldia.es/2013-01-31/OBSERVADOR/14-respeto-autoridad-profesor.htm