Estaba en Internet y yo lo cogí de ahí

  Pues bien, hoy me ha dado por escribir sobre un tema ya no tan teórico como el resto, sino algo más complementario en mi e-portafolios. La propiedad intelectual en Internet.

Es algo más que obvio que la mayoría de todos nosotros vemos películas, series, programas... desde nuestro ordenador, sin pagar nada a cambio, escuchamos y descargamos música habitualmente, o incluso hemPirateríaos fotocopiado un libro, pagando por ello mucho menos que por el original. (En este caso yo soy de las que le gusta comprar los libros originales, he de reconocerlo). Es un hecho objetivo el elevado precio de la cultura en España en relación con otros países europeos. Por ejemplo, el mismo libro cuesta en España 22,50 euros, y en el Reino Unido 5,19 libras (6,08 euros), más del cuádruple, cuando bien sabemos que los salarios en ambos países son inversamente proporcionales, por así decirlo, al precio de la cultura. Para que después venga a quejarse Alejandro Sanz desde su yate en Miami Beach. (Material recuperado de http://centrodemadrid.wordpress.com/2010/12/30/el-precio-de-la-cultura-en-espana-comparativa-entre-los-precios-de-los-libros-en-espana-y-en-el-reino-unido/ ).

Con esto no me quiero posicionar a favor de la piratería masiva (ya que está claro que los autores deben cobrar por sus obras), sino que comprendo que aprovechemos la cantidad de "recursos culturales" que nos ofrece internet, cuando nos cobran aproximadamente unos 10 euros por ver una película en el cine, teniendo en cuenta que suben sin vergüenza alguna al 21% los impuestos de la cultura en este país. Le diría a Alejandro Sanz que en lugar de cargar contra los ciudadanos, cargue contra aquellos que hacen de la cultura un lujo. Porque, ¿quiénes son realmente los piratas?

Pues bien, no es el tema de la piratería lo que me lleva a escribir esto, sino algo que podría denominar como la propiedad intelectual de contenido, es decir el hecho de "robar" creaciones de otros en Internet y atribuirlas como nuestras. Ayer, escribiendo mi anterior entrada fui seleccionando diferentes documentos que me parecían interesantes al respecto, y descubrí que muchos de ellos se copiaban mutuamente, sin poder averiguar cuál era la fuente original, ya que copiaban y pegaban literalmente párrafos enteros sin hacer alguna cita o referencia al verdadero autor.

Quien publica algPropiedad Intelectualo en Internet lo hace normalmente para que otros lo puedan aprovechar y utilizar, copiándolo o reproduciéndolo si es necesario. Pero una cosa bien diferente es que alguien se atribuya la autoría de una obra que no es suya poniendo su firma en ella y olvidándose de, como mínimo, citar al autor o autora original. Para ello, he descubierto que existen las licencias Creative Commons que surgieron precisamente para que los restrictivos derechos de autor encarnados por el símbolo © no supusieran un freno a la distribución y difusión de la información y la cultura ni a la colaboración en el desarrollo del conocimiento. Con este formato, el propietario de los derechos de autor puede reservarse algunos derechos sobre su obra y ceder otros permitiendo, por ejemplo, la copia, distribución o comunicación pública de la misma y su modificación para hacer obras derivadas bajo ciertas condiciones. (Material recuperado de: http://www.orientaeduc.com/blog/2007/derechos-de-autor-y-propiedad-intelectual-en-internet/ ).

Para aquéllos a los que os interese, en el siguiente vídeo se sintetiza de una manera clara y sencilla de qué van este tipo de licencias:

 

Desde un punto de vista educativo, publicar en Internet es una actividad formativa y motivadora, fundamental para el  desarrollo de las competencias básicas lingüísticas en la sociedad de la información. La publicación de contenidos en un medio de comunicación de masas como Internet supone aprender acerca del ejercicio de la libertad de expresión y de las responsabilidades que de él se derivan.

Las responsabilidades derivadas de la publicación de contenidos requieren de algunos conocimientos que antes eran reservados a los profesionales de la comunicación, como:

  • Aprender a resolver los conflictos relacionados con libertad de expresión.
  • Conocer los límites normativos respecto a temas como la propiedad intelectual, los contenidos ilícitos o la protección de la intimidad.

A menudo, los usuarios se preguntan si pueden publicar ciertos contenidos en Internet o si están vulnerando las leyes de propiedad intelectual. Los conflictos sobre propiedad intelectual son un tema complejo pero los conocimientos básicos están al alcance de cualquiera y constituyen un requisito básico a la hora de generar contenidos en Internet de forma responsable.

 (Material recuperado de: http://www.enredate.org/cas/formacion_profesorado/creacion_de_contenidos_la_propiedad_intelectual ).

~~

La realización de esta entrada, me ha acercado un poco más al presente de la propiedad intelectual y los derechos de autor en Internet. No sabía que existían las licencias Creative Commons, las cuales me parecen una genial idea como respuesta a la proliferación masiva de los contenidos en Internet. Contenidos creados por personas particulares, aspecto que no debemos olvidar. De esta manera, esto me hace darme cuenta de la cantidad de materiales que se han visto robados a sus autores originales. Personas que realmente se lucran de un trabajo que no es suyo. Pongo como ejemplo este artículo que he encontrado buscando sobre el tema, y que le da título a mi entrada: http://editorialorsai.com/blog/post/estaba_en_internet_y_yo_lo_cogi_de_ahi . En él podemos leer como un autor, un periodista, cuenta que recoge material de Internet y por el hecho de estar en la red ya lo considera propio, y se lucra del mismo sin saber siquiera quién es su verdadero autor. Esto me lleva a pensar, si alguien robará el material que nosotros creamos aquí, o lo utilizará para algo. En ese caso, y como es lógico, espero que nos nombren como autores originales de nuestros materiales en el Stellae, y por esta razón, afianzo más mi idea de citar todas aquellas páginas, libros, documentos, autores, etc. de los que recojo información y los cuales me dan ideas para trabajar sobre temas concretos.

Por todas estas razones, y aunque la masividad de Internet nos pueda poner límites a veces, pienso que debemos incluir en la formación del este siglo el respetar el material de otros y no hacerlo nuestro. El mero hecho de que Internet incluya infinitos documentos, libros, artículos o incluso citas, no significa que sea nuestro. Sólo significa que lo han compartido con nosotros, nos lo muestran para que lo veamos y nos deleitemos con ello, pero siempre que lo usemos, tenemos que recordar citar, reconocer que esa persona ha escrito algo que nos ha motivado, que nos ha ayudado a avanzar en nuestro trabajo. Si queremos que respeten los que nosotros mismos creamos, empecemos por respetar lo que crean los demás.

 

Referencias Documentales

Webgrafía

http://centrodemadrid.wordpress.com/2010/12/30/el-precio-de-la-cultura-en-espana-comparativa-entre-los-precios-de-los-libros-en-espana-y-en-el-reino-unido/ [Consultado el día 28 de mayo de 2013].

http://www.enredate.org/cas/formacion_profesorado/creacion_de_contenidos_la_propiedad_intelectual [Consultado el día 28 de mayo de 2013].

http://www.orientaeduc.com/blog/2007/derechos-de-autor-y-propiedad-intelectual-en-internet/ [Consultado el día 28 de mayo de 2013].

http://editorialorsai.com/blog/post/estaba_en_internet_y_yo_lo_cogi_de_ahi [Consultado el día 28 de mayo de 2013].