Escuela del siglo XXI

Hoy, con el fin de finalizar mis aportaciones a través de este blog a la materia Tecnología Educativa, hablaré sobre la escuela del Siglo XXI. Con esto me refiero a analizar las necesidades de cambio existentes, los cambios y modificaciones que se deben dar en la escuela para adaptarla a una nueva sociedad, la sociedad de la información.

En los últimos años nuestra sociedad ha avanzado a pasos de gigante, la cantidad de información de la que disponemos no deja de aumentar, la tecnología más puntera actualmente, en menos de diez años queará obsoleta, podemos comunicarnos a tiempo real entre regiones totalmente opuestas en el mundo, disponemos de recursos que hace apenas 50 años eran impensables... Todos estos cambios no pueden ser considerados como simples avances, necesitan de una toma de conciencia por parte de la sociedad de cara a educar tanto a los más jóvenes como a los más mayores para el correcto aprovechamiento de éstos, pues para qué nos sirven tantos avances sin saber sacarles el máximo rendimiento?

Por esto la escuela del siglo XXI se enfrenta a grandes retos, ente los que se encuentran los siguientes:
Alfabetización digital. No sólo para estudiantes, sino para toda la población.
Formación a lo largo de la vida. Si esta formación ya siempre fue necesaria, ahora cada vez más, pues en poco años al ritmo de avance actual la formación de cualquier persona puede quedar obsoleta.
Fomentar el trabajo cooperativo, dejando atrás el individualismo característico del último siglo.
Hacer al alumno responsable de su propio proceso de aprendizaje. Aumentando así su compromiso y esfuerzo.
Conseguir que el alumno sea generador de conocimiento.
Tener en cuenta que no sólo la escuela y las familias son agentes de formación, sino que los medios de comunicación de masas están alcanzando una importancia que no debemos obviar.

Para que la escuela pueda enfrentarse a estos retos es necesaria una estecha colaboración entre alumnos, padres, docentes y administración; así como una redistribución del presupuesto destinado a educación, que permita, por un lado, dotar a los alumnos y a los centros de los recursos necesario para obtener una formación adecuada (recursos como ordenadores, pizarras digitales etc.), y por otro lado, que permita una formación adecuada de los docentes en el manejo de estas tecnologías, sus consecuencias y los diferentes escenarios en los que se puede llevar a cabo la formación, para que la formación de los alumnos sea lo más completa y adecuada posible.

El mundo está cambiando a un ritmo vertiginoso, y para que la sociedad pueda controlar estos cambios, y que no sean los cambios los que controlen la sociedad, necesitamos un cambio cualitativo en la formación de los ciudadanos, cambio que solo se puede proporcionar la escuela del siglo XXI.

Datos extraidos de:

Temas abordados en las clases y en los blogs de mis compañeros, así como en el mío.