Conclusión. Cierre de la materia.

Un 26 de Febrero de 2013 comenzaba una nueva etapa en nuestro aprendizaje. Una etapa que modificaba los esquemas anteriores y nos trastocaba en relación con todo lo que habíamos hecho antes. De este modo, se nos presentaba una materia muy diferente al resto, una materia en la que el sistema de evaluación cambiaba completamente nuestro enfoque con respecto a nuestro trabajo. Debíamos realizar un trabajo constante y diario que, personalmente, y creo que hablo por muchos de nosotros, no estábamos acostumbrados a hacer. Era un reto.

Ese 26 de Febrero se nos presentó la tarea de realizar un blog. Un cuaderno en el cual debíamos expresarnos en relación a lo que íbamos trabajando en la materia, en el cual debíamos expresar los conocimientos que íbamos adquiriendo y en el que se suponía que teníamos que ampliar los temas más relevantes, o que más nos llamasen la atención, en las sesiones presenciales. Esta idea, personalmente, me asustó. Nunca me gustó que la gente leyera lo que escribo, bien por vergüenza, o bien por miedo a que estuviese mal, pero también había un gran temor a las críticas, o a que las opiniones acerca de algo fuesen dispares. image

De esta manera, y con esos miedos mi primera entrada llegó más tarde que temprano, y  después de mucho meditar acerca de qué valía la pena escribir en él. Debo decir que, las primeras semanas no tenía muy claro cómo actuar, qué camino seguir, en qué dirección empezar. En esa primera entrada se pueden denotar los miedos, desconciertos e inseguridades, así como también la desconfianza y desconocimiento de si lo que estaba escribiendo era relevante para la materia. Intenté reflexionar sobre cuál había sido el momento en el que sentí la necesidad de tener internet en el móvil, ya que ni siquiera yo me acordaba de cuándo había sido. De este modo, y después de pensar algún tiempo, me di cuenta de que, desde mi perspectiva personal, la BlackBerry había sido el impulso para las personas de mi círculo y uno de los primeros teléfonos que permitía estar conectado a internet con una tarifa propia de datos, más o menos asequible. Así comencé mi portafolio, de tal manera que tanto de una manera más personal y desde un artículo que había leído en un periódico quise explicar un poco lo que había supuesto, desde mi experiencia, la incorporación de los SmartPhones a mi contexto social. Tengo que decir que en ningún momento me sentí segura de lo que estaba escribiendo, y que mi primera conclusión llegó más pronto que tarde. No sabía lo que era la tecnología educativa. 

Esto se notaba, tanto en mí personalmente y creo que en el resto de mis compañeros, y la razón principal era la escasez en la utilización de la misma a lo largo de nuestro recorrido como estudiantes.  El escepticismo por parte de los profesores y el desconocimiento en la utilización de los recursos que nos proporcionaba la tecnología desencadenaba en un rechazo casi total por parte de nuestros maestros. Por ello, las alusiones que se hacían a la tecnología eran casi siempre negativas, por lo que decidí escribir sobre las relaciones sociales y la influencia de la tecnología en las mismas, tal y como se puede ver en mi segunda entrada La Tecnología en las Relaciones Sociales.

Con el paso del tiempo, como se puede observar me fui centrando de alguna manera en la experiencia personal con las tecnologías y en lo que me llamaba la atención con respecto a ellas. De este modo, quise hacer alusiones a mi paso por un hospital, en el que lejos de utilizar los recursos de siempre, se han decantado por los medios digitales para sus prácticas diarias, y así, de este modo, hacer valer la tecnología como un recurso del que podemos echar mano para mejorar una acción en concreto. Asimismo, quise exponer, de forma breve, lo que la innovación tecnológica había supuesto para mi, desde una perspectiva personal, haciendo casi inservible un aparato que en su momento fue todo un descubrimiento para mi, y del cual disfrutaba todos los días, pero que, con el paso del tiempo, se fue haciendo más y más anticuado debido a la evolución de la tecnología y a los beneficios del mercado.

Una vez hecho esto, decidí que ya era suficiente, que necesitaba ir más allá de la experiencia y decidí ampliar un poco el campo de conocimientos que se nos planteaba en el aula. De este modo, la mayoría de las siguientes entradas están dedicadas al incremento de información y a la reflexión de lo que se nos presentaba en las clases teóricas, haciendo menciones y desarrollando información acerca de los aspectos tratados que consideraba más interesantes o que desconocía y en los que creí oportuno profundizar.  

Al realizar esto, en un principio debo decir que tenía miedo de repetir información, de que alguno de mis compañeros buscase acerca de lo mismo. Pero, una vez que la actividad en el Stellae se normalizó me di cuenta de que los temas siempre se iban a repetir, y que cada uno es dueño de lo que quiere plasmar en el mismo, por lo que decidí no estar pendiente de la actividad del resto, o incluso valerme de algunas entradas para conseguir nuevas ideas sobre las que escribir. Por otro lado, y desde una perspectiva personal, considero que el hecho de que cada uno pudiésemos elegir los temas sobre los que hablar ralentizó mi actividad en el blog. Acerca de esto tengo dos perspectivas diferentes. Por un lado, considero que está bien eso de dejarnos libertad para construir nuestro propio conocimiento acerca de lo que nosotros consideramos importante destacar, pero por otro, pienso que sería interesante también que de forma clara, semana a semana se nos fuese especificando un tema concreto sobre el cual tratar, garantizando así una actividad continuada en el blog, y de alguna forma guiándonos sobre lo que es más importante con respecto a la materia, desvelando así, poco a poco, el significado de la misma. 

Continuando con esto, tengo que decir que el hecho de que todos compartamos la información que desarrollamos y que podamos ser participes de nuestro conocimiento es una experiencia muy interesante y enriquecedora.

Esta materia ha conseguido que desarrolle actitudes más positivas acerca de la tecnología, y darme cuenta de que muchas veces no sabía aprovecharla o no actuaba de manera correcta ante ella. De esta manera, comprendí que la tecnología mejora nuestra realidad cotidiana y aporta herramientas y recursos que nos facilitan el día a día, siempre y cuando realicemos un uso responsable de la misma. Gracias a ella también se ha ampliado mi campo de conocimientos con respecto al e-learning y a los recursos que la red nos proporciona en nuestra actividad como pedagogos.

Este portafolios nos ha aportado mucho más de lo que se podía imaginar ese 26 de Febrero, dándonos la oportunidad de ser  el sujeto activo de nuestro propio conocimiento y permitiéndonos elegir nuestros temas, y el empleo de los tiempos a nuestro gusto. Ahora podemos decir que tenemos los criterios suficientes para seleccionar la información, que somos capaces de elegir de forma autónoma nuestro campo de conocimientos y que podemos, nosotros mismos, construirlo poco a poco. Por último, en cuanto al proceso de evaluación, siempre se ha criticado la evaluación tradicional con el empleo de exámenes como instrumento único y fundamental de valoración de lo que hemos aprendido. Desde nuestra posición como estudiantes y desde los principios de  la pedagogía nos quejábamos de que los métodos no eran los mismos que los que esta ciencia defendía y podemos decir que esta materia nos da una clara oportunidad de que se valore nuestro trabajo a través de la reflexión personal y de la propia experiencia con los conocimientos adquiridos a través de la misma, cambiando e innovando con respecto a las costumbres tradicionales. Esto no ha hecho más que empezar y sabemos que el campo del saber tecnológico es mucho más de lo que pensamos y por lo tanto fuimos navegando por un río. Un río que desemboca en el mar, y ese mar es el que  aún nos queda por explorar.    

 image

Queda todo un mar por explorar. La aventura continua...