Última parada

No me gustaría acabar sin antes expresar que ha supuesto para mí la materia de Tecnología, así que voy a tratar de explicarlo de una manera breve en las siguientes líneas.

Al comienzo del curso no tenía muy claro que íbamos a tratar en esta materia. Su nombre me hacía pensar que quizás trabajaríamos sobre programas educativos, nos darían las claves de cómo aplicar las tecnologías en el ámbito de la educación tanto formal como no formal, analizando las buenas y malas prácticas.

Pensaba que iban a ser clases mucho más expositivas y, aunque trabaríamos con el ordenador, la metodología de las clases sería parecida a las del resto de materias.

A simple vista parece que no iba tan desencaminada, salvo en la dinámica de trabajo. Pero con el avance del curso me di cuenta de que esta materia supuso mucho más para mí de lo que creía. A través de conceptos como el conectivismo, e-learning, LMS, PLE y otros muchos ya tratados en anteriores entradas del blog, me di cuenta de que no se trataba de saber cómo introducir las tecnologías en el aula, si no que iba mucho más allá. Estábamos hablando de una transformación total del sistema educativo.

Desde el primer año de Pedagogía tenía muy claro que era necesario un cambio importante en la forma de entender la educación, sobre todo el rol del profesor. En la era de la información me parecía mucho más apropiado una metodología en donde el profesor fuese un guía, que propusiera temas, solucionara dudas, motivase, etc. pero que dejase de concebirse como una fuente de información, puesto que hoy ese sistema de memorización e individualismo no satisface las necesidades de la sociedad. Debería darse más libertad al alumno.

Cabe destacar que a través de esta materia me di cuenta del papel tan relevante que pueden adoptar las redes sociales en nuestro proceso de aprendizaje, la importancia de compartir y cooperar, no sólo en persona, si no a través de la red. El intercambio como vía para la construcción del conocimiento a partir de la información.

Además, conocer las herramientas que nos ofrece la red y los avances que se están produciendo de cara a conseguir acercar la formación a todos, me hace pesar en la dirección que debe seguir la educación del futuro.

Por todo esto, puedo afirmar que se ha despertado en mí una gran curiosidad en torno a la tecnología como vía de aprendizaje, que me hará seguir involucrada en el tema y transformará sin dudas mi concepción de la educación.

No estoy muy segura de que dirección seguirá mi formación como pedagoga, pero sea lo que sea seguro que seguiré ampliando mis conocimientos acerca de esta materia y pondré en práctica los aprendizajes adquiridos para tratar de alcanzar mis objetivos.