Diseño curricular

El curriculum es un concepto que abarca infinidad de dimensiones, pero básicamente se pueden reducir a dos: por una parte es un documento legal que planifica la enseñanza y por otro es todo lo que ocurre en el proceso de enseñanza aprendizaje del alumnado durante su vida escolar.

La relación entre ambas dimensiones es obvia, por una lado el plan y por el otro el desarrollo del mismo. Se debe tener en cuenta que este plan nunca suele llevarse a cabo exactamente como se ha planeado. Generalmente la puesta en práctica es mucho más rica que la planificación ya que el alumnado está aprendiendo en todo momento y cada uno aprende cosas diferentes y de de un modo diferente. Sabiendo esto parece obvio la necesidad de que el plan esté abierto a modificaciones sobre la marcha y además debe estar lo más adaptado posible a cada alumno. 

Para que esto sea posible la administración educativa ha dispuesto unos niveles de concreción curricular. Dependiendo del autor esto son tres, o cuatro. La clasificación en cuatro niveles parece mucho más acertada teniendo en cuenta la importancia creciente de la atención a la diversidad y la personificación de los procesos de enseñanza. Los niveles son los siguientes:

  • Nivel 1: Competencia de la administración central. Se marcan las líneas básicas del DCB. 
  • Nivel 2: Competencia de las autonomías. Las líneas dadas por el gobierno central se adaptan a las características de cada comunidad.
  • Nivel 3:Los centro escolares crean su propio curriculum a partir del decreto de enseñanza de la comunidad.
  • Nivel 4: Correspondiente a las adaptaciones curriculares individuales entendidas desde el punto de vista formal. Sin embargo este nivel debe existir siempre aunque no se recoja en un documento, porque siempre se debe pretender personalizar los procesos de enseñanza.

En los dos primeros niveles las responsabilidades son de políticos, técnicos y asesores que crean las normas. Pero los niveles dónde la mayoría de asesores (orientadores) tienen verdadera competencia son los dos últimos. Su papel será asesorar a los órganos de gobierno y tutores, y hacerles aportaciones para apoyarles en el desarrollo de los documentos, así como de los problemas que puedan surgir durante la aplicación de los planes.

A la hora de llevar a cabo el desarrollo del curriculum es importante considerar las diferntes cara de este. Otra vez dependiendo de los autores podemos fijarnos en distintas caras, pero consideraré las que me parecen más importantes:

  • Curriculum oficial: se refiere al documento en que se estipulan los aprendizajes y el modo en que estos e llevaran a cabo. Este curriculum debiera estar fuertemente relacionado con la práctica real, pero no siempre lo está ya que a veces el itinerario planeado difiere mucho del camino andando.
  • Curriculum real: esta cara abarca todos los aprendizajes que se llevan a cabo, es decir los planeados y los no planeados. Podría entenderse como currículo enseñado y currículo aprendido por lo que supone múltiples procesos de negociación entre el maestro y sus alumnos
  • Currículo oculto: se remite a las relaciones sociales del aula y de la escuela; a las actitudes, valores, modos de pensar y comportarse que si bien no están explicitados en las planificaciones constituyen una parte importante de los aprendizajes escolares y ocupan una parte importante del tiempo escolar.

Es importante que todas estas caras son del mismo “personaje” y que no es posible separarlas. A la hora de la práctica educativa el profesor será el principal agente, pero toda la planificación previa el orientador debe ayudar en todo lo posible para hacer un plan lo más intensivo, flexible, y adaptado a la realidad del alumnado posible.