Asesoramiento y Curriculum II

La entrada de hoy pretende completar la relación existente entre el asesoramiento y el curriculum. Si bien en la entrada anterior me centré en la definición de curriculum y en las Necesidades Educativas de Apoyo Específico (NEAE), la reflexión de hoy pretende centrarse en otros aspectos del curriculum, como los elementos clave que lo componen y las fuentes de las que bebe el mismo.

De esta forma, parto de los elementos que conforman el curriculumm y de la necesidad que tiene el asesor de conocerlos.

  • ¿Qué enseñar?: en este aspecto, el asesor debe conocer la situación de cada alumno, con el fin de adecuar los objetivos a las capacidades y necesidades de cada uno.
  • ¿Cómo enseñar?: aquí es importante resaltar la figura del asesor con el fin de adaptar las líneas metodológicas y los recursos que se van a utilizar en el curriculum diseñado.
  • ¿Cuándo enseñar?: el asesor debe conocer cómo organizar temporalmente los contenidos al alumnado con el fin de optimizar los aprendizajes.
  • ¿Qué, cómo y cuándo evaluar?: en este caso, el asesor tiene un papel fundamental, pues resulta necesario que sepa seleccionar los procedimientos para garantizar que los resultados de la acción educativa se corresponden con las intenciones establecidas. De no ser el caso, puede incorporar las correcciones oportunas.

 

Respecto a las fuentes del curriculum, considero esencial que asesor sepa de dónde procede la información que conjuga dicho documento.

En cuanto a la fuente social o antropológica, parte del análisis de la sociedad, de sus problemas, necesidades y características, por lo que debe ser la fuente de información principal para participar en las intenciones curriculares. Desde el punto de vista del asesoramiento, ésta es uno de los pilares esenciales que debe conocer el asesor, sobre todo a la hora de trabajar con los diferentes miembros de la Comunidad Educativa.

La fuente epistemológica o disciplinar, hace referencia al tipo de conocimiento y a las competencias que se espera que la escuela aporte al alumnado. En este sentido, el asesor debe centrarse en la estructuración lógica de cada disciplina, con el fin de acercar el aprendizaje significativo al alumnado.

Respecto a la fuente psicológica, ésta contempla las necesidades, los intereses, la motivación y las habilidades de los sujetos. Desde esta fuente, el asesor debe potenciar las aportaciones de Ausubel, Piaget y Vigotsky con el fin de adecuar los aprendizajes al alumnado.

Finalmente, la fuente pedagógica, aporta la información sobre cómo aprende el alumnado y cómo construye el conocimiento. El asesor, debe saber cómo concretar el modelo educativo, las dimensiones formativas o la dinámica institucional de los centros escolares, aspectos que recoge esta fuente.