COLABORACIÓN

Que piensan los asesores de los profesores.

Existe una diferencia de percepción y opinión sobre el profesorado en función de que este pertenezca al cuerpo de profesores de infantil y primaria o al cuerpo de secundaria.

En cuanto a los profesores de infantil y primaria señalar que los asesores los conciben como profesionales más abiertos a la colaboración y al trabajo en equipo con otros profesores y con el asesor. Considero que estos están más abiertos al cambio y la innovación buscando el apoyo de los asesores para llevar a cabo esta acción.

Sin embargo los profesores de secundaria, y en estos centros en general, existe una cultura individualista que dificulta la colaboración entre asesor y profesor. Consider que cuando la interacción entre estos dos profesionales se produce, por una demanda del profesor, existe menos feedback, el profesor suele comunicarse con el orientador para hacer la solicitud de ayuda, pero una vez que el asesor empieza a intervenir el profesor se desentiende del problema, reduciéndose de este modo la interacción entre profesionales


Que piensan los profesores de los asesores.

 Vuelvo a realizar una distinción entre los profesores de primaria y los de secundaria. En cuanto a los de primaria señalar que estos perciben al asesor como un igual, un profesional docente que se encuentra al mismo nivel. Considero que uno de los motivos de esta situación es que ambos profesionales proceden del mismo campo y presentan la misma formación. Existe así una relación más empática entre ambos, que ayuda a que el profesor perciba al asesor como una figura de apoyo y consulta.

En cuanto al profesorado de secundaria creo que estos piensan que estos no entienden muy bien cual es la función del asesor en el centro. Así estos entienden que el asesor debe trabajar con y para el alumnado y no con el profesado, no consideran que el asesor pueda ayudar al profesor en el proceso de enseñanza- aprendizaje.

La mayor parte de la formación inicial del profesorado está desligada de la educación. Esto conlleva que los profesores no le den mucho valor al ámbito, a la formación pedagógica, a la diversidad de estrategias y a las metodologías que mejoren el proceso de enseñanza aprendizaje. En determinados momentos el profesorado percibe al asesor como una figura de control y supervisión, este aspecto se incrementa con los tutores que entienden además que el asesor solo aumenta su carga docente.