España, en los puestos más altos de pobreza infantil y a la cola en educación.