Software Libre y educación

Como todo estudiante de la Universidad de Santiago de Compostela debería saber, los ordenadores de la misma funcionan mediante un software libre llamado Ubuntu. 

Pero, ¿qué es un software libre? ¿Y cuáles son sus diferencias con uno "no libre"?

Para definirlo adecuadamente, creo oportuno comenzar describiendo un software normal. Los dos softwares más conocidos por todos son Windows y Mac. Ambos tienen muchas diferencias, pero ninguno de ellos es un software libre. Así que debemos fijarnos qué es lo que tienen en común para poder averiguar qué es y no es un software libre.

Tanto Windows como Mac son marcas registradas. Se trata de software cerrados, que se venden con una configuración predeterminada y que nadie excepto las empresas a las que pertenecen puede modificar. Precisamente por ello, ambas empresas van sacando cada cierto tiempo nuevas remodelaciones de sus sistemas operativos, los cuales van modificando y mejorando, haciendo que evolucionen. El ejemplo más claro de ambos es la evolución que ha sufrido el software de Windows, que todos mayormente conocemos más, y que ha ido cambiando de nombre con sus versiones (Windows 95 - Windows 98 - Windows XP - Windows Vista - Windows 7 - Windows 8). Con cada salida al mercado de un nuevo Windows, por ejemplo, el anterior queda obsoleto. En el mercado de consumo en el que nos encontramos, la empresa le saca el mayor partido a sus productos. No sólo llega un momento en el que no puedes usar ciertas aplicaciones porque tu software está obsoleto, sino que los nuevos ordenadores se venden con el nuevo software ya instalado, y dejan de venderse los que tienen el software anterior, de manera que aunque no te guste ese software, no te quedará más remedio que comprarlo. 

Con Mac sucede más o menos lo mismo.

Un software libre, sin embargo, se define por dar total libertad al usuario de usarlo, compartirlo, copiarlo y modificarlo a su antojo. Por así decirlo, es un software para todos que se hace entre todos. 

No tienes que comprar la siguiente versión del software, ya que él mismo se actualiza constantemente según las distintas modificaciones que hagan sus usuarios, de manera que siempre estarás actualizado y podrás utilizar todo el potencial del sistema.

Además, tienes más donde escoger. El más conocido es Linux. También está el Ubuntu, que utilizan como bien he mencionado los ordenadores de la universidad. También están GNU, KDE Enlightment, Gnome, Windows Maker, Apache, PostgreSQL, Gentoo, MySQL, PHP, X.org...

Ahora bien, ¿qué relación tiene el software libre con la educación? 

En las aulas se está implantando el uso de ordenadores. Y no sólo en las aulas. Prácticamente en todos los hogares hay al menos un ordenador, y un niño de 3 años puede saber usarlo mejor que sus padres. Por tanto, es bueno impulsar la utilización del software libre en los ordenadores de las escuelas, institutos y universidades. ¿Por qué? Por un motivo muy sencillo: es bueno inculcar valores a los niños. Desde el momento en que le enseñas a utilizar un software libre y le explicas lo que es, le enseñas valores de libertad, curiosidad y conocimiento. 

Al enseñarle a usarlo y explicarle en qué consiste, avivas su curiosidad y sus ganas de implicarse en él. De modificarlo, mejorarlo. Además, le haces darse cuenta de la gran responsabilidad que conlleva utilizar este tipo de software. Cualquiera puede modificarlo, y debe utilizarse correctamente y procurar mejorarlo, no empeorarlo o dañarlo. Además, el hecho de poder acceder al código fuente del software y poder modificarlo supone implementar el aprendizaje en nuevas tecnologías y fomentar la innovación de los alumnos.  Y además de todo esto, le enseñas al alumno que también se le tiene en cuenta, que puede participar en el proceso de creación de algo y que puede cooperar con otros, mediante la creación, modificación y difusión del software.

Por ello, la inclusión del software libre en las aulas sería muy positiva.