El lado negativo de las nuevas tecnologías

Si bien creo haber expresado hasta ahora las facilidades y oportunidades que supone el uso de las tecnologías para educar, también deben tenerse en cuenta los peligros que entraña su incorporación a la sociedad actual. 

El uso de las nuevas tecnologías hace aparecer la brecha digital, un abismo cultural que separa drásticamente a aquellos que tienen acceso y controlan las nuevas tecnologías, y aquellos que no saben utilizarlas y/o que no tienen acceso a ellas. Esto provoca una gran desigualdad, y hace aparecer un nuevo tipo de exclusión social.

Asimismo, está creando un nuevo tipo de analfabetismo, el analfabetismo digital, de forma que se hace necesario para la sociedad procurar el acceso integral de toda la comunidad a las nuevas tecnologías y a la oportunidad de alfabetización digital.

Si bien se ha visto esta necesidad, y se están empezando a integrar los ordenadores o tablets en las aulas de primaria, esto sólo procura evitar la brecha en los más jóvenes. Pero los adultos no cuentan con ningún tipo de ayuda para superar esta brecha. Esto supone un gran problema a nivel sociolaboral.

A día de hoy, se piden conocimientos básicos de las nuevas tecnologías prácticamente para todo. Y no tener siquiera acceso a ellas limita la entrada al campo laboral, al no cumplir este requisito. 

Para cumplir estos requisitos, se han incluido las nuevas tecnologías en el curriculum escolar, pero deben tomarse medidas para adaptar a los demás sectores de la sociedad a ellas, y facilitar la igualdad de oportunidades. Por ejemplo, ofertando cursos de formación en nuevas tecnologías para personas sin recursos económicos (mediante en INEM, por ejemplo) y fomentando el reciclaje en los trabajadores, impartiendo cursos de formación y actualización en nuevas tecnologías, para que toda la sociedad tenga básicamente los mismos conocimientos sobre el tema, y por tanto el mismo acceso al campo laboral, al menos en lo que a ese aspecto se refiere.