Una nueva andadura: "Formación y desarrollo profesional del profesorado".

  Nuevamente, este año se nos presenta la misma metodología utilizada en la materia de Tecnología Educativa, pero esta vez centrada en la Formación y Desarrollo Profesional de Profesorado. Antes de nada decir, que considero que ambas están íntimamente ligadas, puesto que una buena formación del profesorado también conlleva un adecuado uso de las nuevas tecnologías, y todo lo que el mundo de estás abarca, que precisamente no es pequeño ni estático.

Para comenzar, me gustaría destacar el hecho de que esta nueva andadura va a tener un eje de diferencia a la andadura del año anterior, partiendo de que es una asignatura optativa, por tanto, algo en ella nos ha tenido que llamar la atención o  atraído nuestra curiosidad. En mi caso concreto, la elección de ésta se basa en que siempre me ha interesado el ámbito escolar, y mucho más el colectivo del profesorado, profesión con la que me siento identificada. Creo que el entorno que abarca al profesorado tiene muchas cosas que aún desconocemos, y principalmente en la formación de éstos, la cual debe ser esencial para que nuestro sistema educativo prospere y no se estanque, sino que avance a medida que las cosas se van actualizando y modificando, ya que hay que tener en cuenta que vivimos en una sociedad cambiante. Pero también porque creo que es uno de los colectivos de nuestra sociedad que está siendo más machacado y desprestigiado, ya sea por los medios de comunicación o por nuestros políticos.

También opino que tiene una gran relación con la carrera que estamos a cursar, puesto que como pedagogos debemos aprender a enseñar a los profesores a realizar su labor de manera efectiva y eficiente. Haciendo así alusión, a la formación de formadores. Bien es verdad, como dijimos en una de las clases, que no somos especialistas en las distintas ramas del aprendizaje como las matemáticas, la física, la biología, etc… pero si podemos sentar las bases y aportar los principios necesarios para que los profesores dirijan su profesión de forma adecuada. Podemos desempeñar nuestra función de asesoramiento, dotándolos de los recursos y de las herramientas didácticas para que los profesores desempeñen su realidad educativa. Debemos educar a educadores.

Para empezar a construir este nuevo camino es necesario señalar que se entiende o entendemos por formación del profesorado. Así, por ejemplo, en el Formación.Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, en el Decreto 93/2013, de 27 de agosto establece: “La formación del profesorado constituye un elemento fundamental para dar respuesta a los nuevos retos educativos que plantea la sociedad actual, siendo el factor clave para conseguir la mejora de la competencia profesional de los docentes y contribuyendo, en consecuencia, al desarrollo de una enseñanza de calidad y equidad”.

En este sentido, diversos informes de la Unión Europea, así como investigaciones y estudios específicos, ponen de manifiesto una clara correlación entre la preparación del profesorado y un sistema educativo de calidad, estableciendo vínculos significados entre los programas de formación del profesorado, la mejora de la educación y los resultados del aprendizaje del alumnado.

Desde mi punto de vista, se trata de un desarrollo continuo del profesional, que se basa en la mejora del docente, intentando contribuir a la calidad y consiguiendo un mayor rendimiento del aprendizaje de los estudiantes. Estaría dividida en la formación la inicial y la formación continuada. La primera abarca desde la educación primaria a la superior, y la segunda está destinada a personas que están trabajando pero que quieren seguir aprendiendo.

Se referiría, por tanto, a proporcionar a los docentes una serie de actitudes, de competencias y de valores los cuales usarían para poder compartir sus conocimientos y destrezas con sus alumnos, pudiendo transmitirlos de forma que se entienda, ya que no sólo se basa en tener conocimiento en un determinado campo, sino que hay que saber transmitirlo y difundirlo, siempre adecuándose a cada contexto y caso específico.

Dicho esto me gustaría nombrar el término de “Aprender a ser”, destacado por Edgar Faure (1974) y sus colaboradores, en el que afirma:

«Los profesores tienen cada vez menos como tarea única el inculcar conocimientos y cada vez más el papel de despertar el pensamiento. El profesor, al lado de sus tareas tradicionales, está llamado a convertirse en un consejero, un interlocutor; más bien la persona que ayuda a buscar en común los argumentos contradictorios, que la que posee las verdades prefabricadas; deberá dedicar más tiempo y energías a las actividades productivas y creadoras; interacción, animación, comprensión y estímulo.»

Asesoramiento como pedagogos.Recojo esta cita porque pienso que da una imagen exacta de lo que sucede en ámbito del profesorado, el cual al principio sólo se formaba en base al conocimiento, a recoger la máxima información posible sobre el aspecto específico al que se iba dedicar, dejando más de lado otras cuestiones como la competencia actitudinal, la competencia cognitiva, destrezas o valores, que harían un aprendizaje auténtico. Y ahora esto ha dado un vuelco, teniendo presentes todas estas concepciones y dándonos a los pedagogos un papel de acompañante de la formación para ayudar a aumentar el crecimiento profesional de los docentes.

Para terminar, sólo indicar que estoy intrigada por saber lo que vamos a hacer y a tratar en esta nueva materia, deseando que resuelva todos los interrogantes que tenemos hoy acerca del colectivo del profesorado y todo lo que el abarca: como su formación, sus conflictos, sus puntos positivos y negativos, como ha cambiado su imagen, como ha sido el transcurrir de su discurso pedagógico y didáctico… Espero que podamos decir todos, una vez cursada, que hemos aprendido y que aquellos elementos que estaban en nuestro tintero o de los cuales teníamos unas pincelas se han aumentado, que hayan aumentado nuestros saberes y conocimientos ante lo mismo.

Webgrafía utilizada

http://www.juntadeandalucia.es/boja/2013/170/1 (Consultada el día 26-9-2013)

http://www.uhu.es/cine.educacion/didactica/00975formaciondocente.htm (Consulta el día 1-10-2013)

http://www.ite.educacion.es/es/formacion (Consultada el día 26-9-2013)

http://bibliotecadigital.educ.ar/articles/read/aprendizaje (Consultada el día 1-10-2013)

Comentarios

  • Enelina

    Estou moi dacordo co pensamento de Edgar Faure, posto que hoxe en día debido á sociedade inminentemente inmersa na realidade tecnolóxica, e cuxa evolución se produce cunha rapidez vertixinosa, o docente non só debe ter a capacidade de transmitir contidos específicos dunha materia, senón que ten que ser capaz de transmitir outros contidos transversais, inculcar valores, axudar na adquisición de destrezas, e servir de guía no proceso autónomo de adquisición e desenvolvemento de aprendizaxe autónomo, a axudar en actividades de comprensión, interacción, e non só centrarse na proposta e resposta de actividades de tipo cognitivo e con finalidade memorística.

     

    Moi boa entrada. Un saúdo.

  • Nuria

    Revisando as entradas dos compañeiros e compañeiras, detinme na túa xa que observei que ambas coincidimos na elección da cita de Edgar Faure, opino que recolle e resume moi ben o papel do docente actual deixando a tradicional consideración de ser un mero transmisor. 

    Un saúdo.