Pedagog@s en formación

Pedagog@s en formación

Pedagog@s en formación que aprovechan para aprender cada ocasión, por pequeña que sea

Historia previa y relación con la formación

Como primera actividad del grupo vamos a analizar las diferentes etapas formativas en relación a nuestros docentes y las asignaturas en las que trabajamos el tema de la formación docente.

En el caso específico de los integrantes de este grupo, cabe destacar inicialmente una diferencia considerable en la tipología de centros en los que se desarrollo nuestra experiencia. Uno de los casos, de infantil hasta el instituto transcurrió en un colegio semiconcertado y religioso, pasando después a un instituto público. La otra experiencia se desarrolló a lo largo de diferentes instituciones todas ellas públicas.

De la etapa de infantil, destacamos los escasos recuerdos que tenemos de nuestra experiencia educativa. Recordamos aspectos básicos como juegos con plastilina, pintar, dibujar, etc. Pero sin embargo, no tenemos tantos recuerdos de las actitudes del docente. Si que nos gustaría destacar que estos mostraban unas competencias que iban más allá de las marcadas por su profesión, llegando a ser unas actitudes mucho más paternalistas y cercanas que en el resto de etapas. A modo de conclusión con las dos experiencias, cabe destacar que estos docentes se muestran mucho más implicados en el desarrollo personal y social de los alumnos que en transmitir unos contenidos académicos formales, por lo que en su relación con los alumnos destaca ese ambiente más familiar y cercano.

En la etapa de primaria, ambos coincidimos que los primeros cursos eran como adaptativos al sistema del centro y su contexto, dejando aun mucha flexibilidad y libertad curricular a los alumnos; sin embargo, tras el paso a tercero, daba la impresión de que se empezaba una especie de competición educativa, tratando de inculcar valores de la necesidad de aprender para ser los "mejores" empezando a dejar de lado el aprender como crecimiento personal. En este caso, empezaba a darse valor a las notas y los profesores comenzaron a sesgar a sus alumnos entre alto y bajo rendimiento. En el caso del centro religioso, reflexionando a día de hoy, muchas veces los docentes dejaban entrever sus preferencias e ideales tratando de inculcarlos indirectamente en los alumnos; aunque, por otro lado, cabe destacar que si existía mayor cercanía y preocupación por los alumnos con problemas por parte de estos profesores que, a su vez, tenían algún cargo o ideología plenamente religiosa. En el otro caso, coincidió que el grupo era de los denominados "rebeldes" por lo que los docentes que nos tutorizaban eran siempre los más duros y con caracteres más autoritarios, por lo que comenzó una etapa de rechazo hacia la figura del maestro, como una entidad represora y poco cercana. Como conclusión conjunta y general de esta etapa, en ella recibe mayor importancia el aprendizaje memorístico por encima del aprendizaje experimental, lo que supuso concebir la educación de una manera menos motivante, tanto por la metodología como por las actitudes de castigos cuando estos contenidos no se interiorizaban. Cabe señalar también, que en el segundo año de cada uno de los ciclos de esta etapa, los docentes ejercían más una función de repetición y afianzamiento de los contenidos dados el año anterior, que en aportar nuevos.

La etapa de secundaria, los profesores eran muchos y diferentes, lo cual supuso una ruptura con lo anteriormente conocido. En este caso los docentes eran exigentes en diferentes medidas, generaban diferentes niveles de motivación e interés, mantenían actitudes cercanas o no dependiendo de muchas circunstancias y te exigían una continua adaptación en sus clases (no sólo a la materia si no a la metodología y actitudes que estos empleaban). Por lo general, en casi la mayor parte de las asignaturas primaba las actividades y evaluaciones en base a la memorística, lo que alejaba más aún al docente de los alumnos (ya que algunos solo los veías un curso en una asignatura y no creaban en los alumnos ninguna impresión), siendo al final los que más recuerdas los que destacaban con sus metodologías y generaban un alto grado de motivación en los alumnos. Estos docentes comenzaban a tratar a sus alumnos de manera mucho más formal y con actitudes diferentes a otras etapas, excepto en el caso del colegio religioso, ya que los docentes seguían manteniendo las actitudes cercanas con sus alumnos. Como anécdota conjunta, en el caso de las asignaturas de idiomas en ambos centros, los docentes solían implicarse poco en el aprendizaje de los alumnos, llegando incluso a dominar algunos alumnos más estos idiomas que los profesores, lo que generó un  gran rechazo a estas materias y una mayor dificultad para los idiomas. En los cursos de bachiller, la mayor parte de las asignaturas únicamente se dedicaban a preparar a los alumnos para el selectivo, primando la memorística y dando mayor importancia a lo que más puntúe en dicha prueba que al aprendizaje o a la manipulación (que quedaba totalmente desaparecida). Como anécdota, el cambio de un centro religioso a uno público, al ser una ruptura tan grande, generó muchas dificultades de adaptación a los nuevos profesores y metodologías. Por lo tanto, como conclusión de esta etapa, decir que los profesores al ser tantos y tan dispares, generan un proceso de continua adaptación en el alumno tanto a las metodologías como a las actitudes de estos. También señalar, que cuando las relaciones con los docentes son más formales, debido a la difícil etapa adolescente de los alumnos y, por qué no también, a la difícil y en ocasiones excesivamente alargada carrera profesional de dichos docentes.

En el caso del sistema universitario las experiencias difieren. En uno de los casos, la única experiencia es la que aporta la actual carrera de Pedagogía en la USC, sin embargo la otra experiencia se basa también en la realización anterior de la diplomatura de Terapia Ocupacional en la UDC. En el caso de esta etapa hay que destacar que los docentes son muy diferentes así como sus metodologías, dependiendo de la asignatura, pero sí que se comienza a ver un trato más cercano y de igual a igual por parte del profesorado (relación adulto-adulto). Esto se debe a que en muchos casos los alumnos comenzamos a formar parte de lo que se enseña y cómo se enseña, tomando el poder en nuestro aprendizaje y pudiendo decidir por primera vez. Como en todos lados, existen muchas excepciones que siguen manteniendo al alumno en un papel inferior, no dejándolo participar y manteniendo un esquema altamente memorístico, pero sin embargo, y como en las anteriores etapas, los que más destacan suelen ser los que mantienen actitudes más abiertas y flexibles, motivando a los alumnos y haciéndolos parte del proceso de aprendizaje. así mismo, destacar que es la primera etapa en la que se producen relaciones externas al aula (sin que esta fuera funciones de vigilancia en actividades), aprendiendo a tratar con los docentes a un mismo nivel y alejando las antiguas concepciones.






El tema de la formación del profesorado se trató como un tema transversal en varias asignaturas durante el desarrollo de la carrera. Vamos a tratar de hacer una síntesis de los puntos principales que se trabajaron en las diferentes materias

En primero, en la materia de Educación y Sociedad en Galicia se trató el desarrollo del sistema educativo gallego desde el siglo  XVIII, tratando los recursos y metodologías que se solían emplear, aunque en ocasiones de manera superficial.

Ya en segunda, en Historia de la Educación el tema se trabajó de manera muy similar a la asignatura de Educación y Sociedad en Galicia, siendo este un tema presente durante toda la materia de manera transversal.

En la asignatura de Didáctica se trabajaron diferentes aspectos de la formación del profesorado y las competencias que estos deben adquirir para desarrollar su trabajo. Además de trabajo el desarrollo histórico de la función docente, así como la formación necesaria en cada nivel educativo.

En tercero, en Organización de Centros Educativos se trataron todos los puntos relevantes dentro de los centros escolares, por lo que la temática de la formación y competencias del profesorado fueron estudiadas, sobre todo desde el ámbito de la comunicación  y las relaciones dentro de la organización escolar (tanto con los alumnos como con los demás integrantes).

En la asignatura de Evaluación de Servicios e Instituciones Educativas nos centramos, entre otras cosas, en la evaluación de la actividad docente del profesorado y su calidad, lo que nos llevaba a un análisis a cerca de la formación y desarrollo profesional del profesorado en las instituciones educativas.

En Educación Comparada se trató el tema de manera comparativa en los diferentes trabajos elaborados, donde realizamos un análisis exhaustivo de nuestro sistema educativo en comparación a los de estos países, teniendo que analizar por ello el tema de la formación del profesorado

En Técnicas de Educación y Formación en Grupo trabajamos, tanto de manera teórica como práctica, diferentes técnicas de grupo para optimizar la labor de los profesionales educativos.

En la materia de Tecnología Educativa trabajamos este tema en relación a las nuevas tecnologías de diferentes maneras, tanto teóricamente en base a la necesidad de formación en las mismas, como de manera personal en nuestros portafolios, pudiendo expresar de  nuestras ideas e inquietudes y realizar debates con nuestros compañeros, ampliando nuestras perspectivas.

                                                                             




webgrafía: http://www.usc.es/index.html