Introducción en la Formación y Desarrollo Profesional del Profesorado

           Realizo esta primera entrada con la intención de que sirva de introducción en esta nueva materia: Formación y Desarrollo Profesional del Profesorado. De esta manera, intentaré responder a una serie de interrogantes que me surgieron durante las primeras clases.

            En base al título de la asignatura, nos podemos hacer una idea de lo que va a tratar, sin embargo, consultando los contenidos que aparecen en el programa podemos ver que abarca diferentes aspectos como: enseñar en escenarios complejos, las condiciones laborales, los sentimientos y las emociones, la feminización docente, y muchos temas más que espero que nos sirvan para conocer en profundidad todo lo que realmente engloba esta asignatura.

            ¿Qué es la Formación y Desarrollo Profesional del Profesorado? Buscando una definición sobre Formación y Desarrollo Profesional del Profesorado recojo lo que entienden diferentes profesionales como:

            Medina y Domínguez (1989) considera “la formación del profesorado como la preparación y emancipación profesional del docente para elaborar crítica, reflexiva y eficazmente un estilo de enseñanza que promueva un aprendizaje significativo en los alumnos y logre un pensamiento-acción innovador, trabajando en el equipo con los colegas para desarrollar un proyecto educativo común”.

             Estos autores destacan la figura del profesor como sujeto reflexivo e innovador, el cual no trabaje sólo, si no que se apoye en sus compañeros. De esta manera,  mediante el trabajo colaborativo, podrán desarrollar un “proyecto educativo común”.

            Por otro lado, Ferry (1991) indica que la “formación es como un proceso de desarrollo individual tendente a adquirir o perfeccionar capacidades”. Entre sus aportaciones destaco:

            En primer lugar, la idea de formación doble, combinando la formación académica, es decir, todo el contenido específico que debe adquirir el docente en función del nivel educativo al que se dedique. Con una formación pedagógica, que bajo mi punto de vista, debe tener cualquier docente, independientemente del nivel en el que vaya a ejercer. Ya que esta formación es tan importante como la de los contenidos y habitualmente sólo se relaciona la formación pedagógica con la que deben tener los profesores de Educación Infantil y Primaria.

            Este tema fue tratado en algunas de las sesiones de clase y dio pie a un debate muy interesante: ¿Todos los profesores, independientemente del nivel al que se dediquen, deben tener una formación pedagógica? Personalmente, considero que sí, por ser esta formación de gran relevancia a la hora de ejercer la docencia.

            Antes de seguir profundizando en esto, expongo que tal como dimos en clase, existen dos modelos de formación inicial:

                       Modelos de Formación Inicial

            El modelo integrado es aquel en el que los diferentes elementos del currículum de formación se dan en un mismo tiempo y lugar. Es el correspondiente a los docentes de Educación Infantil y Primaria. Es decir, el profesorado recibe, tanto formación de contenidos como de Didáctica, Psicología del Desarrollo, etc.

            Sin embargo, el modelo secuencial o consecutivo establece primero la formación en contenidos (en las facultades de Matemáticas, Física, Química, etc.) y luego, y de manera separada vendría la llamada “formación pedagógica”, antes a través del CAP y ahora realizando el Máster en Secundaria. Este modelo es típico del profesorado de Secundaria.

            Por lo tanto, una vez visto los dos modelos, me pregunto: ¿Se justifica esta diferencia de formación pedagógica sólo porque los alumnos a los que se dirigen tienen un nivel educativo diferente? Realmente es complicado responder a esta pregunta. Pero observando la realidad, podríamos decir que no se justifica.

            Sin querer generalizar, vemos que en los institutos, los profesores de Secundaria suelen dedicarse exclusivamente a dar los contenidos establecidos en el plazo predeterminado, sin preocuparse por los problemas o dificultades que pueda tener el alumno/a.

            A pesar de cursar el CAP o el Máster, muchos no saben llegar realmente a los alumnos, sino que están acostumbrados a recibir clases expositivas en la facultad y no adaptan sus clases al nivel y necesidades de sus alumnos. Por este motivo, muchos chicos se sienten frustrados al no entender las cosas y al ver que el profesor o profesora no se para a preguntar si tienen algún problema o no entienden algo, y esto provoca en ellos desinterés y finalmente el abandono de la materia.

            Con lo cual, se debería de plantear un cambio en la formación de estos docentes, para que ésta sea más completa. La idea de la formación doble de Ferry (1991) podría ser una buena opción, así este colectivo no tendría únicamente una formación en contenidos que al fin y al cabo, en la práctica no les sirve para cumplir el objetivo de su trabajo.

            Como cierre final de la entrada recojo la cita de Clark (1995: 3) porque considero que plasma una idea importante, afirmando que los docentes tienen el “poder en sus manos” y en ellos está el hacer las cosas bien o no.

            “La enseñanza está organizada de manera que los docentes interpreten y pongan en práctica las normas educativas, el currículo y la instrucción. Son el punto de contacto humano con los alumnos. Todas las influencias sobre la calidad de la educación están mediadas por él y por su acción. Tienen la posibilidad de aumentar la calidad de la educación dando vida al currículo e infundiendo en los alumnos la curiosidad y el aprendizaje autodirigido. Y también pueden degradar la calidad de la educación merced al error, la pereza, la crueldad o la incompetencia. Para bien o para mal, los profesores determinan la calidad de la educación”.

  Profesora

 

Referencias Bibliográficas empleadas:

         Grau, S., Gómez, C. y Perandones, T.Mª. (2009). La formación del profesorado como factor decisivo de la excelencia educativa. Repositorio Universidad de Alicante. Recuperado el día 30 de Septiembre de http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/13199/1/PROPUESTAS%20CAP.%201.pdf

Comentarios

  • Lorena Garcia Pazos

    Que buena entrada Silvia, estoy intentando respondera muchos de los interrogantes acerca de los que tu planteas, sobre cual es la mejor formación para el desarrollo profesional del profesorado, y la acepción que tu recoges de Ferry sobre Formación y Desarrollo Profesional del Profesorado, me ha permitido centrar más mi estudio en esta doble función.