Diario de clase. Día 9/10/13

A pesar de no poder asistir a esta clase, debido a problemas médicos, varias de mis compañeras me comentaron lo que se hizo en clase y los aspectos que se trataron. Entramos ya, por tanto, en el universo del asesoramiento y de la orientación, intentando descubrir los significados de estos conceptos tan comunes en nuestro vocabulario cotidiano pero tan complejos y cofusos en ocasiones. En este punto, nos encontramos con la pregunta por excelencia ¿el asesoramiento está dentro de la orientación o es ésta la que está dentro del asesoramiento?. Evidentemente la respuesta a tan ardua cuestión no va a ser sencilla ni del todo exacta o planificada. 

Como se ha visto en clase, el asesoramiento engloba cantidad de acciones como por ejemplo: participar, informar, atender, orientar, ayudar, colaborar, etc. Podríamos continuar con un listado enorme de aspectos incluyentes en este concepto. De todas las definiciones que podemos encontrar sobre el asesoramiento, podemos destacar una serie de aspectos comunes a ellas y que pueden facilitar la comprensión del concepto. En este sentido, sabemos que el asesoramiento es un proceso de interacción o comunicación bidireccional destinada a la ayuda y/o mejora de una situacón previamente planteada, es un servicio indirecto que recae sobre el profesional que trata con las personas y no directamente sobre estas (aunque en ocasiones se pueda dar una relación directa). De esta forma, los destinatarios de dicho servicio pueden ser un sujeto, un grupo, un colectivo, instituciones, etc.; para que el asesoramiento sea efectivo debe realizarse entre profesionales del mismo status, donde la colaboración y la cooperación sean aspectos imprescindibles en su consecución óptima, en el asesoramiento se tratan aspectos "prácticos" y debe actuarse no ser una mera declaración de intenciones, trabajando sobre la base de acuerdos negociados, y es esencial que la gente involucrada en el asesoramiento esté capacitada para tales funciones, de ahí que el nivel de competencia sea un aspecto fundamental en este sentido, para poder resolver los problemas planteados con éxito. 

Como hemos visto, en el asesoramiento hay que considerar, deliberar y reflexionar; sobre consejos, recomendaciones y posibles sugerencias. Desde mi punto de vista, creo que es fundamental que para poder realizar tareas de asesoramiento haya colaboración y cooperación entre los diferentes profesionales, por ejemplo entre miembros del EOE y del centro educativo. Comento esto, porque en la práctica a veces se ve una cierta lucha interna sobre quien coje las riendas, el experto externo o el docente. Esta relación no debe ser un tira y afloja, ya que en último término el perjudicado siempre va a ser el sujeto al que estemos asesorando; de ahí que esta relación entre profesionales sea fluída y participa, donde la colaboración sea la base de la misma. 

De esta forma podemos presenciar tareas de asesoramiento en el ámbito educativo (como en muchos otros), en distintos escenarios como: los centros de formación del profesorado (CFR), la Inspección educativa, la Orientación y la Innovación educativa (fundamental para adquirir mejora en el sistema educativo). 

Despúes de lo relatado anteriormente, queda claro a grandes rasgos a lo que nos referimos cuando hablamos de asesoramiento. Pero aún queda una pregunta formulada al principio del discurso, ¿qué es mas amplio, orientación o asesoramiento? 

Después del debate realizado en clase, se aceptaron unas conclusiones a tener en cuenta: 

-El orientador asesora y el asesor orienta, por tanto son dos piezas que se deben complementar y son interdependientes.

-Es una tarea compleja la de decidir cual es más amplio. 

-Nuestra posibilidad de ver qué concepto es más amplio, dependerá en gran medida de los contextos a los que nos estemos refiriendo. 

Sobre este aspecto pienso que si nos centramos en el ámbito educativo, la orientación y el asesoramiento deben ir siempre ligadas para realizar una actuación óptima a nivel práctico. No debemos entenderlas por tanto como aspectos separados o incluso excluyentes, sino que han de ser complementarios e interdependientes. Si que es cierto que a lo mejor se ve a la orientación como un campo más amplio donde cabe el asesoramiento en sus respectivas funciones, pero al mismo tiempo cuando asesoras, en cierta manera, lo que estás haciendo es orientar al demandante. La cuestión sobre la que estamos reflexionando es un gran interrogante, que en sentido estricto pueda que no tenga una respuesta definida y única, sino que se pueden dar varias variantes y posiblidades. ¿Que fue antes el huevo o a la gallina?. Si que es cierto también que siempre se habla de la orientación en el ámbito educativo, pero yo me pregunto, ¿no es necesario que haya gente que oriente en otros campos?. Pienso que la orientación en la vida es imprescindible y fundamental, tener a alguien que te pueda servir de guía es importante. Utilizando una comparación, no olvidemos que la desinformación y el desconocimiento han sido muy influyentes en nuestra historia, acarreando desastres importantes que siempre quedarán grabados en nuestra memoria. De ahí que lo único que pidamos hoy en día es el estar informados, el que podamos orientar y ser orientados, para no volver a colocar una venda en los ojos y poder mirar al mundo y a nuestra vida con convicción y confianza.