Competencias tecnológicas en la formación docente.

          Hoy en día uno de los temas más polémicos vistos en el quehacer educativo es el papel que juega la escuela como una institución formadora del ciudadano que la sociedad necesita, y la formación del docente en el manejo de las nuevas Tecnologías de la Comunicación e Información (TIC) que son requeridas para la meta anterior. Así las competencias en tecnología son un parte fundamental dentro de las competencias profesionales del docente del presente siglo, no pudiendo pasar desapercibidas, y siendo prioritario incorporarlas para un mejor manejo de la práctica docente.

          Ateniendo a esto podemos contemplar la propuesta de P. Perrenoud (2000) quien sostiene que una competencia es la facultad de movilizar un conjunto de recursos cognoscitivos (conocimientos, capacidades, información, etc) para enfrentar con pertinencia y eficacia a una familia de situaciones”. Mientras que para Meirieu (1991), la competencia “es un saber identificado, que pone en juego una o más capacidades dentro de un campo nocional o disciplinario determinado”. Lo que entiendo yo es que la competencia es aquella que da cuenta de procesos y saberes complejos que nosotros como sujetos ponemos en acción, actuación y creación a través de una intención dentro de las actividades y de los proyectos formativos.

          Centrándonos en este tema de la competencia, podemos resaltar que muchos de nuestros docentes tienen como asignatura pendiente las competencias tecnológicas. Las cuales son necesarias, puesto que en el contexto escolar las nuevas tecnologías están planteando nuevos desafíos educativos, demandando nuevos modelos de enseñanza-aprendizaje,  nuevos procedimiento y estrategias didácticas que integren las TIC en este modelo, considerándolas como un medio más y no como un fin en sí mismo. Así es, que aprender y enseñar con las TIC es uno de los retos a los que tiene que hacer frente la actividad docente, puesto que la formación de éstos debe estar en concordancia con los cambios que se van produciendo en la sociedad, y no resistiéndose a ellos.competencia tecnológica.png

          Como bien dice la UNESCO (2008): “Para vivir, aprender y trabajar con éxito en una sociedad cada vez más compleja, rica en información y basada en conocimiento, los estudiantes y los docentes deben utilizar la tecnología con éxito. En un contexto educativo sólito, las TIC, pueden ayudar a los estudiantes a adquirir capacidades necesarias para llegar a ser competentes, buscadores, analizadores, evaluadores, solucionadores, comunicadores...”. Pero para conseguirlo, el rol del profesorado debe cambiar en toda su vertiente, debe ser más dinámico y facilitar el aprendizaje, no siento tanto un mero transmisor de conocimientos como lo fue hasta ahora. Pues como afirma Torres (2000) “…el propio aprovechamiento y buen uso de las tecnologías de información y comunicación en el medio escolar depende de la calidad y la idoneidad docente para asumir los nuevos desafíos pedagógicos que plantean su introducción en la escuela y el aula”.

          Por tanto, el docente debe asumir nuevos roles debido a  la introducción de las TIC en el proceso de aprendizaje. Estos podrían ser segundo Salinas (1998): guiar a los estudiantes en el uso de los medios, potenciar en ellos una actitud más activa y comprometida con su propio aprendizaje y gestionar los nuevos recursos tecnológicos y entornos de aprendizaje para facilitar su adecuada incorporación en la acción formativa.

         También Fernández Muñoz (2003), destaca competencias tecnológicas basadas en la profesión docente que van a potenciar su desarrollo profesional, que son las siguientes:

  • Conocer las posibilidades de las nuevas tecnologías para la mejora de la práctica docente.
  • Aplicar las TIC en el ámbito educativo tanto en tareas relacionadas con la gestión de los centros educativos como en la organización de los procesos de enseñanza-aprendizaje que se desarrollan en el aula.
  • Seleccionar, utilizar, diseñar y producir materiales didácticos con TIC que promuevan la adquisición de aprendizajes significativos y que conviertan el aula en un laboratorio desde el que fomentar el protagonismo y la responsabilidad en los alumnos.

          Después de leer y reflexionar sobre las aportaciones de estos dos autores como de las de otros que he leído, considero que el docente debe tener tres tipos de competencias tecnológicas en su formación, para poder hacerles frente y utilizarlas de manera adecuada, y así fomentar las actitudes de pensamiento crítico e introspección del alumnado. Ya que parte de él, que sus alumnos sean capaces de utilizar las nuevas tecnologías para profundizar en el aprendizaje y aumentar sus conocimientos.identidad profesional del docente.png

          Primeramente, deben poseer competencias cognitivas en cuanto a la capacidad para integrarlas en entornos de aprendizaje, capacidad para incorporarles de manera eficaz en las actividades de enseñanza y conocimiento básico de todo aquello que rodea el mundo de las tecnologías. Brindan al docente de los criterios para la utilización de las tecnologías de la información y el tratamiento de la misma. También deben tener competencias metodológicas que le suministrarán habilidades para analizar y procesar la información, habilidades básicas en el manejo del ordenador, capacidad para evaluar o seleccionar programas que tengan finalidades educativas y formativas, y habilidades para la gestión de la información. Y por último, competencias organizativas dándole pautas para reflexionar sobre los usos de éstos medios en la enseñanza y capacidad para utilizarlas de manera creativa e innovadora.

          Deben desempeñar nuevas funciones que requieren nuevas pedagogías y nuevos planteamientos sobre la formación docente. Fomentar clases dinámicas, que promuevan el aprendizaje colaborativo, el trabajo en equipo y la interacción cooperativa. Intentar aplicar los programas informáticos y las herramientas de las nuevas tecnologías en las clases, para el seguimiento y evaluación del alumno, para la gestión académica, para la formación permanente…

Se requiere de docenuevos roles del docente en los entornos mediados por las TIC.pngntes que sean mediadores en el aprendizaje mediante el asesoramiento, que sean diseñadores del entrono de aprendizaje en el cual se desenvuelve, que sean generadores de habilidades de asesoramiento y propiciador de aprendizajes. Pues la incorporación de estas competencias al sistema educativo, está suponiendo una readecuación de los roles del profesorado planteando las TIC como un escenario de enorme potencialidad educativa, que puede apoyar todo tipo de conocimientos y puede aportar nuevas herramientas para un proceso de aprendizaje más flexible, más innovador, más activo y atractivo.

 

           Además de los roles que deben desempeñar y de las competencias que deben adquirir también podemos mencionar las dimensiones en las que se organizan las competencias TIC de los docentes, que son las que aparecen en el siguiente esquema que he incorporado para que de entienda de manera más clara:

 

 pag8-11-15-22.gif 

          En este esquema se expresa que los docentes deben tener conocimientos básicos en el mundo de las nuevas tecnologías para aplicarlos al conocimiento y para poseer las competencias que el siglo XXI demanda de ellos. También hace alusión, respecto al ámbito pedagógico, de la necesidad de integrar las TIC en el entorno educativo debido a que es algo con lo que vivimos diariamente, lo cual nos ayuda a resolver problemas complejos, a aumentar nuestra autonomía en la búsqueda de información y la autogestión. De la misma manera, refleja que las TIC pueden ser herramientas consideradas como básicas o complejas, debido a todas las vertientes que ellas desprenden. Por lo cual, la formación profesional docente se siente analfabeta en este sentido, comenzado ya por la no gestión de las mismad.

          Para dar cerrada esta entrada, decir que las competencias de los docentes en el mundo de las nuevas tecnologías han prosperado, pero lo están haciendo a pequeños pasos cuando deberían ser gigantes, puesto que la sociedad del conocimiento avanzada cada día más, y la formación docente debería ir a par de la misma.

Webgrafía y bibliografía utilizada

 BURBULES, N y CALLISTER, T (h) (2001). Riesgos y promesas de las Nuevas Tecnologías de la Información. Buenos Aires: GRANICA – Educación. ¿????

CABERO, J.; BARTOLOMÉ, A. y otros (1999): “La formación y el desarrollo profesional de los facilitadores en las TIC de la Sociedad del Conocimiento”. En Tecnología Educativa. Madrid: Edit. Síntesis.

http://www.slideshare.net/JOSECASTRO2012/las-competencias-tecnolgicas-de-los-docentes-una-asignatura-pendiente (Consultada el día 11/10/2013)

http://www.slideshare.net/MartinHernandez13/la-formacin-docente-y-el-desarrollo-de-competencias-tecnolgicas (Consultada el día 11/10/2013)

http://www.ead.unlp.edu.ar/blog/?p=93 (Consultada el día 12/10/2013)

http://www.aulablog.com/blog/blog/2012/02/16/competencia-tecnologica-en-la-formacion-de-docentes/ (Consultada el día 12/11/2013)

http://recursostic.educacion.es/artes/rem/web/index.php/es/musica-educacion-y-tic/item/352-competencias-docentes-tic (Consultada el día 12/11/2013)