¿Qué opinan los españoles del profesorado?

¿Qué opinan los españoles/as del profesorado?

El pasado día de clase se hizo mención al prestigio social de la profesión docente en España. Por ello me gustaría comenzar esta nueva etapa en mi blog comentando el estudio realizado en el mes de febrero de este mismo año por el CIS acerca de la situación de la educación en España, pues esto nos permite realizar una aproximación a la imagen que poseen los españoles, de forma general, acerca de la educación y más concretamente del profesorado.

 

Si observamos los resultados recogidos en este documento,Barómetro de febrero de 2013 del CIS

podemos observar que sólo el 7,8% de los encuestados opinan que el principal problema de España es la educación, situándose en los primeros puestos el paro, el fraude y la corrupción y los problemas de índole económica.

Además, y sorprendentemente, la profesión de profesor es una de las más valoradas, siendo los profesores universitarios y los de educación infantil los que obtienen una puntuación mayor. Sin embargo, en contraposición a este dato, vemos que no es una profesión que recomendarían a sus personas más allegadas. Otras como médico y abogado parecen tener una mejor acogida entre la población.

En general, la población española considera que para ser profesor se debe tener una fuerte vocación.  Alrededor de un 60% de los encuestados aportan bastante importancia a la formación del profesorado, aunque se le debería otorgar mucha más, pues es clave para el buen desarrollo de su labor educativa. Es un buen dato que tanto vocación como formación sean tenidas en consideración y se les aporte más importancia q a otros factores.

En lo referente a las funciones del profesorado -enseñar a respetar y cumplir las normas, enseñar a relacionarse y comunicarse con los demás, contribuir al desarrollo personal del niño/a, del/a joven, formación en valores y conductas, transmisión de conocimientos y destrezas, preparación para acceder y desenvolverse en el mundo laboral-, se observa como la importancia de aquellas más relacionadas como las tres primeras, con un carácter más orientado hacia el desarrollo de la personal del individuo, va perdiendo fuerza a medida que avanzamos en los niveles educativos, y viceversa; las funciones  relacionadas con la transmisión de conocimientos y destrezas, y las preparatorias para el mundo laboral, adquieren mayor importancia en las etapas finales del sistema educativo.

La imagen del profesorado ha empeorado en los últimos años según la mayoría de los encuestados en los encuestados.

Otro dato de interés, es que los españoles opinan que el profesorado se encuentra desmotivado; principalmente debido a la situación económica actual y los recortes, el poco prestigio social, ser una profesión mal pagada, y la falta y cuestionamiento de su autoridad.

La falta de disciplina y motivación de los/as alumnos/as, El número de alumnos/as por profesor/a, y la falta de medios y recursos, son considerados por los encuestados como los principales problemas a los que se enfrenta el profesorado principalmente.

El trabajo del profesorado podría verse mejorado a base de dotar al profesorado de más recursos materiales y técnicos, reforzar la autoridad que se otorga al profesorado, proporcionar más recursos de formación continua al profesorado, y mejorar los criterios de selección para acceder a carreras y puestos de docente.

Por lo tanto, partiendo de los datos recogidos en dicho estudio, podemos afirmar que no es la imagen del profesor ni la labor que estos desempeñan la que se ve desmejorada, si no el sistema en general. En particular, los problemas se atribuyen a las condiciones en las que estos deben de realizar su trabajo.

Por tanto, el desprestigio social del profesorado se puede atrib

uír a lo poco atractivo que resulta el desempeño de esta profesión en unas condiciones que quitan valor y reconocimiento a la labor que se realiza, e impiden un buen desarrollo de la misma.

image