Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

Un camino por andar

             Comienza una nueva aventura en esta red social ya conocida por tod@s. La verdad es que al menos este año, ya no la cogemos con ese desconcierto inicial y miedo del año pasado. Este año la vemos de otro modo, con otros ojos, y seguro que se nota en la productividad de nuestros e-portafolios. Comienzo un poco tarde, cuando uno está a muchas cosas, no da tiempo a todo, pero de nada sirven las excusas, así que vamos a ponernos en serio. 

            Lo primero que he hecho estos días ha sido trabajar un poco en el grupo, algo que no habíamos hecho el año pasado, y que por lo tanto como novedad también me llamó más la atención que volver aquí al perfil personal a escribir una entrada. Este año quise comenzar mi actividad en el blog, con una imagen. Una imagen significativa, y una de tantas de las que el otro día nombramos en clase, las conocidas viñetas e-faro.

Nuevas tecnologías en la educación

            He querido comenzar con ella, porque esta es la segunda y última asignatura de la carrera, o eso creo, en la que vamos a trabajar a través de la red de internet. Las nuevas tecnologías han ido llegando poco a poco a los centros educativos, pero ¿de qué manera las han ido implementando? ¿Cómo han funcionado? ¿Qué ventajas e inconvenientes se han ido encontrando por el camino? Son muchas las preguntas que nos podemos hacer, y si entramos a valorar precisamente la formación de los profesores para trabajar con ellas, más aún.

            Lo que está claro es que la constante transformación de las tecnologías ha provocado que surja un nuevo tipo de espacios comunicativos, mucho más singulares y personales. Ya en 1968, se hablaba del concepto “aldea global” apodado por McLuhan en 1968 en su libro “ Guerra y paz en la aldea global”. Con este término McLuhan apodaba la sociedad futura en la que todos estarían comunicados

            La “aldea global” de la que hablaba McLuhan en 1968 en “Guerra y paz en la Aldea Global”, parece que se hizo realidad. Utilizaba este término para denominar una sociedad futura que estaría intercomunicada mediante herramientas tecnológicas. McLuhan no llegó a conocer la red actual, pero ya intuía estos aspectos. Además hablaba de que se formaría una dependencia tecnológica en al sociedad, nada más lejos de la actual realidad, en donde pasamos cada día más tiempo pegados al teléfono móvil y al ordenador.

            Para que exista una buena formación en nuevas tecnologías en las escuelas, deben darse dos condiciones: la primera, disponibilidad de los nuevos medios en cada rincón del país, cosa que con la crisis actual se ve inviable, ya que se prefiere destinar el dinero a otras cosas antes que a la vital educación de la cual luego derivan un buen porcentaje de los problemas sociales; y en segundo lugar el poder actuar de manera comunicativa con ellos. Pero estas dos condiciones no son generalizables. Las nuevas tecnologías no acercan los mundos como nos hacen ver los medios de comunicación a través de su engañosa publicidad, sino que cada vez los separan más, y a un ritmo escalofriante, aumentando el abismo existente entre los países desarrollados y el 3er mundo, aunque ya casi existe un 4º.

            La enseñanza no es ajena a estos cambios, aunque su tradicional resistencia a toda innovación, hace que estos sean muy lentos. Es necesaria una nueva concepción de la educación que no escapa a la influencia de la renovada ideología social.  Como ha ido ocurriendo tradicinalmente en la historia, la escuela siempre ha ido quedando un paso atrás de la realidad, no da respuesta inmediata a los alumnos del presente. Se supone que la escuela debe preparar y formar para acceder a la vida y a un trabajo, pero el actual sistema educativo hace aguas en muchos aspectos. Mientras los sistemas productivos avanzan, evolucionan y se adaptan a las exigencias del mercado, la educación se queda estancada, y a veces incluso parece que da pasos hacia atrás debido a las diferentes ideologías partidistas de los que se presupone, deberían llevarnos por el buen camino del trabajo, la esperanza y la progresión.

            Nos quedamos anclados en otra realidad, y cada vez va aumentando más y más la deficitaria situación en la que nos encontramos. Ante los nuevos modos de comunicarnos, van asociados nuevos modos de enseñar, y por consiguiente, nuevos modos de aprender. Actualizarse o morir, esa es la realidad que todos vivimos actualmente. Pero siguiendo en el ámbito educativo, que es el que nos concierne, el alumno ha de cambiar también su rol y buscar ser más activo en la construcción de su propio aprendizaje. De poco sirve ya, el alumno pasota que se limita a asimilar información, sino que debe tener ambición por indagar, inquietudes, capacidad crítica, ser reflexivo, creativo, investigador. A su vez, el profesor debe tratar de canalizar estas habilidades, de manera que la participación en el aula fluya, los alumnos se sientan motivados por aprender, y los conocimientos se adquieran a través de diferentes variables de aprendizaje. Se abandona el concepto de profesor como mero ejecutor de planes elaborados por técnicos (ajenos la mayoría de veces al contexto escolar) en favor de la innovación, de una renovada imagen como profesional que hace que juegue un papel activo en el diseño de situaciones específicas de enseñanza.

 

¿Estamos tan lejos de lo ideal? ¿Cuánto tardarán “los que mandan” en darse cuenta de que la educación es fundamental?  Demasiadas preguntas, y pocas respuestas.

 

Webgrafía utilizada:

http://www.e-faro.info/Imagenes/CHISTES/WChmes02/Acudits2010/100322.educat.1x1.ordenador.en.clase.jpg ( Consultada a 10-10-13)

http://www.uib.es/depart/gte/medina.html ( Consultada a 13-10-13)

Comentarios

  • Cristina Herrera Madrid

    Estoy de acuerdo en lo que dices sobre que el sistema educativo actual en general parece no incentivar la educación incluyendo las nuevas tecnologías, parece que siempre va un paso por detrás. Me parece increíble y significativo todo esto teniendo en cuenta el "supuesto" carácter integrador de la escuela de aquellas innovaciones con las que contamos hoy en día. Quizás esto sea por el carácter conservador que tiene la escuela de igual forma.

    No sé si los "que mandan" se habrán dado cuenta, pero desde luego si lo han hecho están ignorando el tema muy bien. La situación es complicada y habría que encontrar una manera de conservar la educación (lo que realmente necesitamos) e innovar para que la educación sea algo vivo/dinámico y no estático.

  • Brais Corral Otero

    Sí, la "ignorancia disimulada" la tienen a la orden del día, yo hasta apostaría que realizan cursos de formación en la misma jeje. Totalmente de acuerdo con tu aportación, muchas gracias, y esperemos que poco a poco como pedagogos tengamos un papel importante en esa reforma que necesita nuestra educación en general, y nuestro sistema educativo en particular.