Pedagog@s en formación

Pedagog@s en formación

Pedagog@s en formación que aprovechan para aprender cada ocasión, por pequeña que sea

Educar...¿fácil o difícil?

El tema que debatimos el otro día en clase, si la labor de educar era fácil o difícil merece una entrada:

             Nos dividimos al azar en dos grupos, unos a favor de la facilidad de enseñar, y otros en contra, para tratar de ver las diferentes perspectivas que podían surgir desde los dos lados. En nuestro caso nos toco defender la postura de que educar era una tarea fácil, lo cual resulto mucho más sencillo de lo que podíamos pensar en un principio.

Nos dedicamos a tratar de satirizar esta profesión defendiendo posturas extremistas a cerca de que educar consistía simplemente en transmitir unos conocimientos ya establecidos, con una fundamentación científica, y haciendo repetir a los alumnos dicha información. Además este trabajo resultaba aún más fácil gracias a los libros de texto y los de soluciones del profesor, ya que estos dan las pautas de trabajo al mismo. Otro de los argumentos a favor de esta propuesta era la defensa del profesor como una figura que sólo tenía que transmitir conocimientos, ya que las familias debían ser las encargadas en formar en valores, actitudes, etc . En resumen, educar es sencillo, ya que no se requiere mucho esfuerzo con todas las facilidades que se nos proporcionan actualmente. Nuestras intervenciones eran más cómicas, que realistas.

            En cambio, los defensores de la educación como una tarea difícil trataban de defender la dificultad en base a la atención de necesidades educativas específicas, así como adaptarse al diferente alumnado y los diferentes contextos educativos. Además  se desmentía la postura del otro lado, diciendo que este trabajo no era solo labor en el aula si no que conllevaba muchas horas de preparación y procesos de adaptación constante a pesar de realizar todos los años las mismas tareas. La educación está en continuo cambio y no se puede quedar uno parado, sino que requiere un esfuerzo, dedicación, vocación que no todos tienen. No puede enseñar cualquiera, se necesitan unas nociones específicas. Otro de los argumentos que surgieron fue, que la educación es mucho más que meros conocimientos, y que no se quedaba enmarcada en el horario de clases. Defendieron además la importancia y dificultad del trabajo con las familias y con la sociedad en general.

            El debate al comienzo partía sólo del lado de lo fácil, aunque poco a poco los compañeros situados en el otro grupo que al principio se veían muy amenazados y abrumados por nuestros comentarios, fueron tratando de rebatir nuestros argumentos. Fue una actividad muy interesante, y sacó ese punto innovador de nosotros, para encontrar como argumentar una cosa en la que lógicamente, no creemos.

 

Opiniones personales de ambos miembros del grupo sobre la actividad:

Sara:   

            Hay que poner atención  en la dificultad de defender esta postura a pesar de que era la idea que domina en la clase. Cuando te encuentras en la postura de defender algo que te parece importante en un ambiente formal (defender la educación en una clase de formación) hace que te pongas más crítico con tus propias argumentaciones y tengas temor a tus propias intervenciones. Todo esto me parece importante dejarlo claro, ya que por propias experiencias en debates o rol playing en clase en las que me tocó defender el trabajo de un pedagogo frente a gente que tenía otras posturas tan extremistas, me resultó muy complicado y me generaba una sensación de falta de confianza para intervenir; y sin embargo en este debate al ser yo la que tenía una postura diferente a la mía me sentí cómoda (aun que auto avergonzada a veces de mis intervenciones).

            Me gustan este tipo de actividades y creo que nos sirven para aprender a defendernos en la realidad cuando encontremos gente con opiniones tan dispares, ya que debemos saber cómo respetar sus ideas, pero sin embargo sin olvidarnos de dejar clara la realidad y desmentir estereotipos. Así mismo, como metodología creo que es muy interesante y dinámica, de la cual se pueden extraer un montón de lecturas e información.

 

Brais:

            Sin duda este tipo de actividades que nos hacen crear esa empatía para ponernos en el lugar de los demás, siempre sacan lo mejor de nosotros (en ambas posiciones), ya que para poder defender algo en lo que no crees, también debes de ponerle un esfuerzo a la hora de pensar en que argumentaciones apoyarte. Estas actividades pueden hacerse sobre multitud de temas, y son muy de nuestro agrado, ya que nos hacen participar de una manera activa, son muy dinámicas y como tú bien apuntas, podemos sacar muchas lecturas de ellas. Llevamos nuestra imaginación hasta límites insospechados, y eso hace que nuestras neuronas trabajen tratando de contrarrestar las propuestas del otro grupo, y haciendo que el debate sea fluido, interesante y dinamizador.

            Yo personalmente me sentí relativamente cómodo, es decir, por un lado me sentía mal por lo que estaba defendiendo, lógicamente no entra dentro de mi pensamiento; pero por otro lado era cómodo, ya que tenías esa libertad de poder desinhibirte sin complejos, aunque lo que estuvieses diciendo careciese de rigor y argumentación. Sin duda, apoyo este tipo de dinámicas en las clases interactivas, se puede aprender mucho si se reflexiona sobre ellas, y se sacan conclusiones de lo que dan de sí.