Escuelas Steve Jobs

   

    

Hace ya un tiempo, leí una noticia en la que se recogía una nueva idea de colegio en Holanda. Esta se basa en la substitución de los libros y demás material habitual en las aulas, por ipads. Se pretende preparar al alumnado para el futuro a través de una educación diferente. Las innovaciones que se llevarán a a cabo, además del uso de ipads, serán un horario totalmente flexible, ya que la escuela permanece abierta todas las semanas del año y los padres pueden decidir cuando enviar a sus hijos a las aulas, así como encuentros virtuales a modo de “recreos” en los que reunirse en la red con compañeros y profesores, así como la idea de “aprendizaje virtual”, defendiendo que no es necesario asistir al centro para aprender.

Al igual que las demás escuelas públicas, las “Escuelas Steve Jobs” corren a cargo del Estado. Dependiendo del reparto del presupuesto anual, en algunos centros los ipads son totalmente gratuítos y en otros los padres deben pagarlos mensualmente.

A través del trabajo con los ipads se pretende despertar la creatividad del alumnado, partiendo de que dentro de una tableta encuentran infinidad de material reunido en un mismo lugar. Pueden explotar sus ideas a través de diferentes formatos (vídeo, texto, presentaciones, etc.) y compartirlas con el resto del grupo. Además pueden trabajar desde casa, ya que permanecen en contacto con sus profesores, que en estas escuelas pasan a llamarse “entrenadores”.

Los profesores o “entrenadores” dejan de ser transmisores de conocimientos e información y asumen un papel de acompañantes y guías, permitiendo que el alumnado goce de más libertad y asuman un papel más activo y participativo en su proceso de aprendizaje. Por supuesto, estos profesores deben contar con una formación en tecnología que les permita solucionar cualquier problema que pueda surgir en el proceso, conociendo totalmente el uso de los aparatos que se emplean.

En mi opinión, es una buena idea el hecho de innovar y proponer la creación de escuelas totalmente diferentes a las que hasta ahora han existido, así como educar para una sociedad más actual con vistas a un futuro mucho más tecnológico. Considero que poder elegir el horario y el tiempo de vacaciones un gran avance, ya que rompe con la monotonía y la férrea estructura de las clases habituales y permite organizarse en función de intereses propios y no prefijados por otra persona. En último lugar, valoro la opción de contar en la tableta con los contenidos o temas tratados en el aula y con el asesoramiento de los profesores, ya que, en el caso de no haber acudido a clase por cualquier motivo, no se pierde materia.

Sin embargo, tengo mis reticencias al respecto. En primer lugar, considero que no es oportuno unir una escuela pública a una marca (Apple en este caso). Está bien contar con la tecnología, ¿pero hasta que punto beneficia al alumnado estar suscritos a una marca?

Por otra parte, no creo que sea lo más correcto dedicar el 100% del tiempo al uso de tecnología en el aula. Creo que lo ideal sería mantener un tiempo para las tareas habituales, que sin duda también requieren entrenamiento y trabajo. Para terminar, opino que la interacción entre los alumnos es muy beneficiosa, y la individualización en el trabajo que supone este método limita mucho las relaciones, por lo que a pesar de nacer con la idea de “escuela del futuro”, debería someterse a ciertas reglas que aseguren no sólo un éxito individual de cada alumno, sino también uno grupal.

 

 


 

 Webgrafía:

20 minutos. Recuperado el 22/10/13 de http://www.20minutos.es/noticia/1902604/0/holanda-estrena/escuelas-steve-jobs/ipad-rey/

Educación Tecnológica (Blogspot). Recuperado el 22/10/13 de http://villaves56.blogspot.com.es/2013/08/proyecto-escuelas-steve-jobs-cambiando.html#.UmaTTRAbR8E

Comentarios

  • Lara Camiña Martínez

    ¡Muy interesante!

    Comparto lo que dices sobre la individualización del trabajo con los alumnos y la dedicación total del tiempo en el aula al uso de las tecnologías. Por otro lado, creo que la idea no es del todo mala. Dejando a un lado marcas, etc. y centrándonos en la idea y el formato así como en las posibilidades que puede ofrecer, creo que se le puede sacar mucho partido. Es muy importante que los maestros no se limiten a utilizar como único material los libros de texto que muchas veces no son adecuados ni están contextualizados a las realidades del alumnado; pero para esto ¿qué es necesario? Principalmente dotación económica por supuesto. Además necesitamos que los maestros no sólo estén al tanto de su funcionamiento sino que estén lo suficientemente formados y capacitados para aprovechar las posibilidades de este nuevo formato de material para el aprendizaje.

    ¡Un saludo!