Práctica: Análisis y comparación de la LOE/LOMCE

AUTORÍA:

MARTA VALCÁRCEL RUBINOS

PATRICIA ROMERO REY                                                           

Análisis y comparación de la LOE (2/2006) y la LOMCE

1. Introducción

            En esta tercera práctica indagaremos información sobre la ley educativa LOE y el proyecto de ley, LOMCE en relación a lo que la formación del profesorado se refiere, además haremos una comparativa y valoración crítica de las mismas. Comenzaremos por analizar la todavía ley educativa vigente y luego nos adentraremos en la próxima ley educativa considerada en muchos aspectos una reforma de la LOE. Nuestro objetivo no es otro que dar a conocer aspectos clave de las leyes en relación con la materia “Formación y Desarrollo Profesional del Profesorado” además de aportar nuestras consideraciones hacia estas.

2. Ley Orgánica de Educación

            En esta ley se observa un apartado dedicado exclusivamente al profesorado, más concretamente, el Título III “Profesorado”. Éste está integrado por cuatro capítulos en los que se tratan diversos aspectos relacionados con este colectivo, que son los que se plasman en el siguiente cuadro y que explicaremos a continuación.

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

 

Funciones

del

profesorado

 

Profesorado

 de las distintas

enseñanzas

 

Formación

del

profesorado

 

 

Reconocimiento,

apoyo y valoración del

 profesorado

 

 

            El capítulo I hace mención a aquellas funciones que el profesorado debe desarrollar, destacando su cometido en la programación y las enseñanzas de cada área, la atención al completo desarrollo del alumnado, la promoción y participación de actividades complementarias y extraescolares, la contribución respecto a crear un clima dentro de valores como la tolerancia y la participación, la información periódica a las familias, la coordinación de las actividades docentes, la participación en las actividades del centro y en los planes de evaluación, la investigación continua y el trabajo en equipo.

            Por tanto se le imponen una serie de competencias que deben adquirir, entre las que destacamos las siguientes:

  • Conocer las áreas curriculares de la Educación Primaria, la relación interdisciplinar entre ellas, los criterios de evaluación y el cuerpo de conocimientos didácticos en torno a los procedimientos de enseñanza y aprendizaje respectivos.
  • Diseñar, planificar y evaluar procesos de enseñanza y aprendizaje, tanto individualmente como en colaboración.
  • Abordar con eficacia situaciones de aprendizaje de lenguas en contextos multiculturales y plurilingües.
  • Diseñar y regular espacios de aprendizaje en contextos de diversidad y que atiendan a la igualdad de género, a la equidad y al respeto a los derechos humanos.
  • Fomentar la convivencia en el aula y fuera de ella, resolver problemas de disciplina y contribuir a la resolución pacífica de conflictos.
  • Conocer la organización de los colegios de educación primaria y la diversidad de acciones que comprende su funcionamiento. Desempeñar las funciones de tutoría y de orientación con los estudiantes y sus familias, atendiendo las singulares necesidades educativas de los estudiantes.
  • Colaborar con los distintos sectores de la comunidad educativa y del entorno social.
  • Mantener una relación crítica y autónoma respecto de los saberes, los valores y las instituciones sociales públicas y privadas
  • Reflexionar sobre las prácticas de aula para innovar y mejorar la labor docente.
  • Conocer y aplicar en las aulas las tecnologías de la información y de la comunicación
  • Comprender la función, las posibilidades y los límites de la educación en la sociedad actual y las competencias fundamentales que afectan a los colegios de educación primaria y a sus profesionales.

El capítulo II abarca AL profesorado en las distintas enseñanzas, así es que se divide en ocho artículos en los que abarca las etapas de Educación Infantil, Primaria, Secundaria obligatoria y Bachiller, Formación Profesional, Enseñanzas Artísticas, Enseñanza de idiomas, Enseñanzas Deportivas y Educación para personas adultas.

Como podemos ver le dan una gran cabida a todas las etapas educativas, señalando en el tipo de profesorado que debe impartir cada una de ellas. Por ejemplo en el artículo 94 “Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachiller”, recalcan:

“ Para impartir las enseñanzas de educación secundaria obligatoria y de bachillerato será necesario tener el título de Licenciado, Ingeniero o Arquitecto, o el título de Grado equivalente, además de la formación pedagógica y didáctica de nivel de Postgrado, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 100 de la presente Ley, sin perjuicio de la habilitación de otras titulaciones que, a efectos de docencia pudiera establecer el Gobierno para determinadas áreas, previa consulta a las Comunidades Autónomas” (LOE, 2006/17183)

Por otro lado, el capítulo III, ya se refiere a algo específico de los docentes, a la formación. Así es, que engloba un artículo dedicado a la formación inicial, otro a la incorporación de la docencia en centros públicos, otro a la formación permanente y otro a la formación permanente del profesorado en centros públicos. En cada una de estos artículos se dan las pautas necesarias para la consecución de los tipos de formación, resaltando aquellos requisitos que deben poseer los docentes. Así por ejemplo, en el artículo 102 “Formación permanente” se dice:

“1. La formación permanente constituye un derecho y una obligación de todo el profesorado y una responsabilidad de las Administraciones educativas y de los propios centros.

2. Los programas de formación permanente, deberán contemplar la adecuación de los conocimientos y métodos a la evolución de las ciencias y de las didácticas específicas, así como todos aquellos aspectos de coordinación, orientación, tutoría, atención educativa a la diversidad y organización encaminadas a mejorar la calidad de la enseñanza y el funcionamiento de los centros. Asimismo, deberán incluir formación específica en materia de igualdad en los términos establecidos en el artículo siete de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

3. Las Administraciones educativas promoverán la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación y la formación en lenguas extranjeras de todo el profesorado, independientemente de su especialidad, estableciendo programas específicos de formación en este ámbito. Igualmente, les corresponde fomentar programas de investigación e innovación.

4. El Ministerio de Educación y Ciencia podrá ofrecer programas de formación permanente de carácter estatal, dirigidos a profesores de todas las enseñanzas reguladas en la presente Ley y establecer, a tal efecto, los convenios oportunos con las instituciones correspondientes “(LOE, 2006/17184-17185).

            Y por último, se incluye el capítulo IV en el que se aborda el reconocimiento, apoyo y valoración del profesorado, el cual está compuesto por tres artículos; reconocimiento y apoyo del profesorado, medidas para el profesorado de centros públicos y evaluación de la función pública docente. En cada uno de éstos apartados se alude al papel de las Administraciones Educativas, respecto a las funciones que deben desempeñar. Es decir, aquellas medidas que deben adoptar, cuales son los aspectos por los que deben de velar, a cuales le prestarán atención y favorecerán, y que planEs deben elaborar. Por ejemplo en el artículo 104 “Reconocimiento y apoyo al profesorado”, se dispone lo siguiente:

 “1. Las Administraciones educativas velarán por que el profesado reciba el trato, la consideración y el respeto acordes con la importancia social de su tarea.

 2. Las Administraciones educativas prestarán una atención prioritaria a la mejora de las condiciones en que el profesorado realiza su trabajo y al estímulo de una creciente consideración y reconocimiento social de la función docente”. (LOE, 2006/17185)

            Dicho esto, percibimos que el Título III se refiere al profesorado de manera directa y explicita, tocando muchas de las cuestiones que tienen una importancia imprescindible para este colectivo. Lo que no sucede en la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOCME), pero que vendrá explicado en el siguiente apartado de este análisis y también en la comparación que haremos de ambas leyes.

            También es importante recalcar, que hay otro título que se dirige a los profesores de manera más indirecta, que es el Título IV denominado “Participación, autonomía y gobierno de los centros”. Es verdad, que está dedicado en su mayor sentido a los centros educativos, tocando puntos como su participación, su autonomía, sus órganos colegiados y su coordinación, su dirección, etc. Pero el capítulo III, “Órganos colegiados de gobierno y coordinación docente de los centros públicos”, más concretamente la sección segunda del claustro de profesores, está destinada a los docentes, ya que como bien plasma la ley   “El claustro de profesores es el órgano propio de participación de los profesores en el gobierno del centro y tiene la responsabilidad de planificar, coordinar, informar y, en su caso, decidir sobre todos los aspectos educativos del centro (LOE, 2006/17190).

            En este epígrafe se hace alusión a las competencias que el claustro de profesores debe poner en práctica, como pueden ser (LOE, 2006/17190):

  • Fijar los criterios referentes a la orientación, la tutoría, la evaluación y la recuperación de los alumnos
  • Promover iniciativas en el ámbito de la experimentación y de la investigación pedagógica y en la formación
  • Analizar y valorar el funcionamiento general del centro, la evolución del rendimiento escolar y los resultados de las evaluaciones internas y externas en las que participe el centro.
  •  Conocer la resolución de conflictos disciplinarios y la imposición de sanciones y velar por que éstas se atengan a la normativa vigente
  • Proponer medidas e iniciativas que favorezcan la convivencia en el centro.

Después de haber hecho este estudio y poner en examen dicha ley, estamos en condiciones de decir que ésta tiene en cuenta la importancia del colectivo del profesorado para la consecución de una buena educación. Se da el lugar que ocupa el profesorado, o por lo menos no se olvidan de él, sino que tienen presente el papel clave que desempeñan para conseguir la calidad educativa deseada.

      Para dar por finalizada esta primera parte de dicha análisis, incluimos unas frases que hemos recogido de una noticia publicada en la página de La Voz del Tajo (2011), que nos han parecido claras y sencillas para entender lo que se proponía la LOE. La noticia se titula “La formación del profesorado en la LOE” y el autor es José Cardona (os dejamos el link en la webgrafía):

“La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (BOE número 106, de 4 de mayo) postula la educación como el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, indispensable en la sociedad postmoderna (Preámbulo); sociedad que viene caracterizada por la importancia cada vez mayor del conocimiento y la información.

En una fase previa a su elaboración y promulgación (concretamente, en septiembre de 2004), el MEC publicó el documento titulado “Una educación de calidad para todos y entre todos”, donde dejaba claros dos de los principios subyacentes a la nueva concepción educativa a implantar desde la nueva Ley: los de calidad y equidad (por otra parte, ya contemplados en la norma orgánica anterior, LOCE).

Como la Ley Orgánica precedente, la potenciación del esfuerzo constituye, también, uno de los principios sustentadores de la presente, aunque explícitamente ésta implica a centros y profesores, que deberán esforzarse por construir entornos de aprendizaje ricos, motivadores y exigentes, construcción con claras connotaciones a la función docente y a la actualización de los conocimientos para ejercerla.

Tanto la flexibilidad del sistema como la mayor autonomía a los centros, que aquí se prometen, implica la existencia de un profesorado comprometido y debidamente formado, lo que obliga a una revisión de la formación inicial de los mismos y, muy especialmente, de su formación permanente, y exige, según se afirma en el propio texto legal, un compromiso de las administraciones educativas para facilitarla desde un modelo ligado a la práctica educativa en aulas y centros. Es por esto, que la Ley que analizamos, al relacionar los principios de la educación que concibe, incorpora algunos muy relacionados con el desarrollo profesional de los profesores, y que son: a) La consideración de la función docente como factor esencial de calidad de la educación, b) El reconocimiento social del profesorado y el apoyo a su tarea, y c) El fomento y la promoción de la investigación, la experimentación y la innovación educativa.

Tras la regulación de la inicial en el Artículo 100, es en el 102 donde se aborda la formación permanente, concebida como un derecho y un deber del docente, así como una responsabilidad de las distintas Administraciones educativas y de las propias instituciones de enseñanza. El último de los artículos citados, en sus apartados dos y tres, dispone en síntesis: a) Los programas de formación permanente deberán contemplar la adecuación de los conocimientos y métodos a la evolución de las ciencias y de las didácticas específicas, y b) Las Administraciones educativas promoverán la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación, y la formación en lenguas extranjeras de todo el profesorado”

3. Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE)

            Partiendo de que la LOMCE es una reforma de la LOE, descubrimos que el apartado del profesorado no se toca en sentido directo, pero analizando profundamente la ley, descubrimos aspectos que influyen directamente a este sector profesional.

            Para comenzar creemos oportuno destacar que esta reforma educativa se afianza a un ideal; “…La calidad educativa debe medirse en función del “output” (resultado de los estudiantes) y no del “input” (niveles de inversión, número de profesores, número de centros, etc.) Partiendo de este dato, y haciendo un breve inciso en la explicación de la ley, nos preguntamos ¿Estos factores no están íntimamente ligados?

            Por otra parte tenemos aspectos educativos que defiende la LOMCE y que tocan transversalmente al tema del profesorado. Tal como el tema aumento de la ratio del alumnado por profesor y la cancelación de los desdobles de dos profesores para una misma materia. Pero también repercutirán en este sector aspectos como ;

  • Los directores de los centros educativos podrán elegir al profesorado.
  • Art.27 El Consejo Escolar es un órgano consultivo de Centro. Por lo tanto, el Consejo Escolar deja de ser un órgano de decisión.
  • Los profesores podrán ser destinados a etapas y especialidades que nos corresponde a justificación de la necesidad de la Admón.
  • Los puestos vacantes en los centros concertados serán anunciadas de modo público.
  • Aumento del número de horas lectivas en las materias troncales (Lenguas, Ciencia y Matemáticas) y disminución de  las horas del resto de materias.
  • El profesor no decide la evaluación del alumnado, sino agentes externos encargados de la realización de las reválidas.
  • Empeoramiento de la imagen del profesor al no otorgarle poder de decisión.

 Cabe destacar además el tema de que la autonomía tanto a nivel docencia como a nivel de centro desciende. Se convierte pues en un sistema educativo que tiende a un modelo centralizado.

 “Las Administraciones educativas potenciarán y promoverán la autonomía de los centros de forma que sus recursos económicos, materiales y humanos puedan adecuarse a los planes de trabajo y organización que elaboren, una vez que sean convenientemente evaluados y valorados. Los centros sostenidos con fondos públicos deberán rendir cuentas a las Administraciones educativas de las actuaciones realizadas y de los recursos utilizados en desarrollo de su autonomía”.

 Como podemos observar en puntos como los aquí expresados, la modificación de  ley influye más en las nuevas funciones del profesorado que en la formación de estos como profesionales.  Es más hasta se puede comprobar cómo estos son olvidados totalmente por este anteproyecto de ley.  Aunque aparta justificaciones de ello como: “Esta ley adquirirá sentido con el desarrollo de una futura ley sobre la función docente”

 El Gobierno no solo se preocupa de no formar a los profesionales, sino que amplía la posibilidad de cambiar al profesorado de enseñanzas, niveles y etapas, en función de  necesidades del momento. Es decir, la valoración de la enseñanza se determina en función de la economía del país. “La realización de las acciones de calidad educativa estará sometida a rendición de cuentas por el centro docente.”

Por otro lado también es digno de subrayar el tema de que se exige expertos con dominio de lenguas extranjeras, mientras no tengan competencias aquellos profesores a los que les corresponde la docencia de la materia. (No hace mención a actuaciones de formación para estos).

 “Para cada curso escolar, las Administraciones educativas podrán excepcionalmente, mientras exista insuficiencia de personal docente con competencias lingüísticas suficientes, incorporar expertos con dominio de lenguas extranjeras, nacionales o extranjeros, como profesores en programas bilingües o plurilingües, atendiendo a las necesidades de programación de la enseñanza para el desarrollo del plurilingüismo a que se refiere la disposición final novena de esta ley orgánica”

 A esto último se contrapone la idea de “Racionalización de la oferta educativa”, en el sentido de que a cada materia le corresponderá un docente. Por otro lado también se puede relacionar el tema de la contratación de expertos, para la implantación de las TIC en los centros escolares.

 Todo ello desacredita a la formación del profesorado, asique a continuación haremos una comparación  exhaustiva de ambas leyes educativas en relación a esta temática.

 4. Comparación

Como bien comentamos antes la LOMCE no es una ley propiamente dicha, sino que es un anteproyecto, es decir, la modificación de alguno de los puntos que incluía la anterior ley, la LOE.

Una de las diferencias corresponde al tema de la diversidad, puesto que la LOE la atendía como la consecución para el éxito escolar de todos y de conciliar la calidad de la educacióloe y lomce.pngn con la equidad, mientras la LOCME afirma que la naturaleza del talento difiere de un estudiante a otro, por lo que es misión del Sistema Educativo reconocer dichos talentos y potenciarlos. Ya se le incluye una misión distinta al profesorado, puesto que es uno de los agentes del Sistema Educativo.

Por otro lado, la LOE señala la educación como el medio más adecuado para construir su personalidad, conformar su propia identidad personal y configurar su comprensión de la realidad, integrando la dimensión cognoscitiva, la afectiva y la axiológica. Mientras que la LOCME se centra en la esfera individual, destacando que supone facilitar el desarrollo personal y la integración social. Así, la primera se centra más en los valores en la educación sentando las bases de la función docente en éstos, y la segunda se centra en la educación mercantilista y utilitarista, entendiéndola como un factor dependiente de los recursos económicos y enfocándose en los resultados. Por tanto, está “reclamando” al profesorado una evaluación basada en los resultados y no es los procesos, educando según los principios del sistema económico actual.

También considera la educación como un marco de competición entre los individuos, por lo que está pidiendo al profesorado basarse en este principio dejando de lado la cooperación y compromiso personal de todos, y ratificando más las diferencias entre los alumnos, los cuales son considerados como mercancía.

 Es decir, la LOE señala una función social de la educación, integrado por los principios de equidad, inclusión, cohesión social y ejercicio de la ciudadanía democrática, pero la LOCME enfatiza en la competitividad, la movilidad social, la integración y la empleabilidad, sin mencionar siquiera la equidad. Está cambiando totalmente la manera en que los docentes se deben presentar ante la educación y ante los alumnos, cambiando sus metodologías de aprendizaje.

Aquí también jugaría importancia la excelencia relacionada con la idea de perfección y las características sobresalientes. Entonces aquellos que no consigan la excelencia ¿qué pasara con ellos? Estaría, de igual manera, relacionado con la calidad, que según la LOCME es aquella que se mide por el resultado académico de los estudiantes mediante pruebas externas, decidiendo el futuro del alumnado en  base a los resultados que obtenga. Esto conlleva al cambio que anteriormente mencionados, de modificar la práctica educativa en tanto que a enseñar y aprender, lo que supone un problema al docente a la hora de saber cómo dar clase según las condiciones que instaura dicha ley.

Lo que supone grandes objeciones por parte del docente, puesto que en cierta medida, se restringe la metodología a la forma de aplicar y organizar, es decidir nada de motivación al alumno y nada de acercamiento a la realidad. Se da un visión de formatos prefabricados que restrinjan la práctica en la aula, cuando es lo que venimos demandado.

Por otro lado, la LOCME señala que la lengua castellana o la lengua cooficial sólo se utilizarán como apoyo en el proceso de aprendizaje de la lengua extranjera, priorizando la comprensión y la expresión oral. No se tiene en cuenta las habilidades que el profesorado tiene atente esta lengua, ni tampoco la formación insuficiente ante el mismo campo.

De la misma manera, se alude la individualización a la hora de realizar las evaluaciones al alumnado, por lo que el docente tendrá que realizar un cambio a la hora de realizarlas, pero no teniendo tampoco presente la opinión de los mismos, pues supuestamente las “reválidas” las harán las Administraciones Educativas.

Aquí se refiere también a la escasa autonomía que se le va a dar al profesorado y también al alumnado, poniendo un sesgo a la hora de analizar las necesidades o peculiaridades de los alumnos, puesto que no serán tenidas casi en cuenta, y mucho menos sino consideran imprescindible la opinión acerca de esto de un colectivo que está en constante contacto con los educandos.

Del mismo modo, es necesario señalar que el artículo 127 “Competencias del Consejo Escolar”, ya mencionado en el apartado dos de este análisis, se suprimen y disminuyen muchas de ellas, lo que provoca una escasa toma de decisiones por parte de los docentes.

En definitiva, la LOE vino proponiendo un Sistema Educativo flexible que facilitará un aprendizaje a lo largo de la vida basado en el principio de una educación común con atención a la diversidad y con conexiones entre los distintos tipos de enseñanza y formaciones. Y la LOCME utiliza una estructura educativa en abanico con opciones divergentes hacia las que se canaliza al alumnado en función de su fortaleza y aspiraciones.

La primera toma un  modelo de tronco único, con una diversidad de vías y vuelta entre la formación y la vida activa, y la segunda  un modelo ramificado que provoca la segregación de los alumnos no solo por capacidades sino por sexo, de hecho una de las propuestas de la LOMCE es la separación de niños y niñas. Siendo otro punto fuerte de esta ley  la separación del profesorado a la hora de trabajar, en función de generar mayor esfuerzo individual que repercuta en exigir el máximo resultado a los educandos.

5. Opinión y valoración personal.

            Con todo este análisis queremos dejar plasmado la poca atención injustificada que se plasma en las leyes educativas actuales, en materia de formación al profesorado. Y decimos actuales, porque en reformas educativas pasadas, como por ejemplo en la Ley General de Educación (1970), se incluyeron mayores mejoras laborales y profesionales para el profesorado que en la actual LOMCE, como puede ser el sistema de jubilaciones de este sector.

Realmente nuestro pensamiento se centra en la idea de que cualquier reforma que no cuente con el respaldo de los profesionales de la enseñanza, será un fracaso. Ya que son estos los que convierten la teoría en práctica, los que en sí le dan sentido a  cualquier ley educativa.

Por ello estamos desconformes con muchos puntos de la LOMCE, partiendo de la incoherencia que supone que una ley educativa parta de un consenso político, no educativo. Al contrario de lo que debería ser, no se tuvo en cuenta las opiniones o valorizaciones del profesorado o de cualquier otra vertebración de la Comunidad Educativa. En numerosas ocasiones el anteproyecto, hace mención a Informes Educativos como el “Informe PISA” desprestigiando la actual labor educativa del país, a través de  palabras como “los pobres resultados obtenidos”. Ello nos hace formularnos una pregunta ¿Qué es un problema de resultado o de proceso? Parece que el gobierno lo tiene claro, pues ni indaga en descubrir porque los escolares no tienen los resultados estimados. Nosotras pensamos que no es tal la importancia de un resultado como el proceso educativo del sistema escolar en sus diferentes niveles. Y en ese proceso, el profesorado es la clave. De hecho en países como en Finlandia, Noruega o Holanda, la valorización de estos profesionales es total, ya que son agentes imprescindibles para gestionar la educación en el país. En nuestro caso, al darle cada vez menos voz y voto al profesorado, lo único que estamos haciendo es atrasarnos como sistema educativo, pues ignoramos el principal agente que gestiona dicho sistema.

 También esto nos condiciona al desprestigio del profesorado en su papel educativo, como si este ya no estuviera suficientemente desprestigiado. No podemos permitir que esto siga ocurriendo, la contradicción de nombrar a un profesor  una entidad de autoridad, se contradice con la infravaloración que esta reforma educativa le otorga.

Bajo nuestro criterio, no solo no se preocupa de su formación, sino que los interpreta como meras herramientas de actuación.  Al no dedicarle un apartado al profesorado en el anteproyecto, debemos suponer que se acepta lo que ya explicamos en la LOE sobre la interpretación de estos.

 Sin embargo, nos surgen muchas cuestiones, en cuanto a participación e innovación se refiere, pues al ser tan controlados, estos no tienen autonomía ni tiempo para invertir en la mejora de sus métodos de enseñanza. Por ejemplo, a la hora de adquirir competencias lingüísticas, al haber mayor ratio de alumnado, mayores horas lectivas y menores sueldos, ¿Cómo invertirán en formarse? La desmotivación por la enseñanza, puede aumentar y lo que es peor el estrés en esta profesión puede pasar factura al conjunto de los escolares, repercutiendo en los resultados académicos que tanto preocupan a las estadísticas y al gobierno.

Con todo ello, queremos valorar a la próxima ley educativa como una modificación que no sólo empeora el sistema educativo vigente, sino que nos hace retroceder en la historia en cuanto al derecho de todo escolar a una educación de calidad, ya que subordina y determina dicha educación al sistema económico y al  ideario político del momento. De hecho, uno de los principales problemas en nuestro sistema educativos, es la dependencia de la ideología política. De manera que al no establecer unas leyes que aseguren el sistema imparcial a una ideología, hace que la educación esté al servicio de los vaivenes de la política.

Aquí os dejamos un vídeo ilustrativo en referencia a esta temática:

 

 

 Webgrafía empleada

http://www.lavozdeltajo.com/noticia.asp?ref=1282 (Consultada el día 23/10/2013)

http://www.boe.es/boe/dias/2006/05/04/pdfs/A17158-17207.pdf (Consultada el día 24/10/2013)

http://www.e-torredebabel.com/leyes/LOE/LOE-Titulo-III-Profesorado.htm (Consultada el día 23/10/2013)

http://www.fe.ccoo.es/comunes/recursos/25/1476431-Ver_Estudio.pdf (Consultada el día 25/10/2013)

http://www.redeseducacion.net/articulos/Materiales/Lomce/COMPARACI%C3%93N%20LOE%20LOMCE%20DIFERENCIAS.pdf (Consultada el día 25/10/2013)

http://lomcesegovia.wordpress.com/documentacion-3/ (Consultado el día 26/10/2013)

http://estudiantesenmovimiento.org/wp-content/uploads/2013/01/An%C3%A1lisis-LOMCE1.pdf (Consultado el día 26/10/2013)

http://www.concejoeducativo.org/article.php?id_article=520 (Consultado el día 26/10/2013)

(Consultado el día 26/10/2013)