¿De dónde viene la crisis de la profesión docente? Gimeno Sacristán.

  ¿De dónde viene la crisis de la profesión docente?

 

            En la pasada clase expositiva, se nos mando como tarea leer el documento de “¿De dónde viene la crisis de la profesión docente?” de José Gimeno Sacristán, para luego hacer la técnica de la pecera y resaltar aquellas ideas principales y debatirlas. Así es que me pareció oportuno dedicar una entrada a este escrito para plasmar la trama, el ingenio o los ideales que se presentan en el, desde mi punto de vista, y después poder compararlo con aquello que se suscite en clase.

            La primera idea que exprimo del texto es que si realmente se considera que el profesorado debería tener un papel más activo para salir de la crisis que hay en el sistema educativo español, ya se debería partir de su aportación para establecer las reformas más adecuadas y que dan respuesta a las necesidades de formación de nuestra sociedad. ¿Pero porque esto no es así? ¿Están fallando los roles asignados a los sindicatos de profesores? Personalmente considero que se deberían establecer mecanismos de diálogo, primero con la Consellería de Educación de cada comunidad y segundo mismo llegar a las causas que nos permitan alcanzar al ministro de educación Pues las reformas educativas deberían ser llevadas a cabo por figuras del propio entorno educativo, y no deberían salir ni recaer en alguien ajeno a él.

            Por otra parte, extraje la idea de que la crisis lleva asociada un desprestigio de la labor docente, que en muchos casos puede conllevar a una falta de compromiso e implicación, más allá, del cumplimiento de la jornada laboral y por el cambio o por la mejora del ambiente que se vive en un centro educativo y aula.

            También se hace alusión al concepto de contenidos y competencias “Algunos elementos desestabilizan, como la sustitución de contenidos por competencias”. Aquí podríamos hacer alusión que es a partir de la Ley Orgánica de Educación (2006) cuando se empieza a hablar de competencias básicas, mientras que antes se fijaban unos objetivos para conseguir unos contenidos, los cuales englobaban aspectos conceptuales, procedimentales y actitudinales, a través de un tratamiento transversal de los valores. Y ahora, como dije antes, se habla de competencia en el área de matemáticas, de competencia en el área de lengua, etc. Pero pienso que una cosa lleva implícita otra, pues ¿Cómo se puede enseñar a un alumno competencias sin contenidos? ¿Cómo podemos saber cuando acaba una competencia y empieza un contenido, o a la inversa? Creo que realmente no se sabe la diferencia del todo entre ambos conceptos, imponiéndole algo al profesorado que no está bien definido y limitado. Además de que no se le suministra el asesoramiento necesario, compartiendo la idea de Gimeno cuando dice que al profesorado se le da a entender que los contenidos no son tan importantes y las competencias sí, pero no se dice cómo proceder para conseguirlas. Esto es algo totalmente contradictorio, es como mandar a un niño tejer un jersey si antes no le hemos enseñado la técnica necesaria para poder confeccionarlo de la manera correcta.

            De igual manera se habla de la deslegitimación del profesorado,Dicen que somos la octava potencia económica del mundo, pero estamos en unos de los países docentee crisis.jpgde la Unión Europea, que menos formación da a sus maestros o maestras. Y además, nos permitimos tener un profesorado de Secundaria con un prácticamente nula formación pedagógica, lo que lo deja desarmado totalmente para afrontar problemas que se acumulan en la ESO”. Esto está haciendo alusión a algo que venimos mostrando diariamente en nuestros portafolios, de que los profesores tienen conocimientos básicos sobre su área determinada pero no tienen actitudes psicológicas ni pedagógicas para impartir una clase, no sabiendo llegar con totalidad a sus alumnos. Menciona la falta de preparación sólida a la hora de enseñar a los futuros profesores, la necesidad de una buena formación inicial y permanente.

            Y para explicar esto también utiliza la comparación de los médicos con los profesores, y los pacientes con los alumnos “[…] podríamos concluir que la literatura acerca del profesorado respecto de la que trata el alumnado es casi tres veces más frecuente que la del médico respecto del paciente. En medicina, podría decirse que preocupan más los enfermos, y en educación, nos ocupamos más de los docentes”. Nunca nos cuestionamos, o pocas veces, la labor del médico, cuando en realidad éste pasa menos tiempo con su paciente que un profesor con su alumno. ¿Entonces porqué se da esta situación? Pienso que por el sistema de formación, pues los médicos reciben una buena formación base considerándolos como infalibles ¿Pero qué sucede con el profesorado? ¿Qué pasa con su formación?

            Otro aspecto plasmado es el estancamiento, pues no hay un sistema de promoción para dejar impartir otros roles para los cuales, supuestamente, no hemos sido formados. Y este estancamiento produce desmotivación. Lo que quiero decir es que, por ejemplo, una profesora formada en el ámbito de las necesidades educativas especiales va a estar siempre ligada a ese ámbito, poniendo en práctica roles destinados a ello, no pudiendo medrar en otros aspectos. Y esto lo expresa el autor cuando dice “contamos con un sistema de promoción de profesorado basado en la antigüedad y en la recolección de justificantes de haber asistido a cursos de lo más variado, pero sin ningún contraste de su práctica ni coherencia con las necesidades más urgentes”. El profesorado tiene que apuntarse en los más diversos cursos para salir de su práctica habitual. Pues como indica Gimeno “Son profesionales que no conocerán en toda su vida activa otra actividad y otro contexto que estar en las aulas, lo cual los predispone, precisamente, para enfrentarse con la sociedad que se está fraguando”.

            Por otro lado, se nombra el sistema de concurso oposición para poder llegar a ser docente: “Vemos jóvenes bien preparados que aspiran a la docencia y se ven excluidos porque se les ponen por delante los que ya están de alguna manera dentro, sin estarlo”. Se habla de los interinos y de aquellos que entran en las listas por primera vez. Se está criticando la forma continua de estas listas, cuando deberían ser nuevas a medida que se van haciendo las oposiciones, se deberían regenerar, no suponiendo que una vez que entras vas estar siempre allí. Si tanto se habla de igualdad de oportunidades, ¿de verdad con esto estamos lo estamos a aplicar?  Yo creo que esto deja una imagen inhóspita y poco acogedora de un valor que siempre se reclama, pero que en verdad no se profundiza en él ni se llevan a cabo medidas para que todos tengan las mismas oportunidades de acceso al mundo de la docencia.

           libros.pngSe añade “ […] Se les ha tratado como si fuesen figuras frágiles, como sujetos con alma dedicada, colaboradores de la divinidad, sustitutos de las familias, pilares de la patria, personalidades elegidas y peculiares […] guardianes de la infancia, actores y colaboradores de las revoluciones, mártires por causas diversas […]”. Me pregunto ¿Cuándo se les está exigiendo al profesorado? ¿Qué recursos se les dan para conseguir lo que se les pide? Esto es lo que se dice en la cita que mencioné antes. Se le pide una multitud de funciones, cuando ni siquiera se tienen en cuenta a la hora de elaborar una ley de la educación. No se les dan los recursos necesarios pero al mismo tiempo cuando se produce fracaso escolar se les nombra como los principales responsables. Cuando bien sabemos que los roles de los alumnos y de los padres están en continuo cambio. Se idealiza al profesor, puesto que tiene que ser esto… tiene que ser esto otro…, pero esto también les incumbe, esto de igual manera es responsabilidad suya… ¿Qué está pasando realmente?

              Esto va ligado cuando se pronuncia el concepto del “educador nato”, definiéndolo como un ser perfecto cuando acumule los atributos propios de la orientación social, estética y religiosa de la personalidad. Esta concepción ya la he tocado yo en alguna de mis publicaciones, no desde esta perspectiva, la cual lo enfoca como siendo una causa más de la idealización del profesorado.

            Igualmente, se trata el contenido en relación con los medios de comunicación: “En la sociedad mediática, las noticias si son buenas no son noticia y el boca a boca que sirve a la difusión de las que no lo son constituye el fundamento barómetro acerca del estado preocupante de la educación. Los problemas agrandados, los juicios infundados […], han dado una imagen catastrófica del estado de la educación […]”. Como todos bien sabemos, los medios de comunicación se aprovechan de los malestares o de las cosas malas que pasan en educación, enfatizan de manera dura e incrédula la cuestión de la docencia, dejando mal parados a los profesores a los que se le achacan numerosos problemas. Pero no se mencionan aquellas cosas servibles y provechosas que se están logrando, pues hemos avanzado mucho si echamos una mirada al pasado. ¿Pero porqué esto no es noticia? La  mayoría de las noticias educativas son esporádicas y puntuales, con una presencia mayor de los hechos excepcionales y extraordinarios que no de los acontecimientos habituales, circunstancia que contribuye a representar una imagen parcial y tergiversada de la realidad. Como dice Luhmann (2000) “la estructura “a priori” de las noticias y reportajes consiste en que necesariamente tiene que resaltar la anormalidad social y dejar fuera del foco la normalidad. Se trata, pues, del silencio de la realidad imperturbable”.

            Lo que se está queriendo enfatizar es que la educación no tiene un status sólido y permanente en los medios de educación, ni tampoco el status o la consideración profesional del periodista que cubre la noticia es muy alta, ya que en muchos medios no existe un especialista en la materia. La cuestión recae en que si se ha avanzado mucho al hablar de educación en los medios televisivos, por ejemplo, pero yo me quedo con la duda de si se informa realmente más sobre educación, pues no es uno de los focos prioritarios y la opinión pública no está bien informada, lo que puede llevar a engaños y manipulación. Dando lugar a la configuración de una imagen deformada de la realidad educativa, donde sólo se muestra una parte de ésta, utilizando una información incompleta, desequilibrada y poco consciente.

            Esto que estoy criticando y reflejando se resume en la siguiente cita de Armentia y Caminos (2003):

“Cuanto más negativas sean las consecuencias de un hecho, más posibilidades tiene de ser noticia, cuando más cruento y sólido es el espectáculo, mayor es el valor de la noticia”

            De ahí que se diga que la educación es algo contrafáctico, como un condicionante contrario a los hechos, como condicionantes incumplidos o como condicionantes subjetivos. Lo que interpreto yo de esta aclaración, es que los adolescentes tienen intereses que no están del todo plasmados en el sistema educativo, pues la sociedad avanza a pasos agigantados, pero la educación queda relegada de este desenvolvimiento. Es decir, en la docencia se proporciona una formación básica basada en las universitarias pero nos quedamos cortos, por ejemplo, en formación profesional. Lo que quiero decir, es que la sociedad está a demandar cada vez más electricistas, carpinteros, fontaneros… cuando no se está preparando tanto para esto, dando así la imagen de una necesaria reconstrucción de la FP.

            Uno de los términos nombrado es la “sociedad del riesgo o de la complejidad de Ulrich Beck (2006). El entiende la sociedad del riesgo como aquella para evitar, canalizar los riesgos y los peligros producidos en el proceso de modernización y limitarlos y repartirlos para que no obstaculicen la modernización ni sobrepasen los límites de lo soportable. Define al riesgo como una oportunidad del mercado, en el cual existen afectados y beneficiados. Yo pienso que alude al riesgo como algo presente en la sociedad a nivel global y local, siendo invisible. El cual modifica las clases sociales, el mercado laboral, la familia, los roles sociales, es decir, el estilo de vida en sí mismo. Habla de la pérdida de la clase social, siendo reemplazada por el individuo. En definitiva, supone que la percepción del riesgo se encuentra vinculada a una necesidad de consumo.

           Si nos centramos más en el texto, se alude a que el profesorado debe aprender a sentirse en crisis en la medida en que sus funciones se desempeñan en contextos inestables y sometidos a cambio. Lo que entiendo yo, es que se habla de la necesidad de actualización del docente, proponiendo no sólo actualizarse cuando la sociedad este en plena metamorfosis, sino siempre.

           También se menciona el término de excelencia “Cómo compaginar la excelencia con la justicia y la importancia de la inclusión social en la educación obligatoria”, como un talento o cualidad de lo que es extraordinariamente bueno y también de lo que excede las normas ordinarias, como un objetivo para el estándar de rendimiento. Pero además engloba el tema de una sociedad multiétnica y multicultural, al señalar la necesaria inclusión social, debido a la diversidad de las necesidades y particularidades presentes en los alumnos. De ahí, que se relegue la idea de un proyecto unitario de formación cuando no todos somos iguales, y por tanto no necesitamos el mismo apoyo o sostén.

          Después de haber hecho este análisis pormenorizado y exhaustivo del documento de Gimeno y de dar mi opinión acerca de cada una de sus ideas, me gustaría añadir un vídeo de Jordi Évole emitido en la sexta, en el que hace una comparación del sistema educativo finlandés y el sistema educativo español.

          Como podemos observar una vez visto el vídeo, se comentan muchas de los aspectos tratados en el documento que he tratado en esta publicación, temas como los que presento en el cuadro siguiente y que a continuación explicaré.

El papel que juegan los padres y los profesores en la docencia.

El prestigio social que tienen los profesores ante la sociedad.

Una sociedad meramente cambiante.

Ratio/alumno.

Igualdad de oportunidades.

Alumnos con necesidades específicas de apoyo.

Abandono escolar.

Tipo de escuelas (públicas, privadas, gueto, gratuítas)

El papel de los docentes en las reformas educativas.

El bilingüismo

            El vídeo comienza hablando de los padres, más concretamente de la desvinculación de este colectivo con respecto a la educación de sus hijos dejándola en las manos de los profesores. Y para ello plasman la situación de una madre la cual nos dice que la visión que tienen algunos padres sobre el tiempo que pasan con sus hijos o el asistir a las reuniones que convocan los profesores para hablar de la educación de sus hijos es considerada como “poco profesional”.

              Después habla del prestigio social de los profesores, recalcando que no la tienen y que una de las causas de esa situación es el poco apoyo recibido por parte de los padres, los cuales deberían considerar a los docentes como personas que están haciendo una cosa importante para sus hijos, puesto que si no es así difícilmente van a conseguir una buena consideración social y profesional, si se les cuestiona todo lo que hacen.

             A continuación Jordi Évole compara el sistema educativo finlandés con el español, y una de las cosas que más me llamo la atención es que en Finlandia todos los niños tienen las mismas oportunidades, y si no las tienen, el mismo sistema educativo se encarga de tratar de igualarlas, ofreciendo formación a los padres para que puedan ayudar a sus hijos en casa. Y esto aquí es indispensable, lo que ocasiona que haya un 30% de fracaso escolar, mientras en Finlandia es de un 0,2%.

            Por otra parte, allí no hay escuelas privadas o de pago, casi todas son públicas y todas funcionan bien. Concretamente, un 98% son colegios públicos y no hay escuelas gueto, cuestión contraria a España donde las escuelas privadas son más y tienen un gran reconocimiento, ya por la importancia que los políticos le dan. Haciendo así una distinción de las escuelas de élite y las que no. Esto sumando al hecho de que en Finlandia las escuelas son totalmente gratuitas incluyendo el material escolar y los comedores.

            Uno de los aspectos más sobresalientes que destaco del vídeo, es que la educación es una cuestión de estado siendo vista la enseñanza a largo plazo. Es decir, las reformas educativas son llevadas a cabo por los propios docentes, y en ellas no se meten cuestiones de ideología y política. En Finlandia los centros no notan los cambios que suceden en el gobierno y esto es lo que reclama Gimeno en su texto.

            La educación en Finlandia es extrapolable a España, porque ese sistema educativo tiene sentido en una sociedad bien educada y respetuosa, donde los niños son lo más importante, donde su educación es el pilar básico porque ellos son el futuro. Se produce una controversia con lo que dice Gimeno, de que en España nos centramos más en el profesorado que en el alumnado.

            Para finalizar esta entrada, os animo a que veáis el vídeo, puesto que es muy interesante todo lo que se comenta en él y mucho más si queremos enfatizar aquellos puntos fuertes que se destacan en el documento de Gimeno, el cuál considero muy bueno y con un alto contenido pedagógico, ya que me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas y criticar otras tantas.

Lo tratado en clase....

            El pasado miércoles 6-11-2013, se llevó a cabo en clase la técnica de la pecera teniendo como análisis este texto que analizo anteriormente. Durante la realización de la técnica, surgieron ideas que yo no había interiorizado de la misma manera. Ideas que fueron generadas después de la exposición de los peces y de los tiburones, lo que contribuyo a generar un rico debate sobre lo que se trata en dicho documento. Así es que ahora me propongo incluir los temas que no introduje cuando he realizado esta publicación más personal.

Las opiniones con las que me quedo después de haber presenciado y participado en la discusión son:

- Nunca hay demasiada teoría, señalando el lema “cabezas no bien hechas si no bien llenas”. Aquí me gustaría decir que si es verdad que nunca es suficiente la teoría que nos proporcionan, pero también hay que tener en cuenta que con tanta teoría ¿con que nos quedamos? Mucha teoría junta tampoco tiene un buen fundamento o provecho, sino que es importante la calidad de dicha teoría y, por supuesto, siempre compaginada con la práctica. Pues es ahí donde le vemos la verdadera utilidad.

- Unida a la teoría salió el tema de cuáles son los criterios con los que debemos analizar la práctica, pues estamos a menudo hablando de la importancia de una y otra, siendo su vinculación necesaria. Pero me pregunto cuales son eses criterios. Lo que es una reflexión interesante.

Los profesores no necesitan tanta formación como apoyos. Hoy en día los docentes, como todos bien sabemos, no cuentan con el apoyo necesario para ayudarles en su tarea de educar y enseñar, pero pienso que  este apoyo también debe estar ligado a la formación. Pues ¿cómo se puede mejorar en formación si no se apoya a la formación permanente del profesorado? Este no debe ser sólo proporcionado una vez que los profesores están ejerciendo su práctica profesional, sino mucho antes cuando se están formando como tales.

-  En relación con la anterior, estaría el hecho de aprender por imitación. Ante esto me gustaría señalar que un aprender basado en el modelaje no es una buena práctica puesto que de alguna manera estaría restringida, sería observada en vez de reforzada.  Por tanto aprender es algo más que observar, que aprender de lo que hacen los demás, lo cual es un hecho importante pero no sólo un medio del aprendizaje.

-  Otra idea fue que el sistema no nos permite crecer en el sentido crítico, y es una afirmación muy acertada. Se nos impone o se prefiere una pasividad abrumante en lugar de una reflexión profunda y colectiva, un ser creativo ante las cuestiones que se nos presentan en la sociedad. Pienso que para avanzar y actualizarse debemos ser buenos críticos, saber defender nuestras posiciones y que estás sean escuchadas.

-  ¿Cuánto importa la educación? Ha sido una de las preguntas formuladas en clase. Si analizamos las estadísticas vemos que no ocupa en primer ni el segundo lugar, sino que está debajo de estos puestos siendo más importantes la corrupción o la política. ¿De verdad nos interesa más las cuestiones políticas que la propia educación de  la sociedad? Para mí es algo inverosímil pues ¿qué sería de la sociedad sin educación¿ ¿A qué fondo llegaríamos con esto? Sin educación no hay conocimiento, no hay actualización, no hay aprendizaje, ni enseñanza… Para mí todo gira en torno a este pilar, el cual considero imprescindible teniendo que estar presente en la preocupación de la gente.

-  ¿Dónde queda la sensibilidad educativa? Asimismo, se ha hablado de esto, aspecto que la mayoría de las veces no se tiene demasiado en cuenta a la hora de enseñar y de formarse.

Éstas han sido los asuntos o ideales con los que me he quedado de esta discusión y controversia, unidas a las que ya anteriormente había extraído del texto y de las cuales hice mi reflexión.

 

Bibliografía y webgrafía empleada

Beck, Ulrich (2006). La sociedad del riesgo. Barcelona: Paidós.

Carbonell, Jaume et Tort, Antoni (2006). La educación y su representación en los medios. Madrid: Morata

Gimeno, José (2007). ¿De dónde viene la crisis de la profesión docente? Barcelona: Cuadernos de pedagogía.        Recuperado de http://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&frm=1&source=web&cd=2&ved=0CDkQFjAB&url=http%3A%2F%2Fstellae.usc.es%2Fred%2Ffile%2Fdownload%2F42906&ei=An1uUoTbII6N0wXzlICACg&usg=AFQjCNEEkgS1ij10SP49__QQfUQG0qkQ3g&sig2=mRzv-kF7oyCY0ppv1GGdYw&bvm=bv.55123115,d.d2k

(Consultado el día 28/10/2013)