El profesorado

Comenzaré esta entrada en mi Blog recordando que la idiosincrasia de la educación conlleva a la necesidad de que el profesorado adapte sus estrategias y metodologías a todos los elementos que intervienen en el contexto social y escolar siendo necesario replantear tanto los contenidos de la formación como la metodología con que estos se transmiten en la formación inicial del profesorado.

Las funciones del profesorado las podemos dividir en tres ámbitos interdependientes: el profesor en relación con el entorno no escolar, el docente debe conocer el contexto que rodea al centro escolar del que forma parte para de esta manera poder integrar su cultura, costumbres, lengua…; el profesor en relación con la escuela como institución, es decir, participando en aspectos organizativos, de gestión, docentes…; el profesor en relación con el alumno y el grupo-clase, es decir, conocer las características y necesidades de su alumnado para programar las actividades a realizar a lo largo del curso.

Observando la formación y la innovación desde un punto de vista práctico, podemos sacar como conclusión que la mayor parte de los miembros del sistema educativo consideran la innovación como la introducción de las nuevas tecnologías en los centros escolares (Internet, vídeos, pizarras digitales…) sin tener en cuenta que la innovación también atañe a la organización y coordinación de los centros, como puede ser el caso de los agrupamientos flexibles… Una innovación que acostumbra presentar las siguientes características: originalidad, reflexión, análisis crítico, especificidad del contexto… Para llevar a cabo dicha innovación es necesario que los docentes muestren una serie de actitudes positivas hacia el cambio y adopten propuestas integradoras en sus aulas.

Para esto, el profesorado debe participar activa y críticamente a través de un proceso dinámico y flexible desde en centro educativo, elaborando proyectos y materiales curriculares, desarrollando currículos de forma descentralizada, etc. No debemos olvidarnos que para esta formación existen numerosos problemas que pueden actuar como barreras frente al cambio:

  • La falta de comunicación entre el profesorado en los Claustros: lo que se pretende es que en cada centro escolar exista una interacción directa entre todos los miembros del claustro y para esto se forma un equipo pedagógico, en Galicia conocido como Comisión de Coordinación Pedagóxica, encargado de participar en el aprendizaje y en la educación en el sentido más amplio.
  • El aislamiento de los proyectos en el marco institucional a causa de la sobrecarga de tareas y funciones a realizar, la pérdida del poder adquisitivo…, acciones que provocan la desmotivación del profesorado (como he comentado en alguno de mis Blogs anteriores) provocando en ellos frustración, desencanto, desconcierto…
  • La no vinculación entre la formación y un proyecto global de centro.

image