A.P.U. - Asociación de Pedagogos Unidos

A.P.U. - Asociación de Pedagogos Unidos

Si enseñamos a los estudiantes de hoy como enseñamos ayer, les estamos robando el mañana. - John Dewey

LOE vs LOMCE. El profesorado.

imageLa LOE o Ley Orgánica de Educación fue promulgada el 3 de mayo de 2006 y ha estado vigente hasta el 2013. Fue aprobada en el congreso de los diputados con el voto positivo de PSOE, CIU, ERC, PNV, ICV, CC y EA. Contó con la abstención de BNG, IU, CHA y NB y con el voto en contra del PP.

Parte del objetivo de adecuar la regulación legal de la educación no universitaria a la realidad en España, atendiendo a las etapas de educación infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato, formación profesional, de idiomas, artísticas, deportivas, de adultos, bajo unos principios de calidad de la educación que atiendan a todo el alumnado, garantizando la equidad y la igualdad de oportunidades.

La LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa) diseñada por los responsables del ámbito de la educación del nuevo gobierno liderado con mayoría absoluta del Partido Popular. Esta se basa en los principios defendidos por dicho partido y busca entre otras, la supuesta mejora de la calidad de la educación. Concretamente busca formar a los alumnos para el mercado laboral y la búsqueda de empleo; la homogeneización entre las comunidades autónomas (equidad) y el descenso de las tasas de abandono y fracaso (calidad) poniendo como objetivo alcanzar el nivel del resto de países de la unión europea y por útimo busca la eficacia mediante el aprovechamiento real de los recursos en el momento actual de crisis en el que nos encontramos.

En base al exhaustivo análisis entre las dos leyes comprobamos que la LOMCE no reformula específicamente el apartado dirigido al profesorado, por lo tanto centrándonos en las repercusiones que tendrían sobre el profesorado y su labor como docentes el resto de las reformas, observamos ciertos aspectos que le afectan directamente.image

A modo general, la reforma educativa no contempla una mejora laboral o profesional de ningún modo con respecto al profesorado, además tampoco existe un sistema de jubilación específico ni referencia a la jubilación voluntaria por parte del docente.

Por un lado, la reducción de inversión en educación afecta directamente al profesorado porque aumenta el número de despidos entre los maestros, lo que conlleva a que haya menos profesores para más alumnado. Por lo que se aumenta el número de horas lectivas que van a tener que cubrir los docentes y se verá también aumentada la ratio profesor/alumno. Existe, asimismo, la posibilidad de que los profesionales tengan que ocuparse de materias o áreas que no son de su competencia si el centro así lo requiere.

Por otro lado la gran centralización que supone la LOMCE les permite cambiar las enseñanzas, los niveles y las etapas educativas eliminando su carácter excepcional en las plantillas estables de los centros y se reservarán el desplazar al profesorado forzosamente a otro destino. También el profesorado pierde peso en la elección del director del centro educativo ya no se le permite votar a través del Consejo Escolar que pasa a ser un Órgano Consultivo y, es más, este director es el que va a tener total poder de elección en la plantilla de docentes y autonomía para adaptar los recursos humanos, pasando a ser el único órgano decisorio del centro.

Existe una gran desconfianza hacia el maestro en tanto que le conceden más peso a los resultados y existen más evaluaciones externas dirigidas a los alumnos: a saber, 6º de Primaria, 4º de ESO y 2º de Bachillerato, pero estas pruebas serán calificadas por agentes externos, es decir, profesores externos al centro educativo de referencia, incluso profesores del área privada que no hayan opositado, serán los que evalúen a los alumnos.

Para finalizar, con la LOMCE se fomenta la competencia entre centros y profesionales a través de la publicaciones de los resultados obtenidos en las pruebas externas según indicadores educativos comunes, sirviendo éstas para crear una clasificación de los mismos.

"La experiencia histórica reciente demuestra que una reforma que no cuente con el respaldo de los profesionales de la enseñanza estará abocada al fracaso ya que es precisamente este colectivo quien ha de ponerla en marcha."

Webgrafía:

 

Autores:

Nerea Bastón Martínez

Jorge Boga Martínez

Lara Camiña Martínez

José María Jueguen Barcala