Pedagog@s en formación

Pedagog@s en formación

Pedagog@s en formación que aprovechan para aprender cada ocasión, por pequeña que sea

Análisis del profesorado LOEvsLOMCE

Para comenzar el análisis de la actual ley educativa LOMCE (ley Orgánica de la Mejora Educativa) es necesario conocer el contexto en la que esta se encuentra y las diferencias con la ley educativa anterior, la LOE (Ley Orgánica de Educación).

 La LOE (Ley Orgánica de Educación) fue promovida por el PSOE, y aprobada el 3 de Mayo de 2006. En ella se manifiesta una clara voluntad por mejorar la calidad de la educación y buscar la convergencia con los países más avanzados, en especial los pertenecientes a la Unión Europea. Aluden entre otros aspectos para la consecución de los objetivos, a la autonomía de los centros, a la evaluación externa y a la rendición de cuentas, aunque las medidas concretas que proponen en algunos casos, son opuestas a estos. En estos aspectos, se muestra en consonancia con la LOMCE ( Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa) promovida por el PP, y aprobada recientemente, el 10 de Octubre de 2013. Aunque entre las dos, existen diferencias notables ya en el propio preámbulo de las mismas.

La diferencia principal que se aprecia, responde al enfoque que ambas tienen. Por un lado, la LOE se presenta con un preámbulo explícito, preciso, respondiendo a un sentido inclusivo de la educación. Mientras que la LOMCE, en cambio, muestra un preámbulo muy general, abierto, y se adentra en un enfoque competitivo, en la individualización y segregación, y claramente se basa más en la integración, que en la inclusión.

Por otro lado, la LOE hacía referencia a la atención a la diversidad para conseguir el éxito escolar de todos, tratando de manera cercana, la equidad, como un punto importante. La LOMCE en cambio, prefiere obviar la equidad y los problemas, y centrarse en el elitismo, diciendo que la misión del Sistema Educativo es reconocer a los talentos y potenciarlos. Trata por lo tanto, de ir segregando a medida que se va aumentando el nivel, de manera que al final sólo llegan a la universidad aquellos que estén más cerca de la excelencia, mientras que el alumnado que muestre algún tipo de dificultad se canalizara por otra vía, restringiéndole sus posibilidades en lugar de tratar de ayudarle a mejorar desde un principio. Enfatiza la competitividad, la individualización, la movilidad social, la integración y la empleabilidad. La definición que hace de la educación es mercantilista y utilitarista.

Otro punto interesante a comentar, es el hecho de que en el preámbulo, la LOMCE habla de pensamiento crítico, de saber comunicar, de la creatividad…pero…¿ Por qué no se hace referencia a la  cooperación, la solidaridad o la implicación social?. Además se dedican a justificarse a través de datos del informe PISA, un informe que realmente evalúa lo que quiere y sin tener en cuenta muchas variables y factores.

En lo referente al profesorado, la LOMCE no modifica ninguno de sus artículos, ni siquiera matizándolos. La LOE le dedica un título entero (Título III) que consta de cuatro capítulos, con un total de 15 artículos. En estos se tratan diferentes temas del profesorado como son sus funciones (entre las que destacan la programación y enseñanza, la evaluación, orientación, tutorías, atención al desarrollo, coordinación, etc., siempre con “colaboración y trabajo en equipo” Art.91.2), las tipologías de docentes según el nivel educativo, la formación del profesorado (centrándose en la inicial y dando solo unas nociones de la permanente en base a tratar de garantizar el acceso) y lo que ellos denominan como el “reconocimiento, apoyo y valoración del profesorado”. Sobre todo destacar este último capítulo, que trata de explicar cómo se pretende dar prestigio a la figura del docente desde la administración (lo que se contrapone con la realidad en la cual la administración no tiene en cuenta ni valora a los docentes para tomar sus decisiones o realizar cambios en lo referente a todo el sistema educativo, entre otros ejemplos).

Por lo tanto, se deduce que la actual ley educativa va a seguir manteniendo lo establecido anteriormente en relación al profesorado, pero sin embargo, al modificar otras condiciones (ya como se dijo antes hasta modifica el planteamiento de la idea de educación) va a modificar la realidad del profesorado en su trabajo. Todo esto se observa tras el exhaustivo análisis del resto de la ley, buscando el trasfondo en muchas ocasiones a las iniciativas que se implantan. Así mismo destacar la ausencia de nuevos planteamientos o iniciativas que mejoren la labor del docente, ni su realidad en cuanto a la formación del profesorado.

Una de las cuestiones que más destaca es el marcado centralismo en el que se asienta la LOMCE, lo cual limita de manera exagerada la labor de los docentes (que no partía precisamente de una posición muy liberal, si no todo lo contrario). En muchos ejemplos se puede observar como las modificaciones de los artículos son en base a otorgar poderes a las Administraciones y retirárselo a los centros (decisión de las materias, tiempos del uso de los diferentes idiomas, etc.). Esto no hace más que remarcar la falta de autonomía y valor de los docentes y los centros, siendo estos simplemente los que deban llevar a cabo las exigencias del gobierno pero a los cuales no se les da poder de actuación y decisión, y mucho menos se les consulta para la toma de decisiones en el sistema. Todo esto choca con la idea que se da en los artículos que explicamos antes del reconocimiento, apoyo y valoración del profesorado, que en la práctica real se ve desprestigiado, menospreciado y censurado para llevar a cabo su labor con la mayor calidad.

El consejo escolar, una de los órganos de participación del profesorado, pasa a ser con la LOMCE, un órgano meramente consultorio, que evalúa y propone diferentes medidas, pero a la que se le quita el poder de aprobar los proyectos y las normas del centro. Esto, como ya veníamos hablando, limita aún más la participación de los docentes en multitud de ámbitos, en este caso en cuestión de toma de decisiones y aumentando el poder de las administraciones para ello.

Otro de los temas que también reflejan la falta de valor de los docentes son los mecanismos de evaluación externos que fijan la nueva ley a nivel nacional. Así mismo, estos no solo van a evaluar el sistema, si no que ahora se les permite que puedan realizar listas de evaluación de los diferentes centros (lo que lleva más aún a la ya citada competitividad que busca la LOMCE)

La LOMCE, además, da el poder a las administraciones para la movilidad de docentes, tanto en lo referente a desplazamientos entre los centros, como de materias o especialidad. Todo esto no es más que otra medida en la que marca la gran cantidad de poder que el gobierno tiene sobre los docentes y como no se busca precisamente la creación de un entorno saludable y confortable, donde poder llevar a cabo la labor educativa en los parámetros óptimos de calidad.

Otro de los puntos a destacar es la posibilidad del aumento del ratio de alumnos por profesor en las aulas, donde, gracias a la nueva ley, se podrá incrementar en un 10%. Todo eso dificulta aún más la labor de los docentes, que en lugar de realizar su trabajo en condiciones óptimas para ofrecer un sistema educativo de calidad, se ven ante la labor de dar las clases de la manera que les sea posible adaptándose a la realidad de los centros.

Masificación en las aulas

Como conclusión final, podemos decir por lo tanto, que la LOMCE, queda bastante alejada de la realidad social. Nos encontramos en  una difícil situación, ya que con la crisis actual se están sucediendo un sinfín de hechos que provocan un agravamiento de la situación de la educación. Nos referimos en especial a los recortes, en material, en personal, en plazas, en la reducción de sustitutos etc. Todos estos aspectos derivan en problemas, como el aumento de carga docente acompañado de un recorte de sueldo, el aumento de la ratio de alumnado pro profesor etc. En este sentido, introducir una ley, que se basa especialmente como hemos citado, en un centralismo muy marcado, en la búsqueda del elitismo, de la competitividad, de la individualización, y la excelencia, hace que en lugar de dar un paso adelante, continuemos dando varios pasos hacia atrás.

No podemos pretender mejorar el sistema educativo, sin adecuar previamente este, a la realidad social. Cada Comunidad Autónoma debería de tener más competencias, para poder así adaptar la ley a cada contexto, y trabajar desde para resolver las problemáticas que surgen en cada uno de ellos. Si con la LOE ya eran pocas estas competencias y poderes, con la LOMCE, son todavía menos, por lo que cada vez nos complicamos más y más. No tiene lógica, pero es lo que han votado y elegido por una “mayoría absoluta” formada por ellos mismos. Del pueblo depende, defender nuestros derechos y luchar al menos por unos mínimos que nos garantizen cuando menos, cierta dignidad; o quedarnos de brazos cruzados mientras siguen campando a sus anchas y haciendo lo que quieren.

Webgrafia:

http://www.redeseducacion.net/articulos/Materiales/Lomce/COMPARACI%C3%93N%20LOE%20LOMCE%20DIFERENCIAS.pdf ( Recuperada a 03-11-2013)

http://www.periodistadigital.com/ciencia/educacion/2013/10/10/las-8-claves-de-la-lomce-la-reforma-educativa-tambien-llamada-ley-wert.shtml  (Recuperada a 04-11-13)