Nuestro sistema educativo no es un desastre.

Esta nueva entrada del blog tiene como fin la síntesis del texto que conforma el título del mismo, Nuestro sistema educativo no es un desastre. Al mismo tiempo iré realizando valoraciones del mismo a la vez que lo analizo. 

En nuestra sociedad existe una imagen catastrofista de la educación creada por los medios de comunicación y por los políticos que conforman nuestro sistema, lo que supone una "falta de reconocimiento público al trabajo cotidiano" de un gran número de personas que llevan a cabo su labor en el sistema educativo.

Esos políticos que tan mala imagen dan de la educación son los mismos que tiene una valoración de suficiente (en muchos casos inferior a esta) a la par que el sistema educativo en general y sus profesores en particular, son aspectos muy positivamente valorados a nivel social, es más, llega a ser el servicio público mejor valorado. Por lo tanto se ve claramente que existe una gran diferenciación entre las valoraciones y la imagen social del sistema educativo. Bueno, pues la respuesta sería que la educación se entiende como una "actividad utópica e ilimitada". Por el hecho de que siempre se puede mejorar, siempre se pueden alcanzar mejores calificaciones y valoraciones, nunca es suficiente lo que se consigue.

Pero esta imagen negativa que dan ambos colectivos (medios de comunicación y políticos) del sistema educativo tiene que ver con que los primeros tan solo muestran la cara negativa del lo que ocurre cada día en este sistema a pesar de que el resto sean todo avances y logros, es decir, que el correcto funcionamiento del sisteman no es noticia. Y con que los segundos, los políticos, muestran una enorme desconfianza de cara a los docentes que conforman el sistema; ambos bandos políticos critican y frustran la labor docente. Existe, según estos, un patrón de conducta en el profesorado como si los integrantes del cuerpo docente no fuesen "tan diversos en sus planteamientos personales, ideológicos y políticos como lo es nuestra sociedad". En cambio los docentes son personas que tiene que limitar la espresión de sus propias ideas para no influir en el alumno y respetar la pluralidad, llegando así a hacer pensar a sus alumnos y luego ya ellos darían su opinión. 

Existe una gran diferencia entre la expresión de opiniones especulativas y la de opiniones prácticas. El autor está en contra del adoctrinamiento en las aulas ya que supone por un lado la parcialización del contenido y la intención de lograr la adhesión de los alumnos a la ideología del profesor. En definitiva, que los maestros respetan la pluralidad y educan más que adoctrinan.

Muchas de las críticas que sufre el sistema educativo es la comparación del sistema educativo actual con el sistema educativo de los adultos de ahora, sin tener en cuenta las características diferenciadoras de los mismos que suponen la complicación de la labor docente actual. Cuando se pretendena analizar los principales probalemas del sistema educativo actual debe hacerse comparándolo con el contexto europeo en el que se encuadra, hablando en términos de tendencias internacionales. En el contexto europeo se ha pretendido cortar por lo sano utlizando leyes educativas cuando el problema está en el cambio social, existen grandes logros en los últimos treinta años que parecen no ser suficientes. 

Es claro que siempre se debe aspirar a mejorar pero esto no puede llevarse a cabo excluyendo a los alumnos con más dificultades. Los profesores deben enfrentarse día a día a retos que requieren de su superación continua y en realidad no lo están haciendo tan mal finalmente. Estos colectivos que les critican podrían echarles una mano mejor que tratar de undirlos, ya que el profesorado tienen un deber para con la sociedad contemporánea que les afecta directamente a ellos. 

image

A modo general decir que los medios de comunicación y el sistema político dan una imagen catastrofista del sistema educativo cuando la comparación de características entre el sistema educativo actual y el de unas generaciones atrás no vale para ser objetivos y dar una valoración realista del mismo, ya que el contexto y el momento son muy diferentes en ambos casos: el número de alumnos, la pluralidad de estos, la formación del profesorado, la sociedad, los recursos...

Existe una gran demagogía por parte de ambos bandos políticos en lo que se refiere al sistema educativo, ambos se tiran la pelota al tejado del otro cuando lo que en realidad están haciendo es potilizar la educación, no son conscientes de que son los principales responsables de los cambios educativos son ellos y en primer lugar depende de estos la mejora del sistema, ya que luego la labor docente es un aspecto clave. 

Pero si, el sistema educativo es enormemente criticado porque siempre se puede mejorar, pero, ¿acaso no se pueden mejorar también el resto de servicios públicos? ¿Por qué el educativo es enormemente citicado? En mi opinión este servicio es el que está conformado por más gente tanto interna como externamente influyen en un gran número de personas y a pesar de todo, a pesar de que funcione bien, lo único que se publica en los medios es la parte negativa del sistema educativo.

Por si no fuera suficiente el hecho de que los medios, que tienen gran peso, muestren esta imagen; los políticos muestran su desconfianza hacia los docentes, enclavándolos en patrones de actuación y encasillándolos cuando en realidad los docentes son muy diversos en sus opiniones, ideologías... Y a pesar de esto siempre tratan de evitar el adoctrinamiento de sus alumnos tratando de que piensen antes de dar ellos su opinión e influir activamente en los educandos, parecen no ser conscientes del gran trabajo que realizan cada día los profesores enfrentándose a la gran diversidad de alumnos con diferentes necesidades que pisan sus aulas, parecen no ser conscientes de los grandes avances que se han llevado a cabo en este gran sistema en los últimos años que tan solo se empeñan en compararlo con lo de atrás e intentar cambiarlo con leyes educativas que no van a suponer nada porque el cambio está en la sociedad y por lo tanto se va a ver reflejado en la escuela. 

Tenemos que ser conscientes de que no nos podemos amparar en la frase "los adultos del presente fuimos educados en otro sistema educativo y no acabamos de entender cómo afecta el cambio social a nuestro trabajo en las aulas", lo siento pero esta imagen es totalmente de víctima. Esta situación va a ser siempre así, generación tras generación y nosotros dentro de unos años no nos podremos amparar en decir ah no, es que yo fui educado en otro sistema educativo, lo que podemos hacer es tomar ejemplo de Hargreaves y convertirnos en catalizadores de una sociedad del conocimiento que se encuentra en constante cambio, porque nadie sabe lo que nos va a deparar el futuro, porque el sistema educativo y la sociedad son dinámicos y están en constante cambio. Si, no sabemos como van a afectar nuestras enseñanzas hasta dentro de unos años cuando veamos los resultados, pero mientras tanto podríamos intentar innovar, adaptarnos a esos cambios y, como muchos hacen ahora, conseguir cambiar ciertos aspectos que dentro de 30 años se nos agradecerán. Nunca vamos a estar formados adecuadamente para hacer frente a esos cambios sociales, porque cada vez son mayores y diferentes. 

Bibliografía:

Esteve, J.M. (2007). Nuestro sistema educativo no es un desastre. Cuadernos de Pedagogía, nº374, pp. 11-16.