Diario de clase. Día 6/11/13.

En esta sesión presencial, comenzamos hablando de que nos encontramos en el ecuador del cuatrimestre, por este motivo la profesora decidió proporcionarnos una revisión sobre el trabajo realizado por cada uno, con el fin de que ninguno de nosotros se desligara de la tarea encomendada, es decir, para que ninguno abandonáramos el camino de asesoramiento que sucesivamente vamos construyendo. Cierto es que cada uno debemos de saber en qué punto nos encontramos en cuanto a implicación personal, realización de tareas, etc. Me parece importante recordar qué estamos haciendo y reflexionar si lo estamos llevando a cabo de forma correcta. Entre estas indicaciones, la profesora también nos comentó la distinción que ella hacía sobre el hacer entradas en la red social en archivos o en blog. Desde su punto de vista los archivos se centran en trabajos de mayor profundidad, de mayor estudio, de mayor reflexión, es decir, aquellos documentos que se hacen demasiado pesados para ser subidos en blog. Recordemos en este punto que el blog debe ser una herramienta dinámica y de fácil lectura para entender el cómputo global del trabajo. Por tanto en el blog se deben hacer referencias a aspectos más puntuales, de menor tamaño y complejidad que los documentos subidos a archivos. Aún así la profesora se mostraba atenta a otras interpretaciones sobre el tema.

De esta primera parte de la sesión por tanto extraemos una serie de conclusiones importantes como por ejemplo:

-Juego entre archivos y blog.

-Que las dudas deben ser consultadas, los futuros asesores también precisan de asesoramiento.

-El 28 de diciembre comenzará la revisión del portafolio.

Por tanto como vemos, la primera parte de la sesión ha tratado sobre aspectos organizativos de la materia. Ahora bien, la segunda parte de la misma se centró en realizar una breve reflexión sobre la técnica de Acuario, analizando su desarrollo y estableciendo conclusiones a las que llegamos. A pesar de que sobre este aspecto ya he comentado mi punto de vista en un archivo en concreto, comentaré las principales aportaciones de los compañeros, sobre el análisis del desarrollo de la técnica se comentó que:

  • Hubo poco tiempo para los observadores y demasiado para el círculo interno.
  • Poca participación.
  • Falta de organización.
  • Falta de tiempo.
  • Ciertos temas poco inconexos con el texto.
  • Falta de un observador más externo encargado de realizar fotos, vídeos sobre la técnica.
  • Problema de organización del tiempo.
  • Fallo de no distribución de tiempos inicial, ni asignación de moderador.
  • Precisar más la asunción de papeles.

Si leemos todo esto parece que la técnica ha sido un desastre, lo cierto es que como he comentado en otro archivo el problema fundamental fue la organización del tiempo, pero realmente ha sido positiva para todos; evidentemente las técnicas de debate han de ser reforzadas y mejoradas, pero si no se llevan a la práctica nunca podremos establecer esta mejora.

El siguiente aspecto comentado en esta sesión presencial fue el de la colaboración, por ser el eje inexcusable de nuestra actividad como asesores. Es importante distinguir entre trabajar con e intervenir sobre. Sobre este aspecto también hablé en otro archivo titulado “Aportaciones del texto de Domingo Segovia”, ahí ofrezco mi punto de vista sobre el tema de colaboración. Hemos comentado este aspecto en la sesión con el objetivo de continuar trabajándolo, la profesora nos propuso dos cuestiones sobre las que reflexionar. La primera trata sobre conceptualizar el término colaboración, ¿qué entendemos por colaborar?; mientras que la segunda habla del cómo posibilitamos que esta colaboración se haga de forma real. Para poder reflexionar sobre este complejo aspecto, la profesora nos proporcionó cierta bibliografía de interés, sobre la que tendremos acceso próximamente en la red social Stellae. Una vez podamos acceder a ella realizaré las reflexiones pertinentes en la red social.

Para finalizar con la sesión de hoy, la profesora nos propuso una actividad interesante para reflexionar al momento:

  ¿Qué piensan futuros asesores sobre los profesores(as)?

En contestación a esta cuestión pienso que en primer lugar debemos conocerlos al llegar a un centro para saber cómo tratarlos. Yo los veo como los agentes principales para alcanzar la mejora educativa pero también veo que precisan de nuestra ayuda. Tienen una pesada carga y responsabilidad a sus espaldas debido a su trabajo y nosotros debemos de ayudarles a proseguir de forma efectiva sobre el quehacer en el centro, aspecto fundamental para poder establecer el equilibrio necesario en el funcionamiento del mismo. En este punto se ha hablado en clase de que en ocasiones el profesorado parece centrado en su aula y en sus alumnos, adoptando una postura individualista, en términos de Hargreaves (1996, 2003), aspecto que puede ser, según él, positivo ya que el individualismo permite la creatividad y negativo ya que también puede ocurrir que el profesor tema la ayuda de otro profesional del mismo estatus tratando de evitar una posible corrección o reproche sobre su quehacer docente. Pienso que a pesar de que esto ocurre, tampoco es un aspecto generalizado. Evidentemente hay profesor individualistas, pero el adquirir este proceder tampoco impide que, con tiempo, puedan ir colaborando con el asesor. Yo no veo a estos aspectos como excluyentes, aunque si es cierto que cada profesional es un mundo, y aquí ya entraríamos en aspectos sobre la cultura de cada persona y sobre las experiencias previas vividas.

Hargreaves también habla de que se pueden dar otras situaciones en le centro, a parte de la individualista; como por ejemplo la balcanización, entendiéndola como la construcción de pequeños grupos internos en el centro que impiden la colaboración con otras personas no integrantes del mismo. Según este autor, también podemos encontrarnos con la situación de colegialidad artificial, es decir, trabajar con personas con las que nunca, o muy pocas veces hemos trabajado. Finalmente, como era de esperar, este autor también nos habla sobre la colaboración, entendida como el trabajo con otros.

Debemos recordar que el fin último del profesorado es el aprendizaje de sus alumnos, este debe ser el referente de todo docente. A coalición con lo comentado también se ha hablado en clase de ciertos estereotipos como por ejemplo la creencia de que los profesores más mayores tienen metodologías de enseñanza tradicionales y que los docentes jóvenes tratan de innovar más. Evidentemente esto ocurre, con salvedades por supuesto, pero tampoco debemos ver lo tradicional como negativo ni lo innnovador como la metodología perfecta. Creo que todo debe estar compensado en cierta medida y conjugar ambas visiones, pero debemos preguntarnos, ¿por qué ciertos profesores solo tienen una visión tradicional? Evidentemente volvemos a hablar de la cultura personal, de la formación obtenida, a lo mejor esos profesores no conocen otra cosa. Nosotros como asesores debemos entender cómo piensan para poder permitir la colaboración, debemos de saber llevar a la gente con la que tratamos y esto lo sabremos hacer con base a la experiencia.

 La segunda cuestión planteada ha sido:

  ¿Qué pensamos sobre lo que piensan de nosotros como asesores los profesores?

Pienso que sobre este aspecto en la práctica nos encontramos con dos perspectivas, según lo visto personalmente en las prácticas con el Equipo de Orientación Específico el año pasado. En muchas ocasiones cuando iba con estos asesores externos a ciertos centros sentíamos que el profesorado nos veía como personas que van a decirles lo que tienen que hacer, tratando de cambiar sus prácticas docentes; desde esta perspectiva el profesorado nos veía como intrusos dentro de su ámbito de actuación; por tanto la colaboración en ocasiones resultaba difícilmente accesible. Cierto es que los profesionales del E.O.E ya sabían como encarar ciertos temas con ciertas personas al conocer los centros educativos en profundidad, de ahí mi explicación de la importancia de saber tratar a los profesionales con los que pretendemos colaborar. Otra perspectiva era la de colaboración, donde los profesores nos veían como compañeros que trataban de ayudarles y juntos tratábamos de resolver los problemas subyacentes.  

Creo que un elemento fundamental para conseguir la colaboración y el reconocimiento de nuestro trabajo por parte del profesorado es la humildad y la prudencia; siendo este último aspecto fundamental para dejar siempre las puertas abiertas y los lazos de colaboración establecidos. Continuaré trabajando en aspectos relacionados con la colaboración, ya que creo que es un aspecto complejo a la par que necesario para nuestra actividad personal y profesional. Pienso que la sesión de hoy ha dado mucho de sí, dejando abiertos interrogantes y aspectos para reflexionar, como siempre ocurre en las sesiones. Todo esto enriquecerá no solo nuestro portafolio sino nuestros conocimientos sobre el asesoramiento. Seguiremos trabajando en ello.