• Blogs
  • Alba Besada Estévez
  • El profesorado en conflicto: Visiones que emergen sobre el profesorado en el conflicto docente de...

El profesorado en conflicto: Visiones que emergen sobre el profesorado en el conflicto docente de Baleares (Parte II)

A partir de las noticias y videos analizados en la entrada anterior del blog, emergen dos visiones claramente contrapuestas del rol del profesorado en el conflicto:

1. Los medios afines ideológicamente al Govern (elmundo.es o Intereconomía) ofrecen una visión del profesorado como un colectivo privilegiado en salario y horarios laborales, manipulado por sindicatos y nacionalistas y que tan sólo promueve la huelga como medio para mantener el estatus del catalán y el suyo propio.

 

Igualmente, destacan la supuesta manipulación que los docentes hacen del alumnado encomiándole a no asistir a clase, a elaborar redacciones en contra del TIL o favoreciendo su sentimiento nacionalista y procatalanista. Así mismo, mencionan la falta de voluntad de los docentes por reciclarse y proporcionar una formación acorde con las necesidades que plantea un mundo globalizado, ofreciendo un retrato de docentes acomodados con su plaza asegurada y con una falta total de compromiso con la educación. A este respecto incluso se llega a mencionar a la minoría de docentes comprometidos que, en la enseñanza pública, llegan a recibir presiones de sus compañeros nacionalistas.

En lo que respecta a la idoneidad del TIL, los medios de derechas tienden a identificar el elevado fracaso escolar del sistema educativo balear (cercano al 40%) con el anterior modelo lingüístico (que denominan de “inmersión” catalanista). Al mismo tiempo los mismos medios asocian el TIL con la mejora de dichas cifras de fracaso escolar.

Govern_Islas Baleares.jpg

2. Por otro lado, los medios contrarios a la aplicación del TIL (mayoritariamente cercanos a los partidos de izquierdas como Público o El País) ofrecen un retrato de los docentes como profesionales comprometidos con la educación y dispuestos a perder parte de su propio salario para luchar por aquello que consideran mejor para la sociedad.

A diferencia del caso anterior, no identifican la huelga como una lucha política o de salarios sino como una batalla por tener voz propia en las decisiones que afectan a la política educativa de sus hijos. Por este motivo, mientras en el caso anterior no se le da valor a la implicación social en las manifestaciones (recordando que el Parlament tiene derecho a gobernar o que los manifestantes están manipulados) los medios afines a los convocantes si les otorgan un valor capital.

Respecto al TIL, los medios favorables a los convocantes recuerdan que fue un modelo lingüístico impuesto de espaldas a la comunidad, que no aborda los motivos del fracaso escolar y que arrebata al Consejo Escolar de cada centro la posibilidad de elegir con mayor libertad su proyecto lingüístico. Igualmente se destaca la dificultad de aprender materias instrumentales en una lengua ajena, lo cual se añadiría a las dificultades propias de la misma.