¿Quién debe decidir si se mandan deberes o no?

PSOE y padres critican que sean los centros los que decidan si ponen deberes

 

El anuncio de la Consellería de Educación de que modificará la norma autonómica de 1997 que prohíbe poner deberes a alumnos de primaria ha desatado las primeras críticas. El PSOE provincial coruñés rechaza que la Xunta derive a los centros educativos la decisión sobre si ponen o no tareas extraescolares.

El secretario de educación de la ejecutiva provincial coruñesa, Antonio Álvarez, señaló que esta medida provocará «situacións paradóxicas como que nun centro faise unha cousa e no que está na beirarrúa de enfrente outra». Así, los socialistas demandan a la consellería que «arbitre medidas uniformes en todos os centros sostidos con fondos públicos». Álvarez anunció que los diputados Francisco Caamaño, Vicente Docasar y Concepción Burgo presentarán propuestas en el Parlamento en este sentido.

Argumentos parecidos esgrimen desde la Confederación Galega de ANPA de Centros Públicos (Confapa) para censurar la decisión de la Xunta de que elija cada centro si pone o no tareas, aunque apoyan que se modifique la norma: «Hai tempo que había que actualizala», dice Helena Gómez, presidenta del colectivo.

Para Confapa, «se os deberes xa son segregadores de por si, posto que non todos os pais poden botarlle unha man aos fillos, esta medida aínda segrega máis, porque uns centros terán deberes e outros non».

Otros colectivos, como la Federación Coruñesa de ANPA de Colegios Concertados, en opinión de su presidenta, Elena Balado, creen que «no poner deberes es un atraso» siempre que sea «de una forma razonable». Las familias del colegio Isidro Parga Pondal, de Oleiros, donde surgió la polémica a raíz de que un padre consiguiese, amparándose en la norma, que se dejasen de enviar deberes, prefieren ser «cautelosas» y no entrar a valorar la modificación de momento.

 

«Flexibles»

El conselleiro de Educación, Jesús Vázquez Abad, ratificó ayer que «son los docentes» quienes deben establecer las tareas que mandan a los alumnos fuera del horario escolar, aunque remarcó que «tienen que tratar de ser flexibles a la hora de decidir».

En este sentido, denunció que si un alumno «necesita deberes, es increíble que te lo puedan impedir». A pesar de ello, subrayó que, en todo caso, estos trabajos extraescolares no podrán «ir en contra de la conciliación familiar ni en contra del horario de ocio», puesto que «los niños tienen que ver la televisión, tienen que estar con los amigos, tienen que tener tiempo para jugar».

La modificación de la norma se debatirá la próxima semana en el pleno del Parlamento a raíz de una proposición no de ley del PP.


Opinión personal:

Esta noticia, recogida hoy del periódico de La Voz de Galicia habla sobre los deberes. Como comenté en una entrada anterior, ya hubo algunos problemas con el tema de los deberes, porque en un colegio de Oleiros, los profesores se negaban a mandar deberes a sus alumnos y ahora se pretende cambiar la norma autonómica de 1997 que prohíbe poner deberes a los alumnos de primaria. 

Estoy de acuerdo con este cambio porque considero que quien debe ser quien elija si poner o no deberes a los alumnos han de ser sus profesores, ni el centro, como se propone, ni una lei, como estaba hasta el momento.

Me gustaría resaltar, además, el hecho de que en el preámbulo de la LOMCE aparece la siguiente cita:

posibilitar una mayor autonomía a la función docente, de forma que permita satisfacer las esigencias de una mayor personalización de la educación, teniendo en cuenta el principio de especialización del profesorado.”

Dicha cita se contradice con otras a lo largo de la LOMCE, pero también en este caso, pues pretendían que fueran los centros quienes decidiesen si mandar deberes o no, en vez de dejar elegir a los docentes.

Otros aspecto importante, es que considero que no se debería estar ni en un extremo ni en otro. Ni se deben de negar mandar deberes, como ocurrió, ni tampoco mandar excesivos trabajos a casa. Por un lado, hay alumnos que necesitan más refuerzo para poder seguir el ritmo del resto de sus compañeros, y si se lo niegas va a ser perjudicial para su aprendizaje, cosa la cual los docentes deberían de intentar potenciar el aprendizaje y proceso de sus alumnos, no disminuirlo. Por otro lado, los niños necesitan jugar, ver la tele y dedicar su tiempo a otras cosas, puesto que en la vida de un niño el juego es tan importante como el aprendizaje, porque como ya sabemos jugando también se aprende.

Por lo tanto, considero que deberían ser los docentes quien decida si mandar deberes o no pero siempre de una forma razonable, ni por exceso ni por defecto.


Webgrafía:

La voz de Galicia. (2013). PSOE y padres critican que sean los centros los que decidan si ponen deberes. Recuperado de http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2013/11/07/psoe-padres-critican-sean-centros-decidan-ponen-deberes/0003_201311G7P14994.htm el 7 de noviembre de 2013.

Comentarios

  • Enelina

    Gracias por traer a este espazo esta noticia, eu estou completamente dacordo contigo na túa afirmación, posto que se son os profesores os encargados de desenvolver a actividade docente, tamén deben ser os encargados da planificacion e da toma de decisións sobre dita actividade, ou inda por enriba de carecer dun recoñecemento social, así como a desvalorización da súa imaxe, con afirmacións de que cobran moito para o pouco que traballan, e con isto ainda se axudaría a envivecer dita afirmación, axudándoos na súa contra; cando realmente o que habería que facer dende os medios de comunicación é tentar expoñer aspectos positivos da profesion docente e da súa actividade no día a día, e non só publicar aqueles aspectos que deixan mal visto ao profesorado fronte á sociedade.

    Un saúdo