¿De dónde viene la crisis de la profesión docente?

La siguiente entrada está inspirada en el texto de Gimeno Sacristán que trabajamos en clase para utilizar en la técnica acuario, ¿De dónde viene la crisis docente?. Este blog se dividirá en una primera parte de síntesis del texto y posteriormente habrá una valoración y conclusiones finales. 

La crisis de la educaciónes el efecto de la desestabilización de nuestra relación con ese contexto y es provocada por los cambios que se producen en el medio social, cultural, político y económico. Esta crisis supone unas repercusiones en la identidad personal y profesional por lo que las crisis profesionales se manifiestan como crisis personales también. Además produce desestabilización de la identidad profesional, en esta crisis tiene gran influencia el contexto que está en constante cambio y nuestros alumnos son los que muestran esa realidad cambiante, por lo tanto el profesorado va a tener un papel activo en la resolución de ese conflicto que es la crisis.

Algunos de los motivos que desestabilizan al profesorado serían:

- Ante las dudas no disponen de un firme sustento que se apoye en investigaciones.

- Los contenidos y los objetivos dejan de ser tan importantes en detrimento de las competencias básicas, que no se adquieren a corto plazo,

- Sociedad de la información versus escuela como fuentes de información.

- Estrategia pedagógica en un ambient eproductivo de cara a unos jóvenes que han sido educados de diferente forma que hasta ahora. Padres que dispensan más amor que disciplina.

- Proyecto unitario de formación en un aula cada vez más diversificada.

- Hoy día adquirir un mejor nivel de educación pierde valor.

- Problemas en una sociedad multiétnica y multicultural.

- Compaginar excelencia con justicia e importancia de la inclusión social en la educación obligatoria.

- La inquietud de un futuro incierto, no saber qué resultados van a tener a largo plazo nuestros esfuerzos.

image

Se deslegitima al profesorado en cuanto a que se le mantiene en una minusvaloración intelectual, no elevan el nivel cultural y científico en su preparación. Somos el país de la UE que menos formación da a sus maestros y los profesores de Secundaria tienen una casi nula formación pedagógica. Además nuestro sistema de promoción de profesorado se basa en la antigüedad y en la recolección de justificantes de diversos cursos a mayores. Tenemos jóvenes bien preparados que se encuentran excluidos por este hecho, por lo que la crisis del profesorado está totalmente justificada por estos puntos totalmente señalados a pesar de que los docentes no sientan crisis ninguna. 

La función que desempeñan los maestros es muy importante pero las figuras que lo desempeñan no lo son tanto, en cierto sentido el profesor debe sentir la vocación hacia la labor que desempeña. Se llega hasta a idealizar la figura del docente en determinados momentos lo que se aprecia en la cantidad de investigaciones que los tienen como objeto de estudio. Se le trataría como el objeto preferente de la educación.

Por todos los que conforman el sistema educativo es sabido que los medios muestran una visión negativa de la educación, las noticias solo muestran el lado oscuro de este ámbito, lo que deriva en gran malestar entre el colectivo docente porque en la mayor parte de las situaciones estos resultados y esta visión deriva de los veinte años de reformas educativas que no llegan a "cuajar".  

Hay determinados puntos clave que resaltan en este texto, por un lado está la crisis tanto de la educación como del profesorado, el contexto, la desestabilización de la labor docente y tanto el profesorado como el alumnado. Es claro que nuestra sociedad actual es totalmente dinámica y está sujeta a cambios constantes que evidentemente influyen en el ámbito educativo, porque el sistema educativo es un reflejo de la sociedad y todo lo que pase en esta última va a condicionarle de forma activa, lo que supone que existan grandes demandas educativas a las que hacer frente; por eso se habla de la crisis de la educación. Pero además estas demandas y las condiciones a las que un docente tiene que enfrentarse a la hora de dar clase derivan en una crisis profesional que supone una crisis personal a su vez ya que la dimensión personal es inseparable de la profesional, sobre todo en el ámbito educativo. 

¿Pero que supone esta cambio? Los alumnos son quienes muestran ese cambio en el ámbito educativo y el profesorado tiene un papel clave a la hora de enfrentarse a estos nuevos problemas que se le plantean pero el sistema educativo es tan diverso que por eso se habla de la desestabilización del profesorado; deben enfrentarse a multitud de necesidades y de nuevos retos que se le plantean y para los que nadie los ha preparado. 

Por otro lado, se habla de una escasa formación de nuestro profesorado y de un mal sistema de promoción del profesorado; así, nos encontramos con profesores perfectamente preparados y dotados de las competencias necesarias para afrontar una clase, que no pueden ejercer su labor en el aula porque prevalecen los veteranos. Nuestra experiencia nos ha enseñado que los profesores de mayor edad tienen unas metodologías que no se adaptan en absoluto a la situación actual que vivimos y a las necesidades del nuevo colectivo de alumnado, en cambio, los nuevos profesores están perfectamente dotados para motivar al alumnado y utilizar nuevas estrategias de aprendizaje. Da la impresión de que nos hemos varado o estancado en este sistema educativo en el que parece que solo gana quien más cursos tenga y quien menos los aplique en la práctica en el aula.

Debería atenderse más a ese alumnado que son los que traen los cambios al sistema educativo, estudiarlo, entenderlo, atender a sus necesidades para así lograr una mejora en la formación del profesorado, parece inútil que nos centremos en estudiar al profesorado tratando de mejorar su práctica docente si no tenemos en cuanta a los receptores de esa práctica. 

Bibliografía:

Gimeno Sacristán, J. (2007). ¿De dónde viene la crisis de la profesión docente? Cuadernos de Pedagogía, nº 374, p. 17-21.