Asesoramento curricular a centros e profesores

Asesoramento curricular a centros e profesores

Asesoramento curricular a centros e profesores

El asesoramiento!!: una reflexión sobre la práctica

El día 27-03-2012 reflexionamos en el aula sobre el asesoramiento y el currículum. Este tema tan amplio daría mucho que hablar, por lo que me voy a centrar en lo tocado en el aula.

Como primer punto, empezamos a debatir sobre qué saberes debe de tener un asesor sobre el currículum. Iremos respondiendo a esta pregunta de una forma diacrónica y sincrónica, respondiendo primero a las preguntas más esenciales sobre a qué nos referimos cuando hablamos de currículum, culminando en profundizaciones sobre la temática inherentes al discurso.

¿Qué entendemos por currículum? En diversas asignaturas, estudiamos la definición de currículum de la LOE, pero nunca llegamos a reflexionar sobre qué es en realidad currículum, ya que no solo es un documento, sino que puede ser entendido desde muchas perspectivas; en esta entrada enfatizaremos la propuesta nombrada en el aula: la definición de Gimeno de currículum, como concurrencia de prácticas.

No me extenderé en la explicación de las diferentes tipologías de currículum  según Gimeno, pues ya lo comentamos en el aula, aunque si las mencionaré por alguien no pudo asistir al aula y quiere buscar información sobre ello. La taxonomía de Gimeno del currículum aparece reflejada en su libro “El currículum: una reflexión sobre la práctica”, sobre el que voy a realizar un pequeño resumen.

Este libro consta de dos grandes apartados:

-          El libro “El currículum: una reflexión sobre la práctica” a grandes rasgos puede dividirse en dos apartados:

-          La cultura, el currículum y la práctica escolar.

En el primer apartado Gimeno trata esencialmente la importancia del contexto en el proceso de enseñanza-aprendizaje, así como en la elaboración del currículum y su implementación. En esta sección engloba la idea de currículum como una invención social que refleja determinados valores y creencias dominantes. Asimismo, este currículum puede ser modificado a través de decisiones políticas y administrativas de una forma estatal y a través del moldeamiento de su elaboración y la práctica docente dependiendo del contexto, de una forma más particular.

En segundo gran apartado atiende principalmente al desarrollo de la práctica educativa, lo que conlleva la explicitación del currículum en el proceso educativo. En esta sección se centra en los diferentes tipos de currícula que existen en la acción formativa: currículum prescrito, currículum presentado a los profesores, currículum moldeado por los profesores, currículum en acción, currículum realizado y currículum evaluado. En el libro se desarrollan las características de estos tipos de currícula, así como su implicación en la práctica educativa.

 

Según este libro, podemos entender el currículum como un continuo, por lo que el asesoramiento, al formar parte de la educación, estaría también inmerso en él. Ahora bien, si el asesoramiento forma parte del currículum, ¿qué debe de saber un asesor sobre currículum?

Si nos amparamos en el marco de referencia primordial de la educación, la LOE, obtenemos como resultado que el asesoramiento está explícito en múltiples facetas del ámbito prescriptivo. A continuación, voy a realizar un pequeño análisis de la LOE en el que se vislumbre cómo está implícito o explícito el asesoramiento en la educación.

En el Capítulo III encontramos al hablar de la “Formación permanente del Profesorado” como derecho y obligación de todo el profesor y responsabilidad de las Administraciones educativas y de los propios centros (artículo 102), la indicación de que “los programas de formación permanente deberán contemplar... todos aquellos aspectos de coordinación, orientación, tutoría, atención educativa a la diversidad y organización encaminados al avance de la calidad de la enseñanza y al funcionamiento de los centros...”. Si nos basamos la legislación propia de la orientación, podemos encontrar que una función de este ámbito es impulsare la participación del profesorado en programas de investigación e innovación educativa en los ámbitos relativos a hábitos de trabajo intelectual, programas de enseñar a pensar, habilidades sociales, técnicas de dinámica de grupos y cualquier otros relacionados con su ámbito de actuación, por lo que considero este aspecto muy relacionado con el asesoramiento.

También encontramos referencias directas al asesoramiento en el artículo 71, en el que al hablar de los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo, menciona que: “Igualmente les corresponde adoptar las medidas oportunas para que los padres de estos alumnos reciban el adecuado asesoramiento individualizado, así como la información necesaria que les ayude en la educación de sus hijos”.

La tercera referencia directa que encontramos es en el artículo 79, en el que siguiendo con la profundización sobre estos alumnos, menciona que: “Corresponde a las Administraciones educativas adoptar las medidas necesarias para que los padres o tutores del alumnado que se incorpora tardíamente al sistema educativo reciban el asesoramiento necesario sobre los derechos, deberes y oportunidades que comporta la incorporación al sistema educativo español”.

Por último, en el artículo 151, se menciona el asesoramiento recibido por parte de la Inspección Educativa, aunque no creo conveniente extenderme en este ámbito, ya que creo que nos interesa más la perspectiva interna del asesoramiento en los centros escolares.

 

No voy a realizar esta misma tarea en los Decretos y leyes referidos a la orientación, pues como ya dijimos, son terrenos que se solapan entre ellos, por lo que me parece que habrá muchas referencias tanto directas como implícitas.

Creo que estas menciones contestan a la pregunta suscitada con anterioridad. Si nos apoyamos en las referencias de la LOE, vemos como el asesor debe de tener conocimientos sobre cuestiones sociológicas, psicológicas y pedagógicas (haciendo hincapié en esta última), con vistas a completar y mejorar el trabajo de los profesores.

A continuación, realizamos una pequeña exposición sobre las medidas de atención a la diversidad, entre las que mencionamos las preventivas, las ordinarias y las extraordinarias. Con referencia a estas, mencionaré que el asesor, con su conocimiento pedagógico debe de colaborar con el profesorado en la mejora de su docencia, apoyándole en el proceso, ofreciéndole recursos, etc. Es digno de mención en este apartado, que una medida extraordinaria muy popular ahora mismo, la ACI, debe de ser realizada por el profesor, y no por el orientador, que efectuará una labor de colaboración con el profesor.

 

Por último, y respondiendo a la pregunta ¿Cómo pueden desarrollar tareas de índole curricular aquellos psicopedagogos que no son especialistas en currículum?, podemos afirmar que nos podemos apoyar en lo mencionado hasta ahora, ya que un orientador de secundaria no tiene que dominar absolutamente todos los contenidos que imparten los profesores de esta etapa, sino que debe de saber los criterios psicopedagógicos con los que se pueden “sembrar” esos contenidos.

Así, puede asesorar al profesorado sobre tipologías de actividades, estrategias pedagógicas a seguir, procedimientos motivacionales, etc. Debemos de colocar al asesor sobre la acción y no sobre los contenidos prescritos. De esta manera, obtendremos un aura de colaboración entre los diferentes profesionales del sistema educativo, clave para alcanzar la tan mencionada calidad educativa.

Por otra parte, debemos de tener en cuenta que la formación de un profesional no solo se muestra en la acreditación de sus titulaciones, sino que también hay que tener en cuenta su propia estructura experiencial, aspecto nuclear en la formación del orientador.

 

Conclusión

El trabajo de un asesor es difícil y arduo, debido a diversos motivos como la multiplicidad de situaciones que surgen y que tiene que asesorar. Esto no quiere decir que tenga que ser un Dios de la sabiduría absoluta ni que lleve a cabo un trabajo omnipresente, ya que el fin del asesor es hacer que no lo necesiten (como tantas veces mencionamos hasta ahora).

El asesor tiene que ser experto en la temática que le atinge, lo que en nuestro caso es la educación. Por ende, el asesor tiene que ser experto en criterios sobre todo pedagógicos, quedando exento de saberse los contenidos de  todas las materias que imparten los profesores (es decir, no queremos que se convierta en una enciclopedia andante). Con estos saberes, el orientador podrá asesorar a las familias, profesores y alumnos, proponiendo un clima de colaboración, y traspasando conocimientos que vertebren el desarrollo global del discente.  

Comentarios

  • Damián Varela Sánchez

    Hola Dani.

    Paréceme moi boa a túa sístese-resumo dos temas abordado na aula o pasado mércores e estou de acordo coa idea que formulas na túa conclusión sobre que o asesor/a non debe posuír coñecementos en profundos de todas as materias do currículo oficial senón que debe de dispoñer das ferramentas que lle permitan facer a súa labor de asesor tendo sempre como meta acadar o "autoasesoramento" dos propios docentes.

    "... Esto no quiere decir que tenga que ser un Dios de la sabiduría absoluta ni que lleve a cabo un trabajo omnipresente, ya que el fin del asesor es hacer que no lo necesiten (como tantas veces mencionamos hasta ahora)"

    Tamén me parece moi interesante o resumo que nos achegas do libro de Gimeno onde trazas unha panorámica do contido do mesmo o suficientemente ampla como para poder formarnos unha idea xeral do libro. 

    Outro dos aspectos que quero comentar é o das referencias que sinalas sobre o asesoramento na LOE. Estou totalmente de acordo en que dita lei está chea de referencias tanto á orientación como ao asesoramento. Como ben dis creo que non procede realizar unha análise profunda de toda a ordenación lexislativa que de desenvolve á LOE pero quero engadir unha referencia que considero importante pois aparece recollida no artigo Artigo 20º “Titoría e orientación do Decreto 133/2007, do 5 de xullo, polo que se regulan as ensinanzas da educación secundaria obrigatoria na Comunidade Autónoma de Galicia.

    Dita referencia di o seguinte:

    “3. A orientación educativa garantirá, en especial no cuarto curso, un axeitado asesoramento ao alumnado para favorecer a súa continuidade no sistema educativo ou unha orientación profesional se for o caso.”

    Destaco este artigo porque se trata, baixo o meu punto de vista, dunha das referencias máis claras ao asesoramento dentro do currículo de Secundaria da comunidade galega e dela podemos desprende a idea (tantas veces abordada xa na aula) da inmensidade de campos de actuación onde se poden desenvolver prácticas de asesoramento. Na referencia vemos dous campos ben claros: o campo educativo (académico) e o campo laboral.

    Por último so me queda darche as grazas pola tan interesante entrada que nos brindache.

    Un saúdo.

    Damián Varela

  • Daniel Blanco Carpente

    Moitas gracias pola aportación Damián. Escapouseme esa referencia, que é esencial para entender que o asesoramento tamén fai referencia ao alumnado.  ;)

  • Nerea

    Ola rapaces:

    Creo que as vosas reflexións son moi interesantes e acertadas.

    Ó igual que Damián quédome coa reflexión final de Daniel "el asesor tiene que ser experto en criterios sobre todo pedagógicos" (non un experto en contidos de todas as materias) facendo que sexa o propio docente o artífice do cambio. Neste sentido, Edmundo Sayes, no artigo “Asesor educativo y curricular” (2008) expón que o principal reto do asesor curricular é ser capaz de "trabajar con…; en lugar de orientar en…”

    Engade, ademáis, que as características que debe posuír este profesional son  “flexibilidad, amplitud de miras, habilidad para las relaciones interpersonales, comunicativo, seguro y por supuesto es necesario que el profesional posea los conocimientos en estrategias personales y organizativas en mejora curricular, procedimientos de recolección y análisis de datos, dominio de diversos enfoques y planificación de currículo” Tal e como indica Daniel, os contidos específicos de cada materia non son saberes que debe posuír o asesor.

    Doutra banda gustaríame destacar que entre as tarefas básicas do asesor curricular que recollen Manuel Area e Juan Yanes pódense ver reflectidos os aspectos que ambos comentades:

    • Favorecer que la escuela pueda organizar las condiciones bajo las cuales todos sus miembros aprendan de su propia experiencia  (Importancia do coñecemento práctico no que xa se insistiu en sesións anteriore)
    • Tener una solidad formación teórica y consolidar sus propias posiciones curriculares (tal é como expón Daniel "tiene que ser un experto en la temática que lo atinge")
    • Favorecer todas las habilidades de procesos. Lo cual implica el propio asesor debe poseerlas. (Dende o meu de vista esta tarefa faría referencia as ferramentas que o asesor debe posuír para poder poñer en práctica os seus coñecementos. En palabras de Damián "debe de dispoñer das ferramentas que lle permitan facer a súa labor de asesor")
    • Desarrollo de toda la gama de habilidades interpersonales de relación con personas, grupos e instituciones (Esta tarefa refírese basicamente a capacidade do asesor para establecer canles de colaboración)

    Non sei se estades ou non de acordo co meu punto de vista. Se non é así agradecereivos calquer comentario.

    Grazs polas vosas aportacións.

    Un saudo

  • Yolanda Ocampo Garrido

    Hola Dani!

    En primer lugar, gracias por tu resumen y tus reflexiones sobre la clase de la semana pasada.

    En segundo lugar, considero que todavía hay que reflexionar mucho sobre que entiende cada uno por currículum, ya que dependiendo de la formación que haya recibido el asesor psicopedagógico, esté tendrá una concepción u otra sobre que significa currículum. En mi opinión, en la carrera de psicopedagogía deberían de hacernos pensar más sobre este tema puesto que es uno de los más controvertidos y una faceta importante del asesor psicopedagógico.

    En último lugar, al igual que tu, creo que no es competencia del asesor psicopedagógico ser especialista en las distintas materias escolares, puesto que sería una "locura" que al asesor se le cargase tanta responsabilidad y con tanta adquisición de conocimientos.

    Un saludo.

  • Laura Torres Cores

    Hola Daniel. En primer lugar, me gustaría felicitarte por reflejar de una manera clara y concreta lo realizado en clase la semana pasada. También me gustaría darte las gracias por tu aportación, ya que estuve enferma y no pude asistir a asesoramiento, pero puedo informarme, sin necesidad de acudir a Santiago, de lo ocurrido en el aula.

    Al igual que tú, creo necesario que un asesor no solo tenga que dominar los contenidos teóricos, sino que, también debe poseer su propia experiencia en el campo que está trabajando,  en nuestro caso, el de la educación. 

    Por otro lado, incides en la importancia de los conocimientos pedagógicos del asesor, pero yo me pregunto: ¿no se debería dar igual de importancia a los conocimientos psicológicos? Como hemos mencionado en clases anteriores el asesor  debe utilizar sus estrategias para  influir en el asesorado para que este tome las decisiones correctas, y propiciar la colaboración, como por ejemplo: entre  la familia y el profesorado, en el caso de la educación. En conclusión, los conocimientos psicológicos, al igual que los pedagógicos,  son imprescindibles para conocer como es el asesorado  y proporcionarle un asesoramiento eficaz.

  • Laura Díaz Barrero

      Ola compañeiros/as, queixera, primeiramente, agradecer a Daniel a súa clarificadora síntese sobre os contidos  traballados na semana pasada, especialmente  polas achegas legais así como o conciso resumo do libro de Gimeno: "El currículum: una reflexión sobre la práctica".

      Seguidamente, e trala lectura das vosas entradas, reparei na reflexión que aporta Laura Torres cando argumenta que se lle debe conceder unha importancia similar tanto ós coñecementos pedagóxicos que debe posuir o asesor, coma ós de carácter psicolóxico, a hora de proporcionar un asesoramento eficaz.

      Comparto con ela este plantexamento, posto que as diversas fontes do currículo que Zabalza propón : Sociolóxica, Psicolóxica, Epistemolóxica e Pedagóxica deberían actuar como consideracións  previas ó deseño curricular, servindo  de guia e referencia para a acción.

        Considero que os saberes que emanan estas fontes deben ser coñecidos e manexados polos asesores na súa  práctica cotía, posto que cada vertente aporta coñecementos cruciais, e atendendo a diversos escenarios, o que facilita que o  asesor  se desenvolva no marco  educativo dun xeito máis  eficaz e contextualizado.

        Así, a través do coñecemento da fonte Socióloxica, encargada de analizar as carcaterísticas, problemáticas e necesidades que emerxen na sociedade e repercuten  directa ou indirectamente na institución escolar, o asesor poderá actuar de xeito máis acertado á hora de enfocar a súa labor colaborativa cara os membros da comunidade educativa na que traballa.

        O estudo da fonte Psicolóxica,  tamén aporta coñecementos crucias sobre o plano afectivo, motivacional e persoal do alumnado tomando en consideración as   necesidades, intereses, motivacións e habilidades dos suxeitos, caracaterísticas ás que  deberá aterse o diseño e posta en marcha dos currículos escolares, debendo o asesor adecuar os aprendizaxes ó alumno, e baixo postulados constructivistas. 

     Pola súa banda, a fonte Epistemolóxica apela sobre o tipo de coñecementos así como competencias que se espera que a institución ducativa aporte ós seus alumnos. Neste senso, o asesor debe dominar os  tipos de currículo existentes (oficial, nulo, oculto...) , co fin de contribuir a estructurar e adaptar dun xeito lóxico e contextualuizado os contidos das  diversas disciplinas, para incentivar así a adquisición dunha aprendizaxe significativa por parte do alumnado dos contidos establecidos.

        Finalmente, a fonte Pedagóxica, apórtanos información sobre a estrutura  e dinámica do centro, entendida como un contexto particular onde o alumno aprende e constrúe o seu coñecemento. A este respecto, o asesor deberá aprender a concretizar o modelo educativo a desenvolver na praxe así como coñecer  as dimensións formativas que confluen  e se insertan dentro das dímanicas institucionais.

       Polo exposto, considero que non debe predominar ou destacar unha fonte sobre a outra, senón qeu todas elas deben actuar como sólidos piares sobre ós que asentar o noso deseño, e tamén desenvolvemneto curricular.

    Pero, como acontece en moitos centros educativos, estes coñecementos e saberes non trascenden do plano teórico, realidade que podemos evidenciar se revisamos os documentos (PEC, PCC,...) dalgunhas institucións educativas, onde as características do contexto e mesmo do alumnado que habita nelas (áinda trascorrendo décadas) parecen estáticas e inamobibles, a pesar de que na praxe  si existan   cambios significativos, tanto nas estructuras do centro, como nos problemas da  súa comarca ( absentismo, despoboación...) ou mesmo nas motivacións e habilidades do alumnado actual, polo que cabería reflexionar sobre  a necesidade  e pertinenciade de que estas consideracións teóricas previas, tiverán maior repercusión a nivel de desenvolvemento curricular, posto que quizáis a carencia dunha necesaria avaliación sobre a análise das fontes das que se alimenta o currículo en cada centro educativo, que debería formar parte dese "currículo avaliado" polos axentes da comunidade, contribúa a empobrecer a nosa actuación curricular como asesores.  

     

  • Noelia Oliveira Porto

    Hola a tod@s!!!

    Para empezar, decir que me resulta de gran interés este debate que gracias a Dani se ha suscitado sobre el tema de los conocimientos  que el asesor debe poseer como profesional educativo, pues hasta ahora, no me había quedado del todo claro, y tampoco se me había planteado el tema de las diferentes fuentes curriculares desde el punto que aborda Laura, que por cierto, te doy la enhorabuena por tu profundo análisis relacional, ya que me ha quedado mucho más claro. Al igual que Laura, yo también considero que el asesor debe tener muy en cuenta todas y cada una de las fuentes curriculares, aunque no podemos obviar que efectivamente hay algunas de ellas en las cuáles el asesor presta o debe prestar especial atención (la pedagógica, psicológica y sociológica).

    Por otro lado, me ha parecido muy interesante el análisis que se ha realizado sobre el asesoramiento en la LOE, ya que hasta ahora nunca la habíamos trabajado desde esta perspectiva, y efectivamente, podemos observar de manera clara (en esta ley) la importancia que se le atribuye al asesoramiento como una función clave de ayuda y apoyo dentro del sistema educativo.

    Otro aspecto a destacar, es lo que mencionabas, Dani, en tu redacción sobre las ACI, que decías que es el profesor quien las elabora y no el orientador, pues este se encarga únicamente de colaborar con él en su desempeño. Yo quiero añadir que efectivamente es el profesor del ámbito específico de conocimiento quién se encarga de la elaboración de la ACI, ya que es quién posee los conocimientos específicos, pero el asesor-orientador, se encarga de colaborar con él en el proceso de elaboración y desarrollo ya que debe conocer en profundidad el procedimiento tanto de elaboración como de desarrollo de la misma.

    Finalmente, decir que después de la clase del viernes pasado (procesos de aprendizaje de los contenidos escolares), dónde estuvimos hablando sobre la importancia de los conocimientos previos, se plantea otra función básica del asesor con respecto al currículum, dotar al profesorado de los materiales necesarios y conocimiento para detectar los conocimientos previos que posee el alumnado en cada ámbito disciplinar, y partir de los mismos para elaborar un conocimiento significativo y evitar posibles problemas en su proceso educativo.

    Un saludo

  • Daniel Blanco Carpente

    Hola a tod@s. Muchas gracias por todos los comentarios. Me gustaría matizar mi entrada, puesto que veo que esto está teniendo bastante participación.

    Personalmente, entiendo que hay que prevalecer la fuente pedagógica sobre las demás. ¿Por qué? Pues porque la educación se basa principalmente en la pedagogía. Este concepto (pedagogía) no hay que enterderlo como un término simplista y constituido por un elemento único, sino que bebe de muchas fuentes, entre las que se encuentran la sociológica, la psicológica y la epistemológica.

    Por esto, creo que se tendría que explotar más esta fuente con respecto a las otras, ya que si hablamos de sociología, psicología,etc., encontramos muchos campos poco inherentes a la educación. Términos como motivación, zona de desarrollo próximo o muchos otros que mencionó Laura, son inseparables de una buena educación, pero si en cambio escogemos otros campos propios de la psicología como la psicobiología, la psicología de las organizaciones...vemos que no tienen una influencia directa en la educación, cuestión que no ocurre en la pedagogía, ya que toda ella está implicada en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

     

    Un saludo

  • Lourdes Montero

    Felicitarvos e agradecer as vosas aportacións que axudan tanto a clarificar como a enriquecer a información e a reflexión, e son, ao mesmo tempo, un exemplo magnífico de diálogo entre todos nos. O saber dun asesor e dunha asesora, na miña opinión, debe estar sempre aberto ao contraste de pareceres, á critica, a exploración e profundización... Como estades facendo vos. Construir este rol, "complexo e controvertido" non é flor dun día pero faise sen desmaio día a día.

    Apertas

    Lourdes

  • Irene Agrelo Janza

    Ola a todos!
    A verdade é que xurdiu un debate moi interesante a partires da entrada de Daniel, cousa que non me sorprende porque é realmente exhaustiva.

    Eu retomo o que dixo Dani no seu último comentario, sobre a imposibilidade real para os orientadores/asesores de ser expertos no contido do currículo. Estou de acordo na idea de que deben ser máis expertos da metodoloxía (para a cal parece que non se nos dota abondo na carreira) e deste xeito ser capaces de asesorar, axudar, aconsellar sobre "cómo" dar a clase, nunca sobre "qué" dar a clase. Dito así soa moi pretencioso, considerar que un asesor orientador debe dicirlle ao profesor qué facer na súa clase, pero o certo é que especialmente en Secundaria, os profesores non reciben unha formación didáctica competente, apenas a reciben agora que as novas leis complicaron o que antes se coñecía como CAP ata o punto de que a maior parte dos novos graduados non queren saber nada do Master de Educación. E tampouco a recibían antes, cando ainda era o CAP e máis que un curso de adaptación pedagóxica era unha mera formalidade. Non debemos esquecer que na súa maioría, os profesores cos que nós traballaremos pertencen a este segundo grupo, e que os que ao noso parecer estarán mellor formados para ser profesores nun ámbito didáctico ainda tardarán moitos anos en impoñerse nos centros.

    E despois temos primaria, con profesores máis comprometidos coa didáctica, xa que iso é o que en Maxisterio nos ensinan, e onde eu pregunto, ¿é preciso un asesoramento de este tipo na educación primaria?

  • Mónica Rial Enjo

    Hola compañeros, me uno a este debate debido fundamentalmente a la necesidad de exponer una serie de aspectos que tras la última intervención de Dani ha reavivado una serie de ideas que revolotean en mi cabeza desde hace un tiempo y que gracias a esta intervención puedo compartir con vosotros.

     

    He podido apreciar en varios de los comentarios sobre la entrada de esta semana que surge con auge la importancia de las fuentes de las que bebe el currículum.

     

    Con respecto a la relevancia o importancia otorgada a cada una de ellas, considero un poco desacertado el tratar de jerarquizar en importancia cualquiera de ellas sobre las demás, me explico.

     

    Teniendo presente que estamos cursando Psicopedagogía, y en concreto nos encontramos en la asignatura de Asesoramiento curricular a centros y profesores, el tratar de restar importancia a las fuentes psicológica o sociológica no es quizás el más acertado de los posicionamientos, ya que cada una de ellas es necesaria y cumple una función complementaria con las demás.

     

     Es cierto que algunas de las disciplinas de la psicología se alejan bastante de la educación, pero también es cierto que al igual que muchos aspectos de la pedagogía se pueden aplicar a otros ámbitos laborales, igual de cierto es que disciplinas como la psicología de las organizaciones (por continuar con el ejemplo que pone Dani) están muy vinculadas con la educación, y más en concreto con el ámbito en el que nos estamos moviendo (asesoramiento), ya que las escuelas son organizaciones con todas las características, peculiaridades, problemáticas y circunstancias de cualquier organización, en la que estoy segura que llegado el momento si surge algún conflicto será a nosotros a quien acuda el profesorado para mediar de algún modo y tratar con ello de solucionarlo de la mejor forma posible.

     

    Con este ejemplo intento destacar la relevancia de aspectos psicológicos que considero que como asesores debemos conocer, ya que además de asesores  somos seres humanos que trabajan con colectivos de individuos muy diferentes y que están en constante interacción.