Nuestro sistema educativo no es un desastre. José M. Esteve

El artículo de José M. Esteve, Nuestro sistema educativo no es un desastre, trata de desmontar la imagen catastrofista de la educación, que tanto los políticos como los medios de comunicación han ido creando en la sociedad a lo largo de los años.

Para empezar, Esteve destaca que a los medios de comunicación sólo les interesa transmitir el aumento del fracaso escolar, la violencia en los centros educativos, los profesores desmoralizados, el descenso de los niveles de enseñanza, etc, es decir, vender el mal estado en que se encuentra nuestro sistema educativo. En cuanto a este punto estoy de acuerdo con el autor en que los medios de comunicación siempre muestran el lado más negativo de las situaciones y "se olvidan" de nombrar los avances o las mejoras que se puedan estar produciendo. Como bien se menciona en el artículo, "para los medios de comunicación jamás será una noticia de titular que todos los días 600.000 profesores cumplan con su deber (...) saquen adelante a más de siete millones de alumnos. Pero si entre estos siete millones, un día a un alumno se le cruza un cable y hace una barbaridad, ése es el titular que representa la imagen del sistema educativo en las portadas de los periódicos (...) para los medios, el correcto funcionamiento de las instituciones no es noticia". Vende más un titular de violencia en un centro educativo que el de un descenso del fracaso escolar, por ejemplo. De todas formas, creo que en estos momentos de crisis educativa en donde se va a producir, además, un cambio de ley en breves, los aspectos negativos están superando a los positivos.

Por otro lado, se encuentran los políticos, que según Esteve plantean la educación desde la ideología de su partido, y no desde una visión general de la sociedad. Para ellos, la educación es un desastre natural porque no transmite los valores sectarios que cada partido quiere que transmita, y al mismo tiempo, existe una desconfianza hacia los docentes porque no pueden asegurarse la lealtad de todos ellos a las tesis educativas del partido en cuestión. Por lo tanto, considero que el problema que tienen los políticos con los docentes es que a la hora de impartir sus clases éstos son neutros, no intentan transmitir una u otra ideología a sus alumnos, sino que se ocupan de tansmitir saberes y conocimientos, para que cuando llegue el momento, sean los propios alumnos los que decidan por qué ideología tomar parte. Creo que no me equivoco al afirmar que éste es el principal problema que existe en el sistema educativo, que cada partido político desea que en las escuelas se implante su ideología, y ese es el motivo de que estemos continuamente cambiando las leyes educativas y provocando una desestabilización continua tanto en los docentes como en los alumnos, por lo tanto creo que este el primer problema que deberíamos paliar.

Otro de los puntos que trata José M. Esteve es que "nuestro sistema educativo en general, y nuestros profesores en particular, obtienen una alta valoración social por el trabajo que llevan a cabo". A lo largo del artículo afirma reiteradas veces que existe una satisfacción por parte de los usuarios de las familias y los usuarios del sistema educativo hacia los profesores, aunque yo cada vez más escucho frases desprestigiándolos e infravalorándolos, por lo tanto, ¿qué está pasando?. Para explicar esto, Esteve define la educación como utópica e ilimitada, es decir, siempre quedan nuevas metas y objetivos que alcanzar, siempre se podrán obtener mejores resultados, siempre habrá una calificación superior... por lo tanto siempre se podrá mejorar.

Reconoce también que parte de las críticas que se producen hacia el sistema educativo es por tratar de comparar el actual con el de hace 30 ó 40 años. Para empezar, hace 40 años el porcentaje de niños escolarizados era muy reducido, mientras que en la actualidad es del 100%,y con un gran mestizaje de culturas, lo que supone una dificultad para el profesor puesto que es más difícil y complicado que ejerza como tal. Personalmente, me parece ridículo hacer una comparación entre ambos sistemas puesto que el contexto social no es el mismo, la mentalidad ha cambiado y existen avances tecnológicos importantes para la enseñanza.

Para conluír me quedo con dos frases del autor que me han parecido realmente interesantes:

"sería bueno dejar a los profesores trabajar en paz, todas las evaluaciones nos dicen que trabajan en unos niveles más que aceptables, y nuestros políticos y nuestros medios de comunicación deberían ser conscientes de que la erosión pública de la imagen social de nuestro sistema educativo no es un bien servicio ni para la educació ni para el país en su conjunto"

"ningún gobierno tiene la capacidad de dar instrucciones sobre lo que los profesores han de hacer en sus aulas, y menos aún para controlar la interpretación que cada uno de nosotros hará de los temas de un temario".
       

 

FUENTES DOCUMENTALES

Esteve, J.M. (2007). Nuestro sistema educativo no es un desastre. Cuadernos de Pedagogía, nº374, pp. 11-16.