RETRIBUCIÓN DEL PROFESORADO

Retribución del profesorado

El salario de los profesores en España se ha visto afectado por la crisis económica, sin embargo sigue siendo superior al salario medio de los países de la OCDE y de la UE en todas las etapas educativas.

Los salarios de los profesores representan otro de los gastos importantes del sistema educativo y, al mismo tiempo, tienen un impacto directo sobre el grado de atracción de la profesión. Los salarios son un componente de los ingresos totales de los profesores. Otros beneficios, como complementos por trabajar en zonas lejanas, ayudas para la familia, descuentos en el transporte público, descuentos para la compra de objetos culturales, pueden formar parte de la remuneración total de los profesores. Asimismo, entre los países OCDE hay muchas diferencias en cuanto a los impuestos y los sistemas de Seguridad Social. Por tanto, hay que tener todo esto en cuenta a la hora de comparar los salarios entre los países.

Según Education at a Glance 2013, en la mayoría de los países OCDE los salarios de los profesores aumentan con el nivel educativo en el que enseñan. Por ejemplo, en Alemania, el salario inicial de un profesor que enseña en la segunda etapa de Educación Secundaria es un 21% más alto que el de un profesor que enseña en Educación Primaria. En países como España, Francia o Finlandia, esta diferencia es de alrededor de un 12%. En los Países Bajos y Suecia la diferencia es de solamente un 6%.

Si se compara el salario de los profesores en España con el salario medio en el conjunto de los países de la OCDE y de la UE21, se observa que en España el salario inicial es más alto tanto en la Educación Primaria, como en la Educación Secundaria. Incluso después de 15 años de carrera, así como si se considera la retribución máxima, los salarios de España están por encima de los de la OCDE y de la UE21. También hay que tener en cuenta que en España los profesores de Educación Secundaria alcanzan la retribución máxima en la escala después de al menos 35 años de carrera (al igual que en países como Hungría, Israel, Italia o Corea). En cambio, en Australia, Dinamarca, Estonia, Nueva Zelanda o Escocia, los profesores pueden lograr el salario máximo en la escala después de 6‐9 años de carrera profesional.

Uno de los aspectos que hay que destacar en el informe de este año es la crisis económica que ha afectado significativamente a los salarios de todos los trabajadores del sector público en general, y, como consecuencia, de los profesores de los centros educativos públicos. La presión de disminuir el gasto público con el objetivo de reducir el déficit nacional ha generado recortes en los salarios de los profesores en muchos países. En promedio, en los países de la OCDE con datos disponibles, los salarios de los profesores disminuyeron, por primera vez desde 2000, en aproximadamente un 2% en todos los niveles educativos entre 2009 y 2011 (Education at a Glance, 2013). En España, los salarios de todos los profesores del sistema público se redujeron desde junio del año 2010; la cuantía del recorte dependía del salario anual, pero afectó tanto al salario base como a los complementos salariales.

  gráfico 1.png

La propensión de los jóvenes hacia la profesión de profesor está influida también por los salarios de los profesores con respecto a los salarios en otras ocupaciones que requieren un nivel de cualificación similar. En todos los países de la OCDE, los profesores tienen estudios terciarios, por tanto, en el gráfico siguiente (Gráfico 4.7) se comparan los salarios de los profesores en Educación Primaria y en segunda etapa de Educación Secundaria con los salarios de aquellos trabajadores con un nivel educativo similar y que trabajan a tiempo completo en otros sectores de actividad distintos a la enseñanza.

En España, los salarios relativos de los profesores son de los más altos, tanto en Educación Primaria como en Educación Secundaria: son un 23% y un 40%, respectivamente, más altos que los salarios de los trabajadores similares en otras ocupaciones. En Finlandia y en Portugal se observa una situación parecida. En el conjunto de los países de la OCDE y de la UE21, los salarios de los profesores están por debajo de los salarios de los trabajadores con estudios universitarios y a tiempo completo. En concreto, los salarios de los profesores de Educación

Primaria representan un 80‐82% de los salarios de los trabajadores comparables y los de los profesores de segunda etapa de Educación Secundaria representan un 89% de los salarios de los trabajadores comparables.

gráfico 2.png  

 

Tras la lectura del informe de OCDE del 2013, voy a analizar el punto 4.4 de Retribución del profesorado, el cual aparece arriba.

De este apartado me llamo mucho la atención la diferencia de salarios entre los profesores de educación primaria y los de educación secundaria, siendo estos últimos los que más cobren. Considero que esto no debería de ser así puesto que los profesores de educación infantil son los que imparten los pilares básicos de la educación, sin estos contenidos imprescindibles la educación secundaria no tendría base alguna para poder continuar, con lo cual pienso que los profesores tendrían que tener el mismo salario. Lo que también me sorprende es que la diferencia salarial es bastante significativa, de un 12% tanto en España como en Francia o Finlandia, sorprendente sobre todo en este último caso, ya que tienen uno de los mejores sistemas educativos y no deberían hacer una diferencia salarial entre diferentes niveles de educación puesto que, como dije antes, se complementan uno con el otro.

Es también destacable que en España para que los docentes de Educación Secundaria obtengan la máxima retribución, tienen que contar como mínimo con 35 años de carrera, mientras que en otros países como Estonia, Nueva Zelandia o Dinamarca, ya logran el salario máximo cuando su carrera profesional es de entre 6 y 9 años. No es lógica esta diferencia abismal entre unos países y otros, puesto que se debería de llegar a un acuerdo para que en todos los países se tuviera el mismo baremo de años para alcanzar el salario máximo.