¿DE DÓNDE VIENE LA CRISIS DE LA PROFESIÓN DOCENTE?

Las crisis se producen principalmente por los cambios que se producen en el medio social, cultural, político o económico, lo cual ocasiona que nos tengamos que adaptar a las nuevas circunstancias.

Estas crisis repercuten tanto en nuestra identidad personal como profesional, y de una forma más intensa en los profesores ya que tienen que tratar con otras personas (alumnos).

Esta crisis afecta al sistema educativo, ya que al verse involucrados los docentes interfieren en el ámbito escolar, por ejemplo en la relación de los agentes educativos con las familias, los alumnos, los medios de comunicación… Los alumnos muestran que estamos en una realidad cambiante y los docentes tienen que responder de forma activa a esos cambios, comprendiéndolos y encontrando explicaciones a las dudas existentes. Los profesores tienen que aprender a sentirse en crisis puesto que en la sociedad de riesgo (Beck) o de la complejidad (Morinen la que vivimos los cambios cada vez son más rápidos y decisivos, y necesitan unas respuestas más inmediatas y adecuadas a cada situación. Algunos de los motivos por los que se desestabiliza el profesorado son la importancia, o no, de los contenidos básicos; el papel que tiene la escuela en la enseñanza; qué estrategia pedagógica es la adecuada para lograr un ambiente productivo; qué pueden hacer el sistema educativo y el profesorado para que los alumnos tengan más iniciativas y ganas…. Y necesitan unas respuestas a estas dudas para poder solventar los problemas.

A todas estas incertidumbres se le suma que en nuestro país los profesores no están considerados una profesión importante, además es necesario destacar que se tiene más en cuenta más la antigüedad de los docentes que las necesidades académicas que requiera el puesto bacante. “Podría decirse que su función es muy importante, pero las figuras que lo desempeñan, no tanto”.

Por otra parte, la docencia es una profesión que suscita mucho interés ya que se han hecho muchas investigaciones sobre ella, en estas investigaciones se suele dar mucha importancia al papel del profesorado, alabándolo y dándole gran interés a sus acciones formativas, educativas y sociales, a pesar de que en la realidad esto no es así.

Una de las razones por las que el sistema educativo está en crisis y a su vez su docencia, es el continuo cambio de leyes educativas que afectan a todo el ámbito educativo, ya que con cada gobierno aparece una nueva ley, y con ello hay que volver a modificar currículos académicos. Esto se ve reflejado en el informe PISA, en el cual los alumnos españoles nos encontramos en muy mala posición. Las variables que se tienen en cuenta en este informe son, entre otras, la relación profesor-alumno y viceversa, la habilidad a la hora de usar medios audiovisuales, el apoyo del profesorado…

Por todo esto diremos que es necesario un cambio eficaz y continuo para que tanto alumnos como profesores estén más motivados y se alcance una educación de calidad

 

REFLEXION PERSONAL.

 

La crisis del profesorado parece una situación que se ha visto agravada debido a la situación económica y social que vivimos actualmente. El pesimismo se ha apoderado de la mayoría de la sociedad, los recortes en salarios, la preocupación por la situación de desempleo… esto también ha llenado de pesimismo a la profesión docente. ¿Existe alguna manera de que los docentes puedan aprovechar las ventajas de la crisis para actualizarse? Los docentes deberían ser una pieza clave en el proceso de cambio sin dejar de asustarse por los cambios actuales.

SER UN DOCENTE  CATALIZADOR DEL CAMBIO, en ocasiones sabemos cuál es el cambio que debemos seguir, entendemos cualquier sería la mejor forma de realizar algo para optimizarlo, pero no sabemos llegar a ello bien sea por qué no disponemos de los recursos necesarios o porque no nos atrevemos a actualizarnos. El docente catalizador debería ser la clave, ser consciente de la necesidad de cambios y estar abierto a ello sin asustarse de la innovación. El profesor tiene en sus manos el generar cambios importantes, debemos por ello mostrar asegurar que no solo está formado correctamente si no que también se mantiene actualizo para poder hacer frente a las situaciones que se presentes.

¿Es importante la vocación para salir de la crisis docente?

Si, en nuestra opinión la vocación es un aspecto importante y fundamental para que un docente no solo pueda si no que también quiera salir de la crisis que vive la profesión, Faustino Larrosa autor del libro Analisis de la profesión docente expone lo siguiente "Enseñar con entusiasmo, tener confianza en el poder de la educación, considerar la docencia como un servicio, ser paciente y perseverante en la consecución de objetivos razonables, ser un buen modelo a imitar, entre otras, son cualidades importantes que deben adquirir los que se dediquen a enseñar".

La vocación de la profesión docente implica no solo enseñar con entusiasmo si no que también conlleva LUCHAR, luchar por intentar optimizar las oportunidades que la escuela ofrece, en la que aspectos como el esfuerzo y la perseverancia se tornan fundamentales.

En la vocación la que en medio de la situación de crisis docente en la que nos encontramos lleva a un profesor a seguir enseñando y aprendiendo.

¿Por qué nos empeñamos en desvalorizar a nuestros profesores?

Constantemente los medios de comunicación nos bombardean con noticias sobre la fragilidad de nuestro sistema educativo, sobre las escasas competencias que tienen nuestros profesores, sobre la culpabilidad del fracaso infantil… ¿Cómo no van a sentirse los profesores desmotivado si la sociedad se empeña en que así lo crean?

Debemos dejar de luchar contra ellos, para luchar con ellos. La sociedad debe apoyar abiertamente a docentes así como lo hacen en otros muchos países.

Uno de los problemas que observamos es que se tiene el concepto de que el 100% de la obligación de tener unos buenos resultados es una competencia de los docentes, como si ser un buen profesor fuera tan fácil. Esta concepción deja completamente solos al profesorado antes familias, políticos, y los propios estudiantes.

Otra dificultad la observamos a la hora de la realización de las políticas educativas por parte de políticos que poco o nada tienen que ver con el sistema educativo. Otra vez, son los propios políticos los que excluyen a la profesión docente de cualquier tipo de cooperación para la realización de políticas educativas.

Definitivamente la profesión docente no es algo sencillo, en la crisis actual que vivimos en la sociedad actual y que también se observa en el sistema educativo, el profesor debe actuar como un buen optimizador de los recursos con los que cuenten, sin tener miedo a cambiar y a actualizarse, sin tener miedo a renovarse, sin tener miedo en general a toda esta situación de crisis, pues saldremos adelante y con la ayuda de los profesores tal vez, lo hagamos mucho antes.

 

 

 REALIZADO POR:

- Lucía Vicente Pérez

- Antía Ramos Louzán

 

image