La identidad docente (I)

 

En esta nueva entrada me voy a centrar en el tema de la identidad docente. Para ello tomaré como punto de partida el texto de María Adelina Castañeda Salgado visto en clase, titulado “Identidades en proceso de formación”; y me serviré de otra bibliografía complementaria con la finalidad de realizar un acercamiento al concepto de identidad y a las variables que influyen en su construcción.

image

Primeramente cabe señalar que, la identidad profesional del docente, constituye el “mecanismo mediante el cual los profesores se reconocen a sí mismos y son reconocidos por otros como miembros de una determinada categoría social, la categoría de los profesores” (Gysling, 1992:12).

Es necesario dejar claro que la identidad profesional docente no es algo estático que surge automáticamente como resultado de la obtención de un título profesional, si no que se va construyendo durante el curso de la vida personal y profesional, como resultado de un proceso social e individual.

Siguiendo a Monereo, C. y Badia, A. (2011)   podemos definir la identidad del profesor como el conjunto de representaciones cognitivas referidas a uno mismo, que se construyen-desarrollan principalmente en contextos de formación y de práctica profesional, que se expresa además a través de los discursos sobre uno mismo y de las acciones sociales propias del desarrollo de su actividad profesional".

Este mismo autor diferencia 3 tipos de representaciones:

  1. Representaciones sobre el rol profesional.
  2. Representaciones sobre la enseñanza y el aprendizaje (principios educativos, procedimientos enseñanza, estrategias, etc.).
  3. Sentimientos asociados a la docencia.

                               

Por lo tanto podemos diferenciar tres grandes factores implicados en la construcción de la identidad docente: la formación, la experiencia y la subjetividad.

 

La subjetividad se refiere a las “disposiciones construidas por los sujetos para experimentar sensaciones, sentimientos, aspiraciones y actitudes con significado individual, para responder a las cuestiones: ¿quién soy? Y ¿Quién soy frente al otro?” (Castañeda Salgado, 2013:15)Esta subjetividad actuaría como mediador entre lo que se es y lo que se quiere ser, por lo que sería fundamental para decidir formase y mejorar.

La formación la componen conocimientos que el individuo interiorizará en base a su experiencia personal, y de los cuales hará uso en la práctica profesional. Será durante el desarrollo de esta donde surjan nuevas situaciones, dudas, contradicciones, etc. que generarán en el individuo cambios en los tres elementos nombrados y por lo tanto, una transformación de su identidad profesional.

En el texto de María Adelina Castañeda Salgado, se hace referencia las formas de identidad docente que distingue Dubar (2002):

  • “Biográfica para los otros”: identificación de tipo comunitario en la que los individuos se inscriben en un linaje generacional de pertenencia a un grupo local y a una cultura heredada.
  • Relación para los otros”: identificación de tipo societario en la que los individuos se identifican a partir de de sus funciones, obligaciones y papeles asumidos dentro de un sistema instruido y jerarquizado en instituciones como la familia, la escuela, los grupos profesionales, el estado.
  • Relación para sí”: resulta de una conciencia reflexiva y del compromiso con un proyecto que tiene un sentido subjetivo y de identificación con otros, los pares o los que comparten ese mismo proyecto.
  • “Biográfica para sí”: implica el cuestionamiento de las identidades atribuidas, con el fin de hacerse reconocer por los otros en identidades personales o sociales reivindicadas por los propios sujetos. Es una búsqueda de autenticidad en la continuidad del yo proyectado en el curso de la propia historia.

Por lo tanto, la formación docente debe promover que el sujeto acuda a su memoria, rememore experiencias de su vida para que trabaje sobre ellas mediante la reflexión. Se trata de fomentar el autoaprendizaje a través de la introspección.

                                                                                                                                    

                                                                                              image




Bibliografía:

Castañeda Salgado, M. A. (2013). Identidades en proceso de formación. Cuadernos de Pedagogía, 436,14-17.

Monereo, C. y Badia, A. (2011). Los heterónimos del docente: Identidad, selfs y enseñanza. Recuperado el 17 de noviembre de 2013, de      http://www.carlesmonereo.com/wp-content/uploads/2012/09/Monereo-C.-y-Bad%C3%ADa-A.-2011-.pdf

Prieto Parra, M. (2004). La construcción de la identidad profesional del docente: un reto permanente.  Revista Enfoques Educacionales, 6 (1), 29-49. Disponible en http://www2.facso.uchile.cl/publicaciones/enfoques/

Vaillant, D. (2007). La identidad docente. Recuperado el 17 de noviembre de 2013, de http://www.ub.edu/obipd/PDF%20docs/Assessorament/Educaci%C3%B3%20Primaria/Publicacions/La%20identidad%20docente.%20Vaillant,%20D.pdf.pdf