FORMACIÓN INICIAL: ENTRE LA TEORÍA Y LA PRÁCTICA

Este artículo da respuesta a las preguntas ¿Qué aprenden para ser docentes los maestros noveles y cómo, cuándo y con quién lo hacen?, ¿cuál fue su vivencia académica en la Universidad?.

En el artículo se recogen las siguientes ideas:

-          En la universidad se espera que sea un espacio de crecimiento personal y de conocimiento. Contribuye al desarrollo de capacidades y destrezas que nos servirán en el desempeño de la profesión o la disciplina elegida.

-          La formación inicial en la universidad se entiende como el inicio de una formación permanente.

-          La universidad debería de ser un lugar dónde se ayude a resolver las diferentes situaciones que se le presentan en el aula.

-          Siempre esperamos llevarnos de la universidad técnicas, estrategias, metodologías que podamos poner en acción y proporcionen respuestas a todas aquellas situaciones que se dan en el hacer del día a día.

-          La formación inicial aportan al sujeto los primeros conocimientos y los primeros contactos con la realidad.

-       Existe desvinculación entre los conocimientos teóricos que se imparten en la universidad y los conocimientos prácticos dominantes en la escuela.

-          Existen una serie de cambios en la formación de los futuros maestros, como poner prácticas en el 2º año de carrera para que exista una toma de contacto.

-          En la universidad se aprenden contenidos de las materias que van a impartir, pero no trabajaban estrategias para su enseñanza.

-          En la vida laborar es cuando se producen los aprendizajes más significativos del docente novel.

-          El papel de determinados profesores fue clave en los aprendizajes en la universidad por la manera de trabajar ciertos contenidos.

 

Después de la lectura de este artículo me hace reflexionar sobre todos los contenidos que he aprendido en la carrera y si me serán útiles o no.

Considero que en las prácticas fue donde más aprendí, y sobre todo dónde pude coger más experiencia en el trato con los niños.

A pesar de esto, creo que muchos de los contenidos teóricos dados en la carrera también me son útiles, el problema que veo es que dependiendo de la forma en la que los tratamos me puedo acordar más o menos. Por ejemplo si en una asignatura nos dieron unas fotocopias y las tuvimos que estudiar para el examen, de esa asignatura casi no me acuerdo, pero por el contrario de las asignaturas que tuvimos que elaborar trabajos y prácticas a través de los contenidos teóricos si considero que ha aprendido mucho más. En este aspecto cabe destacar, como pone en el artículo, la importancia de los profesores que nos dan la materia.

Por otro lado, es cierto que todo lo que aprendemos en la carrera en muchas ocasiones no lo podemos llevar todo al contexto práctico, y que dónde de verdad aprendemos es una vez que estemos trabajando, puesto que cada lugar es distinto y dependiendo del lugar tendremos que aprender más sobre unos contenidos que sobre otros.

 

En conclusión, considero que en la formación de los futuros maestros ya hicieron un cambio muy importante al adelantar las prácticas un año, porque como sabemos en esta profesión es muy importante trabajar para saber si nos gusta o no el trabajo. Pero considero que otro cambio que se debería hacer dependería de los profesores, en su forma de dar las clases, para hacerlas más prácticas y que el contenido lo sepamos utilizar en la práctica.

 

Bibliografía:


Herraiz,F. et Martínez, S. Formación inicial: entre la teoría y la práctica. Cuadernos de pedagogía. Nº436, 46-49.