APRENDER A SER MAESTRA: PERPLEJIDADES Y PARADOJAS

Este artículo va en la línea de todos los demás que he comentado, recogidos de la revista cuadernos de pedagogía.

En este artículo se habla de que los docentes, y el sistema educativo debe renovarse metodológicamente, puesto que así lo requiere la sociedad en la que vivimos.

Una organización, como es el sistema educativo no puede permitirse mirar al pasado, sino que debe mirar hacia el futuro, puesto que si no estará poco preparada para lidiar con las características y los desafíos de la sociedad actual.

Berliner afirma que “vivimos en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo”, como hemos ido viendo a lo largo de otros artículos, la sociedad está en continuo cambio y los maestros nos tenemos que adaptar a esos cambios para conseguir formar un buen sistema educativo.

Los docentes están ante un dilema, pueden luchar por poder llegar a ser el tipo de maestros que les gustaría, analizar el que están siendo o aceptar en el que se van a convertir, de acuerdo con su formación y con las condiciones institucionales. Como vimos en el artículo “La docencia, una experiencia compartida”, cuando salimos de la carrera lo vemos todo muy “bonito” y tenemos una serie de ideales y utopías que se nos destrozan cuando salimos a la realidad, pero considero que siempre debemos de tener presentes esos ideales y aunque no los podamos cumplir al 100%, intentar acercarnos a ellos para conseguir un mundo un poco mejor, porque si nos conformamos con lo que tenemos nunca mejoraremos. Como dijo A. Einstein “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Vivimos en una sociedad un poco incierta, por un lado las personas tienden a pensar que ser maestro es un trabajo fácil en el que tienes un horario, un buen sueldo y dos meses de vacaciones, además de que no se necesita mucha formación porque “educar a un niño sabe cualquiera”. Esto, junto con los continuos cambios, hace que los docentes se desvaloricen. Al mismo tiempo, en el barómetro de febrero de 2013 del Centro de Investigaciones Sociológicas, los maestros de Educación Infantil y Primaria son la cuarta y tercera profesión más valorada después de médico y profesor de Universidad.

Un docente tiene que formar su identidad cuando empieza en el mundo laboral, pero debido al continuo cambio al que estamos expuestos los docentes tienen que formar su identidad en un proceso dinámico que continuamente hay que reinterpretar las creencias, y hay que tener muy en cuenta que muchos de los docentes están cansados entre todos los cambios y lo poco valorizados que los tienen el resto de la sociedad.

A continuación se recogen una serie de elementos de cambio más significativos a los que se enfrenta el profesorado:

-          La noción del conocimiento ha dejado de ser algo perdurable a pasar a ser cambiante e impredecible.

-          Lo que se enseña en la escuela hoy en día ya no son las habilidades básicas de escritura, lectura y cálculo, sino una serie de competencias y habilidades que cada vez son más importantes.

-          Aumentan las exigencias a las que tiene que dar respuesta la escuela.

-          Tienen que hacer frente a cambios globales y movimientos migratorios que aumentan la diversidad geográfica, lingüística, cultural…

-          Se digitaliza la cultura y la sociedad. Se empiezan a utilizar pizarras digitales internet… y otros elementos que se van actualizando año tras año.

 

Considero que este artículo complementa a otros como; “la docencia, una experiencia compartida”; “La elección de ser docente” y “Formación inicial: entre la teoría y la práctica” que están continuamente hablando que los profesores se tienen que enfrentar a una sociedad que está en continuo cambio y se tienen que adaptar a ella. Además de hablar de la importancia de la formación en los profesores y de la construcción de la identidad, que a veces resulta complicado debido a factores que influyen negativamente en la imagen del profesorado.

 

Después de hacer una reflexión de cada uno de estos artículos me quedaría con que la base para lograr un mejor sistema educativo sería empezar tratando esos cambios que afectan al profesorado para que se puedan adaptar a ellos y así mejorar el sistema educativo. Además considero que si la sociedad no valora a los docentes deben de ser estos quienes se valoren puesto que el trabajo que hacen es un gran trabajo que conlleva mucha responsabilidad y estoy segura de que si se valoran positivamente su identidad mejorará y con esto el sistema educativo.

 

Un aspecto a destacar que deja un interrogante abierto es que el título del libro es "aprender a ser maestra", en femenino. Considero que es por la feminización de los docentes que se está produciendo, pero dentro del artículo no habla nada de eso específicamente, por lo que intentaré buscar algo con respecto al tema, que está tan al día en los colegios, donde la mayoría son mujeres.

Bibliografía:

Sancho, J.M. et Correa, J.M. Aprender a ser maestra:perplejidades y paradojas. Cuadernos de pedagogía. Nº436, 18-21.