Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE (2013).

En una de las clases hemos analizado el panorama de la educación a través  de los Indicadores de la OCDE de 2013. Más concretamente, nos basamos en el punto cuatro destinado al entorno de los centros educativos y el aprendizaje. Este punto se compone de los diferentes subepígrafes.

  1. Horas de enseñanza.
  2. Ratio alumno/profesor.
  3. Media de alumnos por clase.
  4. Retribución del profesorado.
  5. Horas de enseñanza del profesorado.
  6. ¿Quiénes son los profesores?.

A continuación iré indicando y haciendo una síntesis de lo que trata cada punto, ligado a mi opinión que va a estar suscitada a medida que vaya tratando los diferentes apartados.

Ante el indicador de las horas de enseñanza, se destaca que el número total de horas de clase obligatorias para los alumnos de Educación Primera y Educación Secundaria, en España es superior al promedio de la OCDE y UE21. Es decir, mientras en Finlandia el número medio de horas de clases anuales es para Educación Primaria de 626 horas para España es de 875, y en Educación Secundaria en Suecia es de 741 horas y en España de 1050.

En lo tocante a este tema y en consonancia a la pregunta: ¿Cuánto importan el tiempo en la escuela? Considero que si es importante el tiempo para enseñar y aprender, y así contribuir a la mejora del rendimiento académico disminuyendo el abandono escolar. Pero también pienso que antes de cantidad en cuanto a las horas dedicadas a la enseñanza debería estar la calidad. Es decir, por mucho que tengamos 25 horas semanales de clase o más no quiere decir que nuestro rendimiento sea bueno y que estemos aumentando nuestro aprendizaje, pues es más importante tener menos horas dedicadas a tal hecho y que los conocimientos y habilidades que nos transmitan sean de calidad, tengan una buena teorización y práctica profesional.

Por otro lado, en el mismo punto se hace referencia a las horas dedicadas a las distintas materias, así en España se dedican 25 horas a lengua, 17 a matemáticas y 6 a ciencias en la Educación Primaria, y en la Secundaria se dedican 17 a lenguas, 12 a matemáticas y 8 a ciencias. Ante esto, yo me pregunto cuáles serán los indicadores que deciden cuantas horas hay que dedicar a cada unas de las asignaturas, pues realmente yo no sabría discriminar entre unas y otras, sino que opino que tanto las lenguas como las matemáticas o las ciencias son importantes para nuestro desarrollo integral y profesional.

Pasando al siguiente indicador, al ratio alumnos/profesor, hay que comenzar diciendo que en España este porcentaje es más baja en todos los niveles educativos en comparación con la media de la OCDE y de la Unión Europea. Respecto a ratio alumnos/profesor de media en instituciones públicas en Educación Secundaria, tanto Portugal como España son los dos países con ratios más bajas, siendo los porcentajes de 7,8 y 8,9 y el la OCDE de 13,6 y en UE21 de 11,8.

Lo que me ha sorprendido de este punto es que un menor ratio profesor/alumno es considerada como un indicador positivo y beneficioso que provoca un mejor rendimiento académico, por lo que me preguntó que es aquello que la OCDE entiende por este concepto.

Por otro lado, considero que profesores deben tener a su cargo un número limitado de alumnos para así poder dar una asistencia grupal tranquila y dinámica en la que se resuelvan las dudas que tengan en grupo clase en su seno. Además también fomentaría la individualización atendiendo a las necesidades individuales y peculiaridades de cada alumno. Es verdad, que para este hecho están las tutorías las cuales les permiten llevar a los profesores un seguimiento individual continuado de sus alumnos, pero cabe destacar que ni los docentes ni los alumnos las utilizado como es debido y por tanto tampoco nos beneficiamos de las ventajas que esto conlleva. También destacar que en el aula tampoco tiene por qué a ver un solo profesor, sería una manera provechosa que estuvieran más de uno ya que se podrían enriquecer mutuamente de la relación profesor-profesor. Ante esto, estarían los profesores de apoyo para ayudar aquellas personas que tiene algún tipo de dificultad, los cuales deben estar dentro de la clase en su conjunto y no aparte, puesto que estarían privando una socialización y enriquecimiento compartido importante.

El punto 4.3 se refiere a la media de alumnos por clase,  por lo que se hace una comparación entre el tamaño real y el tamaño estimado. Siendo el primero el resultado de dividir el número de alumnos matriculados en un programa educativo y el número de grupos, no teniendo en cuenta las subdivisiones de estos grupos en materias optativas, desdobles o por necesidades educativas especiales. Y el tamaño estimado relacionado como la ratio alumno profesor, número de clases o alumnos que corresponden a un profesor, y el número de horas lectivas del profesor.

Dicho esto en España el tamaño medio de la clase es de 20 alumnos, por lo que el número de alumnos por clase tiende aumentar entre la Educación Primaria y la primera etapa de Educación Secundaria. Por otro lado la OCDE en cuento a colegios públicos de Educación Primaria la media es de 16 alumnos por clase, mientras en España es de 13 alumnos. Pasando a la primera etapa de secundaria el tamaño estimado aumenta, siendo de 17,3 en la OCDE y 18,6 en la UE, y en España de 15,2 alumnos. Esto estaría en consonancia con el aspecto anterior. Así los resultados implantados se podrían considerar positivos, lo que estaría directamente relacionado con el rendimiento académico y con el impacto considerable en el nivel de gastos de educación.

El siguiente apartado está dedicado a la retribución del profesorado, el cual en España se ha visto afectado por la crisis económica, pero sin embargo sigue siendo superior al salario medio de los países de la OCDE y la UE en todas las etapas educativas. Lo que resulta un tanto menos contradictorio, de ahí que sea una de las razones que atraen al alumnado a querer estudiar para tal cargo docente.

Segundo la Education at a Glance 2013, en la mayoría de los países de la OCDE los salarios de los profesores aumentan con el nivel educativo en que enseñan, pero sin embargo en el caso español un docente puede llegar a transitar casi 25 años en el cargo para lograr el máximo de su salario, a diferencia de Australia o Escocia donde los docentes en al menos 10 años alcanzan el máximo.

Atendiendo a tal cuestión, me preguntó si un salario más alto contribuye a una mejor educación, pues pienso que a lo mejor es un ingrediente a la hora de motivar a los docentes a dar clase y mejor sus conocimientos en su materia específica, pero al mismo tiempo creo que no debería ser así, puesto que las razones conductuales que han de decidir a ser maestro deberían ser la vocación y las ganas de enseñar, no serlo por incidente económico.

Y otro de los interrogantes que me planteo es si es justo que el salario aumente segundo nivel educativo en que se enseña, sería un aspecto diferenciador y excluyente, que no generaría ni fomentaría la igualdad de oportunidades de la que tantas debes se habla y se alaba.

El indicador de horas de enseñanza del profesorado, indica que en España el número de horas de enseñanza al año en las instituciones públicas es más alto que en el promedio de la OCDE o de la UE21 tanto en Educación Primaria como en Educación Secundaria. Ante ello, volvería a preguntarme ¿por qué en España hay poco rendimiento académico si las horas de enseñanza del profesorado son mayores que si lo comparamos con otros países? Otro hecho es el de que generalmente se piensa que los docentes tiene un trabajo poco duro y que no hacen nada, sólo ir a un aula y dar una clase. Pero además de esto está el trabajo diario que deben hacer, como la preparación de las sesiones, de los exámenes y sus correcciones. Aunque muchas veces los docentes no se paren tanto en preparar sus clases, de ahí que se le quite el provecho que sería necesario.

Y por último la pregunta de ¿Quién son los profesores? Aquí se alude a que en España el 56% de los profesores de Educación Primaria tienen más de 40 años, mientras que en Educación Secundaria tun 66% de los profesores están en este grupo de edad. También se enfatiza el hecho de que los la mayoría de los profesores son mujeres, tema que ya he tratado en una de mis entradas haciendo alusión a la feminización docente.

Aquí, sólo me queda por incidir en la necesidad de la renovación de los docentes, puesto que hay jóvenes muy buen preparados y con una gran renovación pedagógica y didáctica que es necesario que pongan en marcha al servicio de los alumnos.

Bibliografía empleada

Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE 2013.