LA MUJER Y LA FUNCION DOCENTE

Desde la antigüedad la mujer se ha vinculado a las tareas del hogar al hogar y aun que poco a poco vamos hacia una equiparación de derechos con respecto al género, no podemos obviar que aún quedan restos de actitudes machistas.

La enseñanza ha sido el sector de trabajo  que ha posibilitado a la mujer entrar en el mercado laboral. La incorporación a la docencia ha sido la llave que la mujer para salir del modelo patriarcal y ser una persona con iguales derechos que los hombres.

Podemos observas como la mujer cada vez está más presente en la labor docente, pero sin olvidarnos que se debe a una equiparación al rol de madre con el de profesora, pues se entiende que en los primeros años de escolarización el docente debe guiar al alumno como una madre guía a un hijo, pero esto no debe ser óbice para alegrarnos del esta ascensión de la mujer en el sistema educativo y aunque no por el fondo si por el hecho en sí.

Esa superioridad en femenina en número se ve contrarrestada por una clara inferioridad jerárquica, son más las mujeres profesoras, pero ocupan las posiciones inferiores del sistema educativo, esto se refiere a que en educación infantil o en primaria hay más mujeres que hombres y viceversa, hay más hombre que mujeres en la zona del sistema educativo como educación secundaria o estudios universitarios, no quiero decir que un ciclo educativo y formativo tenga más importancia que otro, más bien me refiero al hecho de que en unos ciclos el salario y el prestigio por parte de la sociedad son mayores en unos que en otros.

En la formación docente se podrían realizar ciertas apreciaciones y acciones que en mi opinión serian beneficiosas:

  • Garantizar  el conocimiento de los futuros docentes los derechos humanos de las mujeres y la no discriminación, en el marco del estado de derecho.
  •  Promover en los docentes la eliminación de la desigualdad de género en todos los niveles y modalidades del sistema educativo para disminuir la brecha futura en términos educativos entre mujeres y hombres.
  • Fomentar desde el proceso formativo el lenguaje no sexista y promoverlo en contenidos y prácticas educativas.
  • Fomentar la rebelión contra esta sociedad machista a través de fórums, charlas y coloquios, donde los futuros docentes sean los guías de estas acciones.
  • Fomentar contenidos durante la carrera que hablen de la igualdad, para que el día de mañana puedan explicárselo a sus alumnos de una manera correcta y así mejorar la sociedad.

Bibliografía:

http://www.cndh.org.mx/sites/all/fuentes/documentos/programas/mujer/9_Investigaciones/9.1/9.1.pdf

http://sozializa.blogspot.com.es/2010/03/sobre-la-feminizacion-docente.html