LA FORMACIÓN DOCENTE Y LA EDUCACIÓN ESPECÍFICA

En esta entrada me gustaría hablar sobre la formación del profesorado en cuanto a la educación especial y como dice Carmen García Pastor en su obra, “La formación del Profesorado en educación especial: diagnóstico de la situación” se expresan tres tipos de exigencia en el perfil profesional del profesor de educación especial:

  • La exigencia de una personalidad con características muy arraigadas hacia la tradición existencial.
  • Exigencia de una formación especializada, aparte de la formación de un maestro ordinario.
  • Exigencia de cursos especializados tanto de forma práctica como teórica.

 A lo largo de la historia el trato que se le ha dado al alumnado con necesidades específicas ha ido evolucionando desde una escuela específica y aislada, pasando por una escuela de integración, hasta llega a una escuela inclusiva, por tanto la formación de la profesora de educación especial también ha evolucionado.

A continuación os presento el tipo de formación del profesorado para cada una de estas etapas de la educación especial  extraídas  de un texto  Claudia Grau Rubio (Universidad de Valencia) “LA FORMACIÓN DE PROFESORES DE EDUCACIÓN ESPECIAL”

Escuela especifica

El modelo de formación de los profesores desarrollado para estas escuelas es fundamentalmente el llamado categórico, cuyo objetivo es preparar al profesor para satisfacer las necesidades instructivas de los alumnos con un determinado problema. Se basa en que existen características homogéneas en los alumnos de una misma categoría deficitaria y lo que se busca es un modelo que fomenta la especialización del profesorado en educación especial como una modalidad de enseñanza diferente a la general.

La formación del profesorado y de los profesionales implicados en la educación especial está encaminada al desarrollo de las funciones que se les asignan en la escuela cuya organización es burocrática y presupone funciones jerárquicas.

Los contenidos formativos son médico-psicológicos y están encaminados al estudio del déficit (etiología, características psicológicas, sistemas de clasificación y diagnóstico) y al desarrollo de una enseñanza para potenciar el déficit.

Escuela de integración

Aunque la integración ha supuesto una revolución importante en cuanto que los niños con necesidades educativas especiales son educados en el ámbito de la escuela ordinaria en cuanto al profesorado se mantiene la separación en la formación del profesorado: especial y general. 

Poco a poco, y a medida que se va desarrollando la integración escolar, se va generando un nuevo enfoque en la formación del profesorado de educación especial: el no categórico. Su objetivo es entrenar al profesorado en habilidades, destrezas y competencias específicas indispensables para la consecución de los programas de integración escolar. Las competencias propuestas hacen referencia a contenido a:

  • Habilidades o estrategias didácticas para el desarrollo del currículo
  • Gestión de la clase
  • Detección de necesidades.

Las investigaciones sobre la formación del profesorado durante los años 70 se ocupaban de:

  • Qué contenidos tradicionales deben incluirse en la formación de los profesores tutores.
  • Cómo incide el tipo de formación impartida a los profesores de educación especial en las actitudes que muestran hacia la integración.

Posteriormente, a finales de los 70 y principio de los 80, la investigación se preocupó por la detección de las necesidades formativas de los profesores en ejercicio ante la integración.

Escuela inclusiva

Se trata de reformar la educación especial  a través de la reforma de la educación en general. Para ello era imprescindible modificar la forma de trabajo de los profesores y desarrollar nuevos programas educativos potenciando los sistemas consultivos y de enseñanza cooperativa, es decir, profesores ordinarios apoyados por especialistas en las aulas.

La formación de maestros de educación especial debe modificarse para evitar tanto una formación categórica como una excesivamente genérica. Aunque pueda haber excepciones de que algunos profesores especiales deban trabajar con alumnos con deficiencias graves  en escuelas específicas, la mayoría  trabajará en escuelas inclusivas y necesitará aprender y desarrollar destrezas para facilitar este proceso. Se propone una formación consultiva basada en la escuela, donde los profesores especiales se coordinen con los maestros generales, administradores, profesionales y sirvan de enlace para con las familias y otros agentes educativos.

Conclusión

En mi opinión la evolución ha sido amplia y grande pero no podemos detenernos ahora pensado que todo está conseguido, es necesario y fundamental abrir nuevas experiencias para optimizar el desarrollo en cuanto a la formación del profesorado en educación específica, por ejemplo:

  • Fomentando el reciclaje de muchos docentes en nuevas actividades y  formas aprendizaje.
  • Integrando la experiencia de los profesionales más antiguos  a través de charlas y coloquios.
  • Exigiendo más presupuesto para la formación no solo en cantidad si no también en calidad de los futuros docentes.
  • Buscar desde la formación docente la innovación en el trabajo  y ser meros consumidores de conocimiento.





Bibliografía:

Carmen García Pastor “La formación del Profesorado en educación especial: diagnóstico de la situación”

Claudia Grau Rubio  “LA FORMACIÓN DE PROFESORES DE EDUCACIÓN ESPECIAL”