Identidades en proceso de formación.

En la presente entrada de blog me dispondré a realizar una síntesis y valoración final acerca del último de los cinco textos entregados en la última sesión de clase expositiva de la materia, "Identidades en proceso de formación" de María Adelina Castañeda, profesora e investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional de México. 

Para reconocer cómo se constituyen las identidades es necesario la observacion de experiencias, prácticas y modosde aprendizaje de los docentes. A través de la práctica docente se va modificando la percepción de sí mismos y se repiensan su identidad.

La formación docente se desarrolla a lo largo de la vida; existen dos sentidos vinculantes el de exterioridad que se basa en la relación con el otro y el de interioridad en el que cultiva y desarrolla un trabajo sobre sí mismo. Es de destacar el hecho de que la identidad no es estable ni permanente, se configura a base de estrategias de identificación y formas de relación variables. El individuo se constituye al internalizar múltiples pertenencias como experiencias a través de un proceso de individualización marcado por las subjetividades propias. En la constitución de la subjetividad no puede haber una separación entre el mundo subjetivo y el objetivo son ambos aspectos parciales de la experiencia. Entendiendo la subjetividad como mediación ya que el sujeto se constituye en el conjunto de lo que aparece como determinación social  cultural y como trascendencia porque es un movimiento de desarollarse a sí mismo.

En la correspondencia entre formación, experiencia y subjetividad aparece la constitución de identidades docentes, se definen como tpos de relación que estructuran las formas de identificarse: biográfica para los otros que es de tipo comunitario y los individuos se inscriben en un linaje generacional de pertenencia a un grupo local y a una cultura heredada; relación para los otros de tipo societario donde los individuos se identifican a partir de sus funciones, obligaciones y papeles asumidos en instituciones como la escuela, la familia...; relación para sí resulta de una conciencia reflexiva y del compromiso con un proyecto que tiene un sentido subjetivo y de identificación con otros y biográfica para sí implica el cuestionamiento de las identidades atribuidas pra hacerse reconocer por los otros en identidades personales o sociales reivindicadas por los propios sujetos.

Cuando un maestro ingresa en el sistema educativo, su identidad sufre un importante proceso de ajuste relacionado con la configuración del proceso de inserción profesional y de aceptación de ejercer la profesión. También se han descrito ciertos rasgos de identificaciones positivas y negativas, la primera se relaciona con encontrar puentes que confirmen el cumplimiento del deseo de ser docente con las expectativas previas y la apertura a la contrucción de sí, para sí y para los otros, tiene además implicaciones éticas y profesionales. La segunda, en cambio, resulta de experiencias vividas en determinadas situaciones en las que los docentes son valorados por el discurso oficial y normalizados en sus aprendizajes y tareas cuando el espacio interior se llena por completo. Sería aquí la formación una actividad ue refuerza la identificación exerna o la identidad atribuida. 

Los relatos de docentes fortalecen una identidad positiva con la profesión al propiciar el análisis de las situaciones vividas en la práctica docente, en la construccón de identidades los relatos son en sí mismos formativos, todo relato de vida aporta elementos de información e indicios concernientes a fenómenos situados en niveles diferentes, los cuales influyen en la estructuración de la personalidad del sujeto.

 

 image

Bibliografía:

Castañeda, M.A. (2013). Identidades en proceso de formaciónEn Cuadernos de Pedagogía, nº436, pp. 14-17.