La Sociedad de la Información e Intervención Psicopedagógica


La Sociedad de la Información e Intervención Psicopedagógica

 

                         Tik tik tik tik...

 

En la actualidad, en un mundo donde las nuevas tecnologías son imprescindibles para el trabajo y buen desempeño de cualquier profesión, la intervención psicopedagógica no puede quedarse atrás. De este modo, para este cometido nace la Sociedad de la Información, la cual se caracteriza por el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), que originan un profundo cambio que afecta a la Orientación Educativa y al asesoramiento. Las TIC ponen a disposición de los profesionales de la orientación y el asesoramiento, numerosos recursos que pueden favorecer tanto los procesos de información personal, académica y profesional, como la toma de decisiones.

La orientación digital surge al amparo de la iniciativa e-learning. Ésta, se define como “la capacitación no presencial que, a través de plataformas tecnológicas, posibilita y flexibiliza el acceso y el tiempo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, adecuándolos a las habilidades, necesidades y disponibilidades de cada discente, además de garantizar ambientes de aprendizaje colaborativos mediante el uso de herramientas de comunicación síncrona y asíncrona, potenciando en suma el proceso de gestión basado en competencias” (García Peñalvo, 2006). Se enmarca además la orientación digital, dentro del modelo tecnológico de orientación e intervención psicopedagógica.

Sin embargo, pienso que todo esto en teoría, está muy bien planteado, pero ¿qué ventajas tiene incluir la orientación y el asesoramiento en la Sociedad de la Información? Ciertamente, esta inclusión implica ofrecer al usuario respuestas adecuadas a sus necesidades, aunando una relación profesional directa con el uso de las herramientas pertinentes en cada situación. Además, la utilización de recursos tecnológicos permite al orientador/a dedicar más tiempo a sus funciones, y lo mismo le pasa a los asesores/as.

Pero para que el empleo de las TIC fuese óptimo y explotado al máximo, se necesitaría un acondicionamiento y mejora de los centros escolares, así como que los/las asesores/as y orientadores/as, adquirieran una serie de competencias imprescindibles para el buen aprovechamiento de todas las oportunidades que las TIC ofrecen. Siempre hubiese sido esta tarea bastante compleja y más en los tiempos de austeridad que corren, debido a la gran inversión económica que supone acondicionar las aulas a las nuevas tecnologías, y debido en muchos casos a la falta de tiempo y/o motivación de los docentes para formarse en este campo, pero la riqueza que ofrece la Sociedad de la Información en el ámbito de la psicopedagogía es inmensa y cuanto antes comencemos a valernos de ella, antes nos nutriremos todo el sistema educativo de sus ventajas.