Habilidades que he puesto en juego durante mi proceso de aprendizaje en la plataforma.

En la publicación anterior a esta hablé de lo que me ha supuesto esta nueva andadura de la materia, y para ello me centré en el paradigma del constructivismo, el paradigma cognitivista y el paradigma conductista de Mayer (1992). También mencioné las fases del proceso de aprendizaje ligándolas a mi proceso de enseñanza durante todo este tiempo, e hice mención al sistema de información y a lo que este conlleva. Pero ahora creo necesario dedicar esta entrada a plasmar, de manera más específica, que habilidades he puesto en juego para lograr los resultados que voy obteniendo, y para ello me serviré del constructo de la metacognición.

Para comenzar creo que lo más idóneo es comenzar por la definición de la metacognición, así esta se entiende por la capacidad que Metacognición!tenemos las personas de autorregular nuestro propio aprendizaje, es decir, de planificar qué estrategias se han de utilizar en cada situación, aplicarlas, controlar el proceso, evaluarlo para detectar los posibles fallos y transferir todo ello a una nueva acción os situación de aprendizaje (Weinert, 1987). Creo que es muy importante hacer una reflexión de esto, pues nos está diciendo que debemos tener consciencia de nuestro propio conocimiento (Brown, 1978), y que si lo tenemos poseeremos un mejor proceso de aprender a aprender.

Dicho esto vemos que el término engloba diversos aspectos: por un lado, se refiere al conocimiento, a la concientización y control de los procesos de aprendizaje; por otro lado, que el aprendizaje metacognitivo puede ser desarrollado mediante experiencias de aprendizaje adecuadas y que cada persona tiene distintos puntos de vista metacognitivos; y por último, que los profesores durante la enseñanza puede alentar o desalentar las tendencias metacognitivas de los estudiantes. Por tanto, viene haciendo referencia  al conocimiento de los propios procesos cognitivos y de cualquiera otro aspecto que se relacione con ellos (J.H.Flavell).

Para terminar con su conceptualización, debemos mencionar las cuatro características impuestas por Burón (1996):

  • Conocer los objetivos que se quieren alcanzar con el esfuerzo mental.
  • Posibilitar la elección de las estrategias para conseguir los objetivos planteados.
  • Auto observar el propio proceso de elaboración de conocimientos, para comprobar si las estrategias son adecuadas.
  • Evaluación de los resultados para saber hasta qué punto se han logrado los objetivos.

Todo lo que hemos ido haciendo en la plataforma ha conllevado estas cuatro características, o por lo menos desde mi óptica personal, pues primero tuve que marcarme unos objetivos para después elegir aquellas técnicas que me permitirían conseguirlos, y para ello observé mi propio proceso de aprendizaje. Los objetivos que me marqué en un principio fueron aprender sobre todo lo que la profesora nos contaba o decía, para después indagar por mi propia cuenta acerca de las dudas que me habían quedado. Pero el objetivo final, era crear unas publicaciones llenas de creatividad, que definieran o en las que se viera reflejada mi personalidad, aquellos conocimientos previos que poseía y aquellos otros que poco a poco iba aprendiendo.

Para conseguirlo tuve que emplear distintas habilidades cognitivas, así creo que la principal ha sido la reflexión. Así, a través del razonamiento iba comprendiendo lo que se me quería decir en cada caso, en aceptar una información y desligar aquella que no me servía. Reflexionaba personalmente sobre cada concepto a tratar, de ver la utilidad que eso podría tener en la actualidad o en mi futura formación como pedagoga. Esto me iba permitiendo controlar mi propio proceso de aprendizaje, y guiarlo por aquellos cauces que consideraba adecuados y correctos. Otra ha sido la observación, estudiando los pasos a seguir, ojeando libros, documentos, noticias y los propios blogs de lo compañeros, lo que me fue ayudando a organizar mi proceso de enseñanza. También ha estado presente la comparación, ya sea en torno a la semejanza o la Sujeto pensante, objeto pensado. La metacognición.discrepancia, porque en las actividades grupales debatíamos sobre el tema que nos ocupaba, y ahí era donde veía si mis opiniones eran iguales a los demás o si por el contrario eran distintas. Esto me ofreció un conocimiento rico y divergente, pues como bien expuse a lo largo de todas las publicaciones, uno de los aspectos más importantes en el aprender es conocer y convivir de las propias experiencias y de las de los demás.  De la mima manera, he tendido a relacionar los conceptos unos con otros, intentado conocer la conexión y correspondencia entre ellos. Y por último, la síntesis y el análisis. La primera, se refiere a la capacidad para sintetizar la información que me fue transmitiendo y reorganizando la misma. La segunda, he intentado destacar siempre los aspectos más importantes o más confusos.

Pero también hay otro hecho imprescindible dentro mi propio proceso de aprendizaje, que es la autoevaluación y autovaloración, a través de preguntas como:

¿Cómo lo hice?

    ¿Qué palabras clave usé?

           ¿Qué fases tuvo mi proceso para aprender?

                    ¿ De qué me acordé? ¿Cómo me acordé?

                                     ¿Qué apoyos externos fueron efectivos?

                                              ¿Que sugerencias me hice a mí misma durante el proceso?

                                                                 ¿Destaqué en algo? ¿Con qué relacioné los hechos?

También he utilizado habilidades comunicativas, pues para se entendiera lo que estaba diciendo en cada momento, empleé un lenguaje sencillo sin tapujos y claro, utilizando preguntas retóricas y sin ambigüedad, poniendo ejemplos de lo que ponía, haciendo referencia a mi trayectoria académica o a las vivencias personales vividas. Utilicé la metodología de resaltar aquellos conceptos claves de cada entrada subrayándolos, poniéndolos en negrita o destacándolos de algún modo para que fueran bien visualizados. Así mismo, escuché atentamente aquello que decían mis compañeras cuando realizábamos las entradas grupales, hacíamos uso de la retroalimentación y del feedback, poniendo en uso el aprendizaje entre nuestros iguales.

Gracias a estas habilidades puestas en juego he aprendido a expresarme mejor, a dar conocer mis opiniones (aunque no fueran acertadas de todo), a diferir entre una buena y mala información, ha desligar aquello que no me servía, ha comprender muchos de los aspectos que engloban el mundo del profesorado, ha tener una constancia más verdadera y verídica de diferentes temas tratados (LOCME y marea verde)… Pero sobre todo, a aprender cómo organizar mí proceso de aprendizaje, para que gozase de significatividad y de realismo.

Webgrafía utilizada

http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-09342000004800008&script=sci_arttext (Consultada el día 27/11/2013)

http://www.unizar.es/ice/images/stories/materiales/curso_24_2012/Concepto-de-Metacognici%C3%B3n-PAllueva.pdf (Consultada el día 28/11/2013)

http://dipi5to.blogspot.com.es/2010/01/segun-buron-1996-la-metacognicion-se.html (Consultada el día 28/11/2013)