Habilidades metacognitivas en mi proceso de aprendizaje


imageUno de los aspectos al que creo que le deberíamos dedicar un espacio en la red, es al que hace referencia a las habilidades metacognitivas que han estado en juego en todo nuestro proceso de aprendizaje a través del Stellae. No  quiero solo plasmar lo que me ha supuesto trabajar un semestre más en la red, sino que me gustaría analizar mi propio proceso de aprendizaje. Por ello, dedicaré esta entrada a reflexionar sobre esto. 
Para empezar debemos conocer lo que significa realmente la llamada metacognición, ésta por lo que yo entiendo trata de descifrar el conocimiento real que cada individuo tiene sobre un saber determinado. Pero la clave está en que es uno mismo es el que tiene que hacer una autoevaluación de lo que sabe a lo que pudo haber sabido.

    Basándome en mi propio E-portafolio, sí que creo que he aprendido mucho sobre la materia, sin embargo también considero que me han quedado muchos temas que tocar, a consecuencia de que el tema de la formación es un mundo muy amplio. A través pues de razonar sobre mi aprendizaje, creo que he adquirido habilidades que me ayudaron a ir mejorando progresivamente la elaboración de mis entradas. Comparándolo mismo con mí paso por el Stellae del año pasado, opino que he hecho intervenciones en la red más confiadas y eso, se nota en el resultado.

   Otro aspecto importante para realizar la metacognición es precisamente en pensar como lo estamos haciendo, creo que todos nos hemos replantado más de una vez si lo que estábamos haciendo estaba bien, o si es lo que se nos pedía. Independientemente de saber esto, tenemos que reconocer que el Stellae nos proporciona banda ancha o campo abierto, para interpretar y tratar a nuestro gusto, diferentes ítems (en este caso sobre la Formación del Profesorado). En verdad este año he decidido centrarme en aquellos temas de los que desconocía información. Podría haber tratado temas que son típicos en la Formación del Profesorado, sin embargo decidí tomar la vía de indagar sobre lo desconocido. Saber sobre lo que necesitaba saber, ese fue mi objetivo. Así pues, la metacognición sería una mezcla entre el conocimiento y nuestra regulación del conocimiento. Y precisamente creo que la regulación del conocimiento lo hacemos a raíz de las reflexiones o de los diferentes temas que planteamos relacionándolos con otros. En el siguiente esquema se puede ver la relevancia de ser conscientes de las habilidades que forman nuestra manera de tratar la información.

image

 

    Además hay un factor con el que todavía he luchado este año en el Stellae, y más cuanto cabe que el año pasado, el factor tiempo. Creo que un de los aspectos que mas me cohibió fue que en la plataforma se muestra solo una parte del trabajo, no se muestra el espacio temporal que supuso dicha indagación. Esto me supuso y supone uno de mis principales miedos, en cuanto a que el trabajo parezca menos de lo que ha sido. Sin embargo lo que si valoro es que se nos dé la oportunidad de descubrir otra forma de trabajar, otra forma de conocer por nosotros mismos el saber acerca de la materia. Por ello, también veo necesario repasar mi proceso de aprendizaje en la plataforma. Para esto seguiré las etapas del aprendizaje que defiende Maslow y que aprendimos el año pasado en “Tecnología Educativa”.

  Una primera etapa denominada “Incompetencia inconsciente” en la cual no somos conscientes de que estamos aprendiendo. Esta etapa la puedo encajar en cuanto a la asistencia a clases de las cuales extraje ideas para indagar en el blog, a través de la lectura de mis apuntes. En el momento de la clase no era consciente de que quizás eso (una cita, una afirmación, un debate…) me llevaría a saber más sobre un tema.

   Una segunda etapa denominada “Incompetencia consciente”, en la cual nos damos cuenta de que hay algo que debemos aprender, o algo en lo que debemos mejorar. Esta etapa se presento al principio cuando diseño los temas que quiero comenzar abordando en la red, sé que quiero saber de la temática pero desconozco cómo lo haré y lo que conseguiré.

   La tercera etapa es la de “Competencia consciente”, ella se caracteriza por tener claro sobre lo que queremos indagar y qué dinámica debemos seguir, pero todavía no hemos interiorizado todo lo que necesitamos tener en cuenta para realizar la actividad. Esta etapa la asimilo en mi proceso, en cuanto reconozco el tema en el que voy a basar una entrada de blog, pero que no sé cuál sería el resultado final ya que a medida que desarrollo un tema se me ocurre otros aspectos con qué enlazarlos y al final, aunque satisfactoria, la entrada no acaba siendo lo que en un principio pronostiqué.

   Por último una tercera etapa, sería la de “Competencia inconsciente” que correspondería al hecho de que cuando conocemos ya como se realiza una acción y el proceso se vuelve automático. Ya no tendría que pensar en cómo desarrollar una entrada sino que el estilo ya lo tengo marcado. Y así es, creo que la forma de escribir o mismo la forma de presentar una entrada se va conformando a lo largo de todo nuestro paso por el Stellae.


image

Con todo ello quiero dejar constancia de que la reflexión que yo misma me replanteo sobre mi proceso de aprendizaje, creo es un paso para reconocer el valor de mi proceso formativo. Siempre he apreciado mi capacidad de autocrítica, ya que es algo que me ayuda a mejorar mis actitudes y mi conducta hacia algo, por eso valoro el proceso de metacognición como un proceso que debería hacer todo formador y todo profesor que se esté formando. Justificando esta afirmación en el simple hecho de que los errores son una evidencia que nos posibilita mejorar.


Fuente:

http://www.eeooii.info/article.php/20110124094023221 (Consultado el día 29/11/2013)