Los servicios de apoyo psicopedagógico

Hugo Rubianes Rodríguez

 

LOS SERVICIOS DE APOYO PSICOPEDAGÓGICO

 

Me parece interesante retomar un aspecto ya comentado en sesiones presenciales a coalición del interesante texto de Domingo Segovia. Si no recuerdo mal este autor le otorgaba mucha importancia a los servicios de apoyo en el ámbito escolar, por este motivo me parece interesante profundizar un poco más sobre este tema íntimamente relacionado con otros aspectos ya comentados como pueden ser la colaboración, el trabajo en equipo, la innovación educativa, el currículum; y por qué no decirlo, el asesoramiento.

He encontrado un capítulo muy interesante de Climent Giné y Robert Ruiz titulado: Los servicios de apoyo psicopedagógico en el libro de Monereo y Solé llamado “El asesoramiento psicopedagógico: una perspectiva profesional y constructivista”.  Refiriéndonos a este capítulo podemos decir que es imprescindible que la comunidad educativa reconozca el papel central de los apoyos en el desarrollo de los alumnos. Estos apoyos pueden ser entendidos como recursos o estrategias que promuevan el logro de los fines de la educación por parte de todos los alumnos, que permitan acceder a los recursos, a la información y a las relaciones propias del contexto escolar y que potencien la participación por parte de los alumnos en las tareas escolares y en la comunidad, facilitando de esta forma su satisfacción personal.

Anteriormente he comentado que los servicios de apoyo estaban íntimamente relacionados con el currículum, ya que su objetivo principal es ayudar a satisfacer las necesidades educativas de los alumnos con objeto de facilitar en la mayor medida posible el logro de las capacidades implícitas en los fines de la educación; y dichos fines se vehiculan y concretan a través del currículum. Como vemos todo el sistema educativo es un entramado, una red de redes interconectadas, todo guarda una estrecha relación por motivos concretos. Evidentemente los servicios de apoyo en el marco escolar sólo tienen sentido si son pertinentes y relevantes para la implementación de la propuesta curricular, debe por tanto entenderse el currículum lato sensu. Podemos clasificar los servicios de apoyo de la siguiente manera:

  • Personales: entendido como el tipo de apoyo que requiere la participación de otros profesionales distintos al profesorado ordinario. Ejemplos de este tipo de servicios de apoyo son: el departamento de orientación, los equipos de orientación específicos, etc.
  • Materiales/tecnológicos: se refieren a los servicios de apoyo que se basan  en el concurso de diversos medios materiales y tecnológicos para facilitar el acceso del alumnado a las experiencias propias del currículum escolar.
  • Organizativos: se incluyen los apoyos basados en un agrupamiento del alumnado y una organización del tiempo y de los espacios distinto al habitual del centro.
  • Curriculares: son los apoyos que requieren de la modificación de los elementos prescriptivos del currículum con objeto de ajustar la propuesta curricular a las necesidades del alumnado.

También es cierto que estos servicios de apoyo no se consiguen por sí solos; lo que nos lleva a relacionarlos con otro de los elementos más importantes anteriormente comentado, como es la colaboración y el trabajo en equipo. Para que los servicios de apoyo realicen sus funciones debe de existir una forma de coordinarlos. Los EOE y los Departamentos de Orientación están llamados a desarrollar un papel privilegiado en la labor de coordinación de los servicios de apoyo, ya que una de sus funciones más característica tiene que ver con la identificación del perfil y la intensidad de los apoyos que un alumno puede necesitar a lo largo de su escolarización.

El motivo de la realización de esta entrada de blog es la estrecha relación entre los servicios de apoyo y el asesoramiento; ya que uno de los objetivos prioritarios del asesoramiento psicopedagógico ha de ser fomentar y velar por la coordinación de los servicios de apoyo como estímulo y garantía de su eficacia; coordinación entendida tanto a nivel institucional como a nivel de grupo-clase.

Bibliografía consultada:

  • Giné, C (1996) Los servicios de apoyo psicopedagógico, cap. 4 en Monereo, C y Solé, I (coords.) “El asesoramiento psicopedagógico: una perspectiva profesional y constructivista”. Madrid: Alianza Psicología.